Por cada adicto al juego, hay al menos nueve que están apunto de ingresar en esa patología

Hoy a las 18, en el Teatro de la Confraternidad, se va a realizar una conferencia que estará cargo del licenciado Julio Brizuela, sobre juego responsable, atento a la prevención de la ludopatía o adicción al juego que sufren muchos argentinos.
Por cada adicto al juego, hay al menos otros nueve que están en el borde de cruzar esa línea, según anticipó ayer el profesional Martín Modaffari, uno de los coordinadores locales de la actividad como responsable de la oficina local para la atención de esa problemática.
?Brizuela es un profesional con trayectoria y va a presentar su manual de juego responsable, para hacer una prevención de la salud para no entrar en el juego compulsivo o ludopatía?, anticipó Modaffari en referencia a la actividad programada para hoy.
El profesional recordó que se trata de un ?programa que se ha instalado a través de varios entes, desde hace tres años, en el que intervienen el Instituto Provincial de Loterías y Casinos, el Ministerio de Salud y, en cada sector, las empresas cercanas a los lugares en donde se han fundado los centros?.
Además, valoró que los centros de atención a los adictos ?eran necesarios porque no habían para esta problemática?.
Y amplió: ?Generalmente las consultas que recibimos son de familiares porque les alarma el cambio de conducta en las personas. Se nota ese cambio de conducta, las deudas crecientes, la irritabilidad, los problemas familiares, conyugales y con los niños, por el cambio de humor en el jugador?.
Asimismo, explicó que se manifiesta de diferentes maneras según la edad. Al respecto, describió que ?es distinto en la adultez, donde más se da, pero no es lo mismo para las personas de edad?.
Particularmente, marcó que una de las señales es que el jugador ?se ausenta más de su hogar para tener que ir a jugar, porque se ve compelido a tener que jugar, algo que se hace evidente en el núcleo familiar y por allí pasan las consultas que recibimos?.
Y destacó que ?lo más importante es que la mayoría de las consultas que tenemos es por endeudamientos y graves?, en referencia al panorama que están obteniendo desde la oficina de atención lugareña.
En cuanto a las estadísticas, Modaffari dijo que ?por cada jugador patológico se cree que hay ocho o nueve jugadores con problemas que están ahí, en esa franja límite. Entonces se apunta a las personas que están cercanas, porque el jugador en plena patología no reconoce o no quiere asistir a ningún lado y es difícil?.
Por ello, recordó que ?el asesoramiento es a amigos, allegados o a personas que tengan contacto con estas personas con problemas y problemas patológicos después, entonces se las asesora?.
Los tratamientos primero abordan a la familia y amigos, para luego ?poder llegar al que tiene problemas y asistirlo, hasta si fuera necesario psiquiátricamente, porque ya puede tener alguna patología?.

Atención local

El centro tandilense está en Arana 915. Hay inclusive un 0800 gratuito por la estigmatización social que hay en torno al jugador.
?Esa es una de las cuestiones que hay que trabajar arduamente para contener más a la población con problemas. Esa línea gratuita surgió para que resulte más privado e íntimo para que se asesoren personas que están al borde o al límite, inclusive con depresiones producto de los endeudamientos o de los problemas conyugales graves, para que puedan asesorarse acerca de cómo afecta el fenómeno y cuáles son los síntomas?, sentenció.
Sobre la interpretación de la patología, expresó que la adicción al juego puede ser ?crónica y se puede tratar con resultados buenos por el tratamiento. Lo central es que sí o sí hay que tratarla porque cuando el jugador entra en la compulsión, cuando ya no puede retirarse del lugar en el que ha perdido, ahí es donde hay que ayudar a concientizarlo a largo plazo, en donde sí se producen mejorías?.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario