Parejo último cara a cara entre Barak Obama y Mitt Romney antes de las elecciones

 

A diferencia de los dos anteriores debates, el  presidente Barak Obama y su adversario conservador, Mitt Romney,  estuvieron varias veces de acuerdo en este último duelo verbal a 15 días de los comicios, por ejemplo al coincidir en que ambos defenderían a Israel en caso de que fuera atacado por Irán.
"Si Israel es atacado, le cubriremos las espaldas", dijo Romney.
"Estaré con Israel si Israel es atacado", replicó el presidente, que también convino con Romney en que es "inaceptable" para Estados Unidos permitir que Irán desarrolle armas atómicas que amenacen a los norteamericanos y a sus aliados en Medio Oriente.
Ambos candidatos a la Casa Blanca dijeron que se oponen a una intervención militar estadounidense para apoyar a los insurgentes que quieren derrocar al presidente sirio, Bashar Al Assad, aunque se mostraron favorables a respaldar a la oposición y coincidieron en que el mandatario sirio debe renunciar.
El evento en Boca Ratón, Florida, estuvo mayormente exento de los ásperos cruces e interrupciones del debate anterior, en el que Obama se recuperó significativamente tras sufrir una dura derrota en el primero del 3 de octubre, que revivió e hizo repuntar en las encuestas a un Romney cuyas posibilidades parecían ir menguando.
Sin embargo, la urgencia por sacar ventaja quedó de manifiesto, y los oponentes a menudo se lanzaron críticas maliciosas incluso en temas en los que coincidieron, además de reiterarse sus desacuerdos en economía, educación y otros temas domésticos pese a que se suponía que el debate debía versar sobre política exterior.
Romney, que pareció cultivar un perfil más bajo en este debate, dijo que el liderazgo mundial de Estados Unidos decayó con Obama por la debilidad de la economía norteamericana y los recortes que el demócrata impulsó en el área de Defensa, y se quejó de que la Marina tenga menos barcos y la Fuerza Aérea menos aviones.
"También tenemos menos caballos y bayonetas, porque la naturaleza de nuestras Fuerzas Armadas ha cambiado", ironizó Obama.
Romney también acusó al mandatario de haber tenido una política demasiado indulgente hacia Irán y sus ambiciones nucleares.
"Irán está cuatro años más cerca de un arma nuclear. Es una pena que hayamos perdido todo este tiempo", señaló.
Obama respondió que, a instancias de su país, la comunidad internacional impuso a Irán "sanciones incapacitantes" y un creciente aislamiento mundial, y prometió: "Irán nunca tendrá un arma nuclear mientras yo sea presidente", informó la cadena CNN.
Con la misma actitud ofensiva del debate anterior, el presidente cargó sobre Romney apenas comenzado el debate y le dijo que, en cuestiones de política exterior, "cada vez que ha ofrecido una opinión, ha estado equivocado", como cuando dijo que el Irak de Saddam Hussein tenía armas de exterminio.
El ex gobernador republicano le respondió fríamente: "Atacarme a mí no es una agenda" a seguir para lidiar con un mundo cada vez más inestable y peligroso.
Romney criticó a su rival demócrata por su estrategia en el mundo árabe y consideró que la forma en que está evolucionando la primavera árabe está creando nuevas complicaciones que demandan que Estados Unidos presione para acabar con el extremismo y la "creciente marea de caos" que resurge en la región.
Y aunque dijo "reconocer" que Obama logró acabar con el líder de Al Qaeda, Osama Ben Laden, advirtió de que al presidente le falta una estrategia coherente para adaptarla a un Medio Oriente en pleno cambio.
"No podemos salir de este desastre matando", dijo.
Obama no dudó en resaltar su "experiencia como comandante en jefe" frente a un Romney que no tiene tablas en esta materia, y criticó a su rival por haber cambiado una y otra vez de opinión en temas de política internacional.
Esto envía "señales confusas" a aliados, tropas y hasta enemigos, destacó.
"Cuando habla de política exterior -le dijo a Romney- usted parece querer importar las políticas externas de los años 80, al igual que las políticas sociales de los 50 y las económicas de los años 20", replicó Obama.
Los dos candidatos están enfrascados en una carrera notablemente pareja, según las últimas encuestas.
Terminado el último debate, ambos se embarcarán ahora en dos semanas de frenética campaña.
Obama tiene prevista una gira de dos días por seis estados decisivos a partir del miércoles, mientras que Romney pretende visitar dos o tres estados por día.
Cuatro millones de personas ya votaron por anticipado en más de una veintena de estados. El jueves, Obama viajará a Chicago, su cuna política, y se convertirá en el primer mandatario en funciones en votar por anticipado en persona.
Según distintas predicciones, Obama parece en camino a asegurarse 237 de los 270 votos del colegio electoral que necesita para ganar un segundo mandato por otros cuatro años.
Romney, por su parte, obtendría 191 votos electorales.
Los restantes 110 votos se definirán en los estados decisivos: Florida (29), Carolina del Norte (15), Virginia (13), New Hampshire (4), Iowa (6), Colorado (9), Nevada (6), Ohio (18) y Wisconsin (10).

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario