Para Smata Tandil no habrá despidos, pero reconoce freno en las ventas y de producción

En paralelo a la caída en la venta de autos y a la reducción de la demanda en el sector automotriz como consecuencias del crack de la economía global, desde el Smata salieron a llevar tranquilidad a los trabajadores del sector y ratificaron que hasta el momento sólo afecta a las grandes empresas de ese rubro de la economía.
?En principio se trata de empresas multinacionales que tiene que ver con lo que está pasando en el mundo? dijo César Trapote, secretario general de Smata Tandil. Y agregó que ?lo que ha sucedido en Estados Unidos evidentemente está afectando al resto de los países y Argentina no está exento?.
De todos modos, entendió que nuestro ?país está en mejores condiciones que otras naciones, pero también es cierto que algún coletazo de esa crisis en algún momento nos va a llegar?.
El dirigente gremial, aseveró que hasta ahora tienen ?versiones que nos llegaron desde las comisiones internas de fábricas de esas grandes empresas, donde eventualmente habría algún tipo de suspensión o se caerían algunos contratos de trabajo?.
Trapote describió como habitual en esas multinacionales ?tomar gente contratada temporalmente por una cantidad de meses, para luego ir evaluándolo por el sistema productivo de la misma. La versión indica que Mercedez Benz, por ejemplo estaría dejando que se caigan 500 contratos y de General Motors se habla de otros 250?.
Más allá de los atenuantes de la actual crisis que afrontan las principales economías del mundo, Trapote aseveró que estamos ante un fenómeno ?cíclico porque siempre que llegamos a esta época, entre octubre y noviembre, el ritmo de producción de las empresas cae?.
Puntualmente, indicó que esa retracción se debe a que ?caen las ventas internas, porque el que iba a comprar un auto cero kilómetro desea hacerlo ya a partir de enero de 2009 porque tendrá un modelo más, y ya tiene un poder de reventa para el día de mañana?.
El gremialista reiteró que se encuentran ?dialogando permanentemente con las empresas a través de las comisiones internas y aspiramos a que esto no se concrete, pero siempre hay que ver los resultados?.
Al evaluar el escenario en Tandil, Trapote dijo que no hay preocupación porque ?las concesionarias y los talleres mecánicos siguen trabajando a ritmo sostenido, todavía no han habido mermas en las ventas?.
Asimismo, agregó que se encuentran atravesando ?una discusión salarial muy fuerte y todo esto hace que ayude a meternos presión para ver si lo que nosotros estamos solicitando como recomposición salarial se baja en algún porcentaje. Pero estamos acostumbrados a que las empresas nos hagan estas pequeñas trampas? señaló.
La estrategia de las fábricas es vender la mayor cantidad posible de unidades, así sea con descuentos al público impensables seis meses atrás, para conseguir así el flujo de caja necesario que les permita mantener el ritmo de producción hasta fin de año.

La industria automotriz, que exporta casi 60% de su producción a Brasil, fue la primera en acusar a nivel local el impacto de la crisis financiera internacional. Peugeot-Citröen (PSA) está suspendiendo su producción una hora por turno y General Motors parará su producción en forma total durante la última semana del año.
A la vez, la semana pasada la Asociación de Fabricantes de Autocomponentes (AFAC) señaló que cinco empresas del sector están en proceso de suspender o despedir a 1.100 operarios.
En cuanto a las concesionarias, los representantes de Acara y del Smata volvieron a reunirse en Trabajo. El gremio exige un incremento de 1.200 a 1.900 pesos (65%) sobre el salario mínimo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario