Para el director de la Zona Sanitaria ?no es nada fácil? abrir la terapia pediátrica

El funcionario indicó que ha recibido la inquietud de los padres nucleados en la Asociación Terapia para Niños Tandil. “Los estamos acompañando en un proceso que es progresivo y de transición, desde lo que es una intención o un deseo a lo que finalmente va a ser la concreción de la apertura, que va a requerir de tiempo”, afirmó.
Destacó que “lo importante es que el ministro de Salud y el Intendente en una reunión que se hizo en Tandil, en la Intendencia hace unos 3 ó 4 meses, tomaron la decisión de que esto se hiciera así. A partir de allí, estamos trabajando juntos el Municipio, las madres y, por supuesto, el Ministerio de Salud, tratando de llevar acciones que permitan que finalmente la terapia intensiva se pueda poner en marcha”.

Servicio crítico

De todos modos, Gustavo Rodríguez advirtió que “no es nada fácil” y subrayó que “lo más complejo que tiene llevar adelante un servicio crítico como el de terapia intensiva pediátrica no es la instalación, no son los recursos físicos, no es la tecnología, no son las paredes, los respiradores. Eso es muy costoso, pero es lo menos problemático porque se trata de cosas que en definitiva se pueden comprar o construir”.
En cambio, “lo más difícil es el recurso humano y si hay algo que es crítico en la Provincia hoy, uno de los recursos humanos más críticos que tenemos, es el de la terapia intensiva pediátrica”.
Puso como ejemplo al hospital Tetamanti de Mar del Plata, cabecera del centro y sur de la provincia, que hoy no tiene completo el plantel de terapia, donde se necesitan dos médicos de guardia por día para atender las diez camas.
“La residencia de terapia intensiva, que es la formación de postgrado para los médicos en este tema, no todos los años se cubre y son muy pocas las vacantes que hay porque no se alcanzan a cubrir. Por lo tanto, conseguir terapistas y enfermeros, en segundo orden, es muy difícil”, sostuvo.
 
Las acciones
 
En cuanto a los pasos que se están dando, el doctor Rodríguez explicó que para convocar a profesionales se habilitó una búsqueda para Tandil en la página web del Ministerio de Salud, donde los médicos pueden dejar sus currículums y ser citados a entrevistas.
Por otro lado, anunció que va a estar en una reunión el lunes 15 de octubre en esta ciudad, junto al director provincial de regiones doctor Juan Quadrelli, con los profesionales del Hospital de Niños y de la Secretaría de Salud de Tandil para convocar a los pediatras interesados en participar en una capacitación en cuidados críticos que se realizaría en el hospital Materno Infantil de Mar del Plata.
Explicó que la formación sería “un proceso progresivo, transitorio, de dos profesionales por vez, que llevaría la posibilidad de que empecemos a capacitar gente que ya está formada en pediatría y que empiece a formarse en cuidados críticos”.
En cuanto a los tiempos, indicó que un pediatra necesita dos años de capacitación para apoyar al área de terapia intensiva y tres o cuatro años para ser terapista.
 
Especialidades
 
Para el director de la Región VIII: “Lo más importante es que para que se abra una terapia intensiva, además tiene que tener tres, cuatro o cinco servicios, especialidades, que permitan que el área sea viable para sostener al paciente en Tandil” y mencionó neurocirugía, nefrología, cardiología, grastroenterología, cirugía, todas pediátricas.
De otro modo “el paciente está crítico, lo internan en terapia intensiva, el terapista lo atiende y hace lo que se llama el soporte vital, y cuando tiene que buscar al especialista para que atienda la causal que provocó la descompensación, si no está lo tiene que derivar, entonces estamos igual que cuando empezamos”.
Por este motivo, precisó que se necesitan los médicos de terapia intensiva y otros para montar servicios “periféricos” para que haya “una integralidad en la atención del paciente”.
 
Cuentas claras
 
Gustavo Rodríguez expresó que el Ministerio de Salud aceptó el proyecto de la asociación “pero les hemos aclarado que esto es un proceso que lleva tiempo y celebramos porque, contra todo lo que mucha gente creía, los padres han tenido una actitud sumamente paciente, sumamente comprensiva, por supuesto perseverante y constante en la decisión de que esto se lleve adelante; pero han tenido una actitud sumamente loable de acompañamiento y entendimiento de que esto es un proceso progresivo, a partir de entender que no es una cuestión caprichosa de que uno no quiera abrir la terapia”.
Agregó que es “muy dificultoso conseguir profesionales que quieran moverse de donde están para radicarse en otro lugar. Tandil tiene una ventaja enorme, que es el lugar, la ciudad, las características de crecimiento que tiene, pero los terapistas en general tienen más de 40 años y tienen que levantar campamento probablemente con hijos estudiando, con amigos, no es tan fácil”.
También descartó que sea sencillo conseguir personas jóvenes, por lo que deben apuntar a médicos que recién terminan la residencia o a los que tienen más de 50 años, a quienes los puede tentar o seducir el desafío de empezar una actividad nueva en una ciudad como Tandil.
Por último, Gustavo Rodríguez manifestó que hay voluntad política y recursos para solventar la terapia, pero faltan los profesionales, y marcó que en las convocatorias que vienen realizando se ha presentado “personal periférico, pero del núcleo crítico que son los médicos y los enfermeros cuesta conseguir”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario