Pasó a un cuarto intermedio la negociación en Trabajo por el cierre en Carrocerías Rodríguez

En medio de un panorama incierto, ayer por la mañana los responsables de Carrocerías Rodríguez y los dirigentes de la UOM local mantuvieron una reunión con autoridades de la delegación del Ministerio de Trabajo bonaerense para evaluar las alternativas y diagramar los pasos a seguir ante el conflicto que se desencadenó y que derivó en el cierre de la planta.

Desde las 10, el encuentro se concretó en las oficinas de Pinto 520 y estuvo encabezado por el titular de la repartición provincial, Blas Pugliese. Del intercambio participó el secretario general de la sección local de la Unión Obrera Metalúrgica -UOM-, Carlos Romano, y el asesor legal, Gustavo Ballent, integrantes de la sociedad que administra la firma y sus abogados.

En representación de la firma, el abogado Gabriel Gullón compartió algunos de los puntos sobre los que versó el encuentro y repasó las alternativas a las que se enfrenta para mantener su continuidad.

En diálogo con El Eco Multimedios certificó que resulta central “tratar de solucionar el problema que se ha suscitado con los trabajadores”, a los que se les adeuda la segunda quincena de diciembre, aguinaldo y vacaciones, y después resolver “qué sucede a futuro”.

Diferencias

Luego del intercambio se solicitó un cuarto intermedio para el viernes próximo y durante ese plazo se analizarán las alternativas para asegurar la continuidad de los trabajadores mediante un traspaso accionario a partir de la aparición de una empresa que “se haga cargo de esto”.

“Lo están analizando, no es fácil porque también hay distintas diferencias entre los socios”, expresó Gullón y evaluó que “en el fondo son sociedades de familia que están enmarcadas en una figura que la ley prevé y se mezclan muchas situaciones sentimentales, afectivas, económicas, laborales, no es fácil resolver este tema”.

Estado de
situación

En cuanto a la situación actual el abogado ratificó que la sociedad se encuentra con un concurso preventivo. En ese marco “los primeros días de enero cerró la fábrica y la situación es que estamos tratando de salvar la fuente de trabajo, que los socios obtengan un beneficio si es que se determina la venta”. Si esta circunstancia no se logra “las alternativas no son las mejores”.

“La fábrica ya está cerrada y como no hay ningún socio que tenga interés en proseguir en la dirección, no se va a reabrir. Esto puede desencadenar a futuro en una quiebra”, advirtió Gullón sobre un posible escenario.

De todos modos ratificó que “hay algún interesado” en adquirir la planta, que “está analizando con sus asesores contables y jurídicos la posibilidad de concretarlo”.

“Hay interés y en eso están trabajando día a día. El plazo lo tenemos para el próximo viernes porque también es cierto que hay que tomar en consideración la situación de los trabajadores y en eso está focalizado el ministerio, la UOM y nosotros estamos también tratando de colaborar en ese sentido”, evaluó.

Por último definió como “muy complejo” el escenario actual y admitió las complejidades en torno al caso ya que “se mezclan muchas cosas. Las sociedades de familia no son fáciles” y en ella convergen “generaciones distintas”.

Frente a ese escenario se mantienen los esfuerzos en la búsqueda de un “equilibrio” para tratar que “esto salga y que el barco pueda seguir andando”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario