Peronistas salvaron sus diferencias y homenajearon a Luis María Macaya

 

El encuentro estuvo encabezado por el anfitrión César Trapote, secretario general del gremio en Tandil, junto al diputado nacional Roberto Mouillerón, referentes barriales, familiares, instituciones sociales y jóvenes.
Sorteando las manifestadas y sabidas diferencias de pensamientos, el ambiente se desarrolló regido por la cordialidad, donde estuvieron presentes el concejal Néstor Auza; y demás concejales del bloque del PJ – Frente para la Victoria, entre ellos Gino Pizzorno, quien integró en aquel entonces la fórmula Cafiero-Macaya; el presidente del Partido Justicialista local, Raúl Escudero; y demás actores que participaron y participan activamente dentro del peronismo en la ciudad.
A nivel provincial, participó el subsecretario de Coordinación Gubernamental de la Jefatura de Gabinete provincial, el tandilense Alejandro “Topo” Rodríguez;  junto a Aniceto Chambrillón, director de Relaciones Interministeriales de la Jefatura de Gabinete de la Provincia, quien lo recordó con mucho orgullo.
 
El recuerdo
plasmado
 
En el acto se descubrió una placa que recuerda a “un tandilense militante peronista y hombre de la democracia que asumió la vicegobernación de la provincia de Buenos Aires, 25 aniversario, 1987-11 de diciembre-2012”, con las firmas del gobernador Daniel Scioli y del jefe de Gabinete Alberto Pérez.
A lo largo del encuentro fueron surgiendo distintas anécdotas y recuerdos tanto de su acción política en procura de consensos, como de las campañas electorales, de la boca de los distintos actores, reafirmando de esta manera la viva presencia de Macaya en su marcado paso por la política.
 
Algunas
palabras
 
César Trapote fue el primero en brindar unas palabras, agradeció a los presentes y reflexionó sobre la figura de Luis María Macaya y lo que significó para la comunidad local. En otro punto, marcó la diferencia de posiciones políticas entre los que estaban en el lugar, en una reunión “llena de sentimientos”. Recordó con cariño y admiración al tandilense, quien hubiera querido que fuese el padrino de su hijo, y que finalmente lleva el legado de su nombre, Luis María.
Seguidamente, Aniceto Chambrillón –en representación de la familia Macaya- se mostró también muy emocionado y resaltó que “es un gran orgullo y una enorme responsabilidad” llevarlo en la sangre. 
“Lo intento hacer de la forma de Luis María, con su estilo campechano, abierto al diálogo”, dijo, y agradeció finalmente a Alejandro “Topo” Rodríguez y a todos los presentes que de alguna u otro forma lo recordaron de la misma manera.
Leyeron además adhesiones a la conmemoración de distintos actores políticos que supieron compartir la vivencia de Macaya en su trayectoria política. 
Por su parte, Raúl Escudero resaltó las virtudes del peronismo, orgulloso dijo que “seguramente no son los mejores momentos para ser presidente del PJ en Tandil” pero destacó en otro párrafo que “las personas sabias como Luis María nos dejan muchas enseñanzas”.
Así fueron pasando uno a uno, todos los presentes, haciendo referencia a la necesidad de trabajar en conjunto, en un proyecto colectivo dentro del peronismo. Un acto emotivo que sin lugar a dudas dejó plasmado el orgullo que todos sienten y seguirán sintiendo por la figura de Luis María Macaya. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario