La oposición aprobó un proyecto que repudió los dichos de Frolik contra la CCC

En una última sesión extraordinaria del Concejo Deliberante, en la previa al inicio del período ordinario previsto para mañana, una manifestación de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) junto a vecinos de Villa Cordobita desató una inesperada votación sobre un proyecto de resolución que repudiaba las expresiones realizadas por el titular del cuerpo, Juan Pablo Frolik, en las que mandó a trabajar a los dirigentes de la organización mientras se discutía la ocupación de lotes en esa zona de la ciudad.
En medio de un debate que se extendió por una hora, la oposición (Frente para la Victoria, PRO y Frente Renovador) se unió a la hora de la votación y rechazó los dichos.
Con un orden del día acotado que anunciaba un encuentro breve, una nueva movilización cuyo objetivo fue lograr el tratamiento de un proyecto de resolución presentado en noviembre de 2014 y que según sus autores descansaba en la Comisión de Derechos Humanos sin tratamiento.
Si bien se dieron las explicaciones correspondientes en el recinto sobre esta demora, finalmente se procedió al tratamiento sobre tablas de la iniciativa, que se propuso en primer término (y no al final) dada la presencia de manifestantes en la barra posterior, aunque sólo en los articulados.

La sesión

Convocados media hora antes del inicio formal de la sesión, un nutrido grupo de manifestantes arribó a los altos de la sede de Gobierno para reclamar por el tratamiento de un proyecto de resolución presentado en noviembre del año pasado.
Con bombos y redoblantes y cánticos contra el presidente del Legislativo, cerca de 30 personas, entre dirigentes de la CCC y vecinos de Villa Cordobita, hicieron valer su postura.
A las 19, mientras los concejales se acomodaban en la sala, irrumpieron en la barra y desde allí continuaron con su propósito.
En medio de intercambios improvisados entre los ediles, y ante la mirada de los integrantes del estrado, la ruidosa manifestación se extendió por más de media hora.
El primer intento de Frolik por iniciar el encuentro legislativo no sólo no logró acallar los cánticos sino que el efecto fue contrario. Minutos después probó por segunda vez y se acercó directamente hacia Griselda Altamirano, que hasta el momento comandaba la manifestación, ante la atenta mirada de Jorge Lezica.
Con duras palabras, la dirigente acusó a la máxima autoridad del Concejo de “hipócrita” y de “fascista”, reclamándole a gritos la falta de tratamiento del expediente presentado.

El articulado y los
considerandos

Superado el trance, el titular del cuerpo propuso el tratamiento sobre tablas del proyecto redactado por los integrantes de la organización, y solicitó a la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Corina Alexander, su lectura.
Posteriormente se excusó por “una cuestión de ética” y se retiró del recinto, cediendo su lugar a la concejal radical Romina Mapelli, que presidió la sesión.
Enseguida se puso en consideración la iniciativa presentada el 14 de noviembre del año pasado con la lectura únicamente de la parte resolutiva.
En concreto, el artículo primero solicitó que “se repudien las palabras del presidente del Concejo Deliberante por constituir una expresión de deseo compatible con una persecución política e ideológica para evitar que se tome una expresión personal como un pensamiento uniforme de este cuerpo deliberativo”, mientras que el segundo repudió “toda forma de intimidación, amenaza o presión que pretenda vulnerar la independencia de pensamiento”.
Luego brindó las explicaciones sobre la dilación, aseguró que “todavía está en comisión” y justificó que los integrantes del bloque oficialista “iban a presentar un proyecto alternativo”.
Sin embargo el debate se centró en los puntos que sustentan la resolución, que contenía calificaciones contra Frolik. Así, fue Carolina Gutiérrez (UCR) quien pidió la lectura de los fundamentos del proyecto, respaldándose en la idea de proponer “posturas alternativas” una vez que se dieran inicio a las sesiones ordinarias dado el desacuerdo.
Tras la exposición de los fundamentos de la propuesta, Pablo Bossio (FPV) sugirió que “hubiese sido sano que este tema se abordara en comisión y que el oficialismo presentara su postura”.
Después adelantó que los considerandos “no los compartimos” pero “sí su parte resolutiva”, y expresó el repudio de “cualquier tipo de manifestación violenta o agresiva”.
Pidió además que “dejemos de lado todo ese tipo de expresiones persecutorias que no se condicen con la actualidad política que vivimos”.
Desde el oficialismo Facundo Ledesma salió a respaldar al presidente del Concejo, señaló como una falta de respeto las calificaciones que hicieron sobre su persona y pidió “terminar con esta agresión continua”.
En la misma línea Rogelio Iparraguirre (FPV) consideró un “desacierto tratar un proyecto que repudia un agravio incurriendo en agravios en los considerandos”, los cuales “no son la opinión de los bloques y lo que se somete a votación es el articulado”.
Posteriormente Nora Polich aseguró con vehemencia que “los considerandos son la base de la resolución”, para dejar asentada la imposibilidad de separar ambas partes pese a que, en este caso, se adjuntará al expediente la correspondiente aclaración que remite al encuentro donde se realizaron las expresiones.

La votación

Finalmente, y luego de varias exposiciones, se procedió a la votación nominal, tal cual fue propuesto.
Así, el oficialismo fue por la negativa y la oposición (Frente para la Victoria, PRO y Frente Renovador) se juntó y aprobó por mayoría el proyecto. u
__res_3loc concejo

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario