?Pocho? Facchini: a 45 años de su partida

La duodécima  Vuelta de Tandil era un fuerte desafío para el grupo de elegidos de la categoría más importante del país.  La geografía del circuito Vuelta a la Carretera, tenía todas las variantes para el manejo y el espectáculo. Un difícil compromiso, con rectas veloces, curvas cerradas, trepadas, descensos vertiginosos y un complicado tramo urbano con avenidas amplias, y algunos badenes. Un escollo nada fácil para los ases del Turismo Carretera.  Juan Oscar Facchini, y su laborioso acompañante ?Mingo? Solís habían encontrado el rumbo,  ordenando muy bien la estructura técnica y humana como para aspirar cosas importantes. Ilusiones y sueños que se iban cumpliendo. Otra vez el protagonismo en el trazado serrano,  y el duelo por la punta con los Emiliozzi.  La contundencia del Chevrolet era notoria, nadie dudaba de otro halago en las sierras más antiguas del planeta. Quién iba a pensar aquel domingo 15 de noviembre de 1964, que el destino marcaría ese final, cuando tenía tantos sueños por cumplir. Ese destino estaba marcado. La muerte esperaba agazapada, y sorprendía al querido ?Pocho? en una zona sinuosa y rápida del paraje La Porteña, volcando la máquina, y golpeando en su descontrolado viaje  con un vehículo estacionado, cayendo para siempre una de las esperanzas marplatenses, y herido de gravedad su compañero y amigo José ?Mingo? Solís.
Se iba un hombre con fuerte personalidad, que peló temple en las urgencias  y les ganó a los mejores. En silencio partía hacia el más allá, Juan Oscar Facchini, uno de los exitosos gladiadores surgidos en la fecunda cantera teceísta, y otra de las columnas que afirmaron la gran expresión deportiva de los argentinos. Aferrado siempre a ese espíritu aplomado, a su amor por la velocidad y a su pasión irresistible por el Turismo Carretera.     

Luis Orlando Sánchez
www.vertigomotorsport.com.ar

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario