Para Claudia Lumovich el mundo de la moda en la ciudad está creciendo

-¿Cómo se comporta la ciudad en este aspecto del mundo de la moda y las modelos?

-En Tandil, cuesta mucho pero lo vamos logramos de a poco… Es un mercado por el momento chico y especial.  Si bien en nuestro instituto lo tomamos como una herramienta hay muchos jóvenes que lo utilizan para formarse en la vida misma, ya que contamos con materias que apuntan a esto como expresión corporal, teatro, relaciones sociales, postura, cuidados de la piel y asesoramiento de imagen.

-Cuando llaman a las modelos para un desfile –hablo de esta ciudad- ¿se siente que se está contratando a profesionales?

-No podría comparar este mercado con el de Capital. Es difícil que entiendan que en los desfiles quienes lucen la ropa deben ser profesionales desde todo punto de vista. Modelo a la hora de la pasarela y que mantenga una conducta a la hora de trabajar. Y eso sólo lo saben hacer las profesionales.

-¿Cómo es organizar un desfile?

-Generalmente se hacen durante las temporadas. Nosotros los organizamos cuando se acerca una entidad, encargándonos de todo, o casi todo, desde el armado  del salón, sonido, luces, modelos, pruebas de ropa, locución, maquillaje y peinado, sólo hay que sentarse a disfrutar. Otras son Ong y sólo eligen las modelos dentro de la agencia, se hace un casting ya sea por book o en vivo y de acuerdo a lo que busca el cliente la modelo es seleccionada.

 

 

Mujeres y talles

-¿En la ciudad se respeta lo de modelos de talles reales?

-Tandil nos brinda una amplia y variada elección en pasarela. Requieren modelos con talles más grandes que los que puedan exigir en otros lugares, ya que la ropa que lucen es la que luego se venderá al público. En cambio afuera seleccionan mujeres más delgadas, con un altura que supera el 1.75 mts. porque en este caso la ropa es preparada exclusivamente para los desfiles. Si no entrás en determinado talle no desfilás. Me estoy refiriendo a pasarelas importantes.

-Recién hablábamos de la importancia del profesionalismo, ¿se entiende esto a la hora de la retribución económica?

-El trabajo de la modelo en Tandil no es remunerado como tendría que serlo. A veces porque no lo valoran, y otras porque los desfiles son a beneficios de entidades y todos colaboramos, es por eso que digo que todavía falta mucho por aprender que sin modelos no hay desfiles.

-Pero se hacen de todos modos…

-Justamente, nos encontramos que al momento de la elección de modelos se rellenan los espacios, desfilan chicas que no están preparadas y el resultado, para el público, no es el mismo. No se trata de belleza sino de saber cómo se realiza este trabajo. También vemos mujeres audaces  que se animan a una pasarela, mujeres más grandes que en algunas ocasiones participan de desfiles, eso ocurre en muchas ciudades del interior y está perfecto ya que el público lo ve como una contribución y no debe ser comparado con una modelo y por supuesto sí valorar que esa mujer esté presente.

 

Rubias y…

-Siempre defendió su profesión y a sus colegas porque aún hoy se le sigue viendo como un mundo frívolo.

-Hace 8 años que trabajo sobre valorar a la modelo, sí,  y agradecerles por su trabajo, es lo que corresponde. En este mundo existen reglas de educación, convivencia, tolerancia, coherencia, sacrificio, paciencia, puntualidad, cuidados básicos, edad, y sobre todo tener claro que ser modelo es un trabajo.  A veces veo en la juventud, que por unos meses quieren ser modelos, se hacen un book, se cuidan y como nadie las llama o no las elijen al poco tiempo dejan de cuidarse. Eso no es vocación, eso es capricho. Querer trabajar de modelo es querer serlo todos los días y hay que trabajar mucho para lograrlo.

-¿Qué cree que aprende una jovencita en la escuela o en los desfiles?

-Es una excelente experiencia para lo que vendrá luego. Es   conocimiento y experiencia en el tema para que se entienda claramente que hay que respetar esta profesión y ser valorado. Me llena de emoción ver a ex alumnas desfilar en las grandes pasarelas o en gráficas importantes. Disfruto mucho el agradecimiento de las mamás por objetivos logrados que van más allá de ser modelo.

-¿Por ejemplo?

-Seguridad, autoestima entre otros cambios positivos en la personalidad

-¿Hay modelos profesionales en publicidades locales?

-En ese sentido Tandil no ha crecido. Existe gente muy buena trabajando duro para lograrlo. Jóvenes productores con una visión muy interesante y queremos ser parte de ello.

-Lo que queda claro es que no se es modelo de un día para otro.

-Sin duda, las niñas y a veces la familia pretende prender la tele y verlas. Pero lleva tiempo,  hay que aprender, escuchar, tener vocación y lograr llevar a cabo las reglas de las que hablçé hace unos momentos  y también se necesita un “toquecito” de suerte. Tandil es un bello mercado para iniciarse en el tema, adquirir experiencia e ir abriendo camino.

-¿Y qué hay con usted?

-Quiero seguir creciendo. Esta profesión me ha dado mucho y ahora soy la que debo dar.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario