Para Poumé el Consejo Escolar se maneja con una “improvisación continua”

La secretaria de la Jefatura Distrital de Educación y concejal recientemente electa del Frente para la Victoria María Eugenia Poumé realizó duras críticas hacia la actual gestión del Consejo Escolar y consideró que se manejan con una “improvisación continua”.

Evaluó que “hay mucho para hacer por las escuelas” y resaltó que “desde la gestión municipal hay que tener en cuenta que los chicos que van a la escuela bonaerenses son tandilenses y si bien el Municipio no se tiene que hacer cargo de las escuelas provinciales, sí a través del Fondo de Financiamiento Educativo puede resultar un complemento eficiente y eficaz para mejorar la calidad de la educación, ya sea en infraestructura, comida y otras cuestiones”.

“No es la responsabilidad directa del Municipio porque las escuelas son bonaerenses, pero los chicos de Tandil no dejan de ser tandilenses”, recalcó.

A su vez, subrayó la importancia del “trabajo en equipo, más allá de las diferencias ideológicas o de perspectivas que uno puede tener, pero creo que hay que tener una mirada amplia y ver que hay que trabajar todos juntos en pos de algo tan importante como la educación de los chicos”.

“A diferencia de otras cuestiones en las que uno, si hace mal lo puede volver a hacer, en cuanto a la educación cuando uno se equivoca no se puede volver atrás, entonces me parece que hay que trabajar fuertemente sin miradas celosas porque uno pertenece a un partido o a otro y hay que pensar en el bien común”, sostuvo.

En tanto, resaltó que si bien en breve asumirá su cargo en el Legislativo local, “nunca voy a dejar de ser docente y estoy muy orgullosa de eso”.

 

Improvisación

 

En cuanto a la nueva distribución que tendrá el Consejo Escolar a partir del 10 de diciembre opinó que “como en todos los ámbitos, me parece que es bueno que no haya una sola fuerza política. Creo que es muy positivo para el organismo que haya otra mirada”.

“Sumar otras opiniones es enriquecedor. Yo creo que la modificación del Consejo Escolar, que en vez de tres consejeros se sumaron dos más que entran por la minoría, va a ser muy positivo”, aseguró.

En esa línea, sostuvo que “cuando todos pensamos lo mismo y no hay nadie que disienta, por ahí pensamos que está todo bien y no es así. Yo con el Consejo Escolar actual he tenido muchas disidencias en lo personal y en lo profesional”.

Y lanzó que existe “una improvisación continua, falta de planificación. Siempre se trabajaba sobre la cuestión cuando el problema saltaba”.

Y consideró que el hecho de que haya oposición va a permitir que se puedan “prever cosas como lo de la caldera de la Escuela Normal, o cientos de problemas que pasan y que se pudieron haber previsto, y que impiden que los chicos vayan a la escuela”.

En ese marco, sostuvo que “los chicos no vayan a la escuela es vulnerar el derecho tan importante como la educación. Cada vez más, cuando pasan estas cosas se amplía la brecha entre la educación pública y la privada”.

“Creo que nosotros como funcionarios y más elegidos por el pueblo, como el caso de los consejeros escolares, debemos trabajar fuertemente para que los chicos de las escuelas públicas no pierdan un solo día de clase por cuestiones que sí pueden preverse. Yo creo que es muy sano que haya otra fuerza en el Consejo porque la democracia es un conjunto de voces”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario