Pasa por el diván Claudio Ersinger

“Voy a contar con votos peronistas” 

-Llegó al Concejo por un acuerdo del PRO con De Narváez; después pudo renovar aliándose a Massa. Ahora el PRO se une con la UCR y suben sus chances. ¿Los astros siempre están de su lado?
-(Sonriendo) Seguramente, pero creo que la palabra es intuición. Intuí el hartazgo de la sociedad y el reclamo de otro tipo de liderazgo; es percepción, leer correctamente lo que pide la sociedad, pero recordemos también que siempre tuve ofertas para salirme del PRO y siempre me quedé representando a Mauricio Macri en Tandil.
-Y siempre fue de derecha.
-No. En lo más mínimo. Me parece un absurdo esa división. Le digo más: cuando llegué a Tandil en 1983 vine militando en la Democracia Cristiana, con Carlos Auyero desde Mar del Plata.
-Acá lo bautizaron el “Gaucho”.
-Sí.
-¿Le molesta?
-No, para nada, no me jode. Si me encanta la vida rural.
-¿Pero trabajó alguna vez en el campo?
-Sí, sí, claro, como veterinario. Hasta que me dediqué a la política estuve vinculado al sector lechero. Luego empecé a involucrarme cada vez más en tareas administrativas en la empresa de mi mujer y tuve que mechar el escritorio con la manga y los corrales.
-La decisión de entrar en política fue por la lucha contra la Resolución 125. En retrospectiva: ¿no tenían razón los que decían que era una causa egoísta, mezquina, tratándose de la cuestión pública?
-Mire, siempre me preguntan si le reconozco algo a Kirchner y yo digo que una de las cosas que rescato es que fue un provocador, que hizo que mucha gente se interese y se vincule por la política. El nos decía: ‘¿Por qué en vez de piquetes y cortes no hacen un partido y ganan las elecciones?’. Y bueno, yo le hice caso.
-¿Ya se da por ganador? En Tandil sabe que Lunghi es casi imbatible.
-Realmente se puede dar esta vez. La gente reconoce una gestión, es innegable, pero también dice ’12 años es mucho tiempo y 16 años… ¡es mucho más!’. Una persona con 72 años, que no refrescó el gabinete va generando un letargo y la sociedad empieza a analizarlo así.
-Ahora pongámonos en lugar de Lunghi. Qué sapo, ¿no?, aliarse con el PRO y usted, siempre opositor…
-Seguro. Conmigo puede haber algo porque siempre hice campaña diciendo que hay que buscar un equilibrio en el Concejo. Si la mayoría automática está mal en Diputados, también acá en el pago chico, ¿no?
-Pero supuestamente ahora son aliados. ¿Vio muchas señales de odio después del acuerdo?
-Y, sí, bah, hay de todo. Muchos entienden que si la UCR no terminaba de hacer este acuerdo desaparecía y los que están afuera de la UCR lo dicen: ‘Lunghi es radical más o menos, porque anda dándose besos en la boca con Scioli’. Es así. Un radical medio raro, que dice cosas que no son del todo ciertas.
-¿Por ejemplo?
-Cuando habla que nunca fue por fuera de la UCR y no reconoce que está desde 2011 como Udeso, que ya lo llevó a De Narváez en la boleta. Yo no me olvido ese tipo de cosas, pero él las dice para la gilada.
-¡Qué difícil va a ser una campaña entre socios así después de las PASO!
-No, no va a ser difícil. De hecho con el Frente Renovador en 2013 hicimos campaña. Cada cual por su lado.
-Esta vez es peor porque parte del kirchnerismo podría votar por usted en las PASO.
-El peronismo tandilense ya sabe cuando juega a perdedor, acá el peronismo ha tenido la particularidad de tener que jugar en un terreno complicado ante un intendente muy fuerte. Y sí, bueno, yo estoy seguro que en las PASO voy a contar con votos peronistas. Y ¿sabe qué?, está perfecto.
-¿Perfecto?, ¿ahora le gustan los votos k?
-Está perfecto. Son las reglas de la democracia. Si me tocara a mí, yo me la banco, porque cuando juego, juego con el reglamento que se juega.
-Qué dirán desde el más alto nivel del PRO cuando lean estas declaraciones.
-No tengo esa respuesta. Ellos me dicen que me van a bancar. Y el PRO acá está decidido a disputar la Intendencia. Hay que ver qué quiere hacer el Intendente. Yo sé que en Tandil la gente reclama alguien que gestione, administre, como en Buenos Aires. Vea, es sólo un eslogan, pero cuando la gente escucha ‘Un ingeniero para mi país’ se queda pensando…
-¿Un veterinario para Tandil?
-Un veterinario para Tandil. Ese es el título.

Ficha Personal

-52 años, nació en Mar del Plata.
-Casado, dos hijos.
-Estudió en un colegio bilingüe alemán en Mar del Plata.
-En 1983 se radicó en Tandil y se recibió de veterinario (Universidad Nacional del Centro).
-Fue dos veces presidente de la Cuenca Lechera Mar y Sierras.
-Coordinador de la Mesa Nacional de la Cuenca Lechera.
-Tesorero del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires.
-Fue electo concejal por Unión PRO en 2009.
-Reelecto concejal en 2013 por el Frente Renovador.

Las pautas de un macrista en campaña

Si Claudio Ersinger detesta la división entre derecha e izquierda es porque cree que ésa es una diferencia imaginaria, un “absurdo”, “algo que no existe, sólo una chicana política”.
“Es como cuando le cuestionan a Mauricio Macri diciendo que quiere privatizar las escuelas -ejemplifica- “y lo único que hizo fue fortalecer y agrandar el sistema de educación público”.
Como para que no queden dudas de su sensibilidad social jura que está todo el tiempo en la calle, en los barrios de Tandil: “Me la paso recorriendo y me doy cuenta de que hay muchos lugares donde la ausencia del Estado es total. Por eso -insiste- soy un convencido de que la clase dominante no necesita que la ayuden, sólo que le den libertad y no la sometan, y la dirigencia concentrarse en la gente que realmente precisa ayuda”.
En virtud del despliegue que, asegura, el PRO lleva adelante desde hace años, Ersinger desestima el factor suerte a la hora de las elecciones. “La suerte para mí tiene que ver en un porcentaje chico, soy un tipo que confía mucho en lo que hace y el posicionamiento que logramos sin hacer campaña es producto del trabajo enorme en la calle que la sociedad ya lo va registrando. Ya se aprendió mi apellido, que no es fácil”, dice.
-¿No va reconocer que la suerte siempre lo acompaña a la hora de encontrar aliados taquilleros?
-¿Y en 2011 entonces?, cuando queríamos que Pablo Díaz Cisneros entrara al Concejo y mi partido me dijo: ‘Claudio, no vamos a ir con boleta propia porque Mauricio no se va a presentar a presidente’. Y no me quejé. Son las reglas de juego.
-¿Cuál es la expectativa de Macri en Tandil luego de la alianza con los radicales?
-Estoy seguro que quieren que Miguel saque 40 mil votos y que la gente no corte boleta para que Mauricio tenga esos 40 mil votos también. Pero el PRO acá está decidido a disputar la Intendencia.
-Y usted se tiene una fe bárbara.
-Yo sé que no tengo ni voy a tener nada para regalar. Es así nomás. Si a la gente se la convence o se le saca un voto regalándole cosas, ahí voy a perder. Pero yo trato de hacerle entender que mientras siga apegada a un subsidio de tres mil pesos está condenada a ser pobre y que las cosas serán distintas si confiamos en alguien que pueda generar un empleo real en lugar de un subsidio.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario