Preocupación entre los vecinos de Gardey por la aparición de casos de perros envenenados

Un grupo de vecinos de Gardey, motivado por la preocupación que causó, se puso en alerta frente a la aparición de una seguidilla de casos de perros muertos al parecer por envenenamiento, que en total suman unos quince en el transcurso del mes.
Los frentistas sospechan que el responsable de llevar adelante este acto podría utilizar una sustancia que es peligrosa y que podría afectar a las personas.
“Nos preocupa la matanza de animales pero también porque están usando un veneno que es peligroso para las personas”, resumió Andrea González, una vecina de Gardey que se puso en alerta el detectar los casos.
En diálogo con El Eco de Tandil contó que la primera señal fue cuando la perra de su hermano apareció el domingo muerta en el patio de su casa “con la carne en la boca”.
“Empecé a averiguar y en toda la cuadra habían matado perros de la misma manera, es decir, envenenados. Entonces empezamos a alertar y a indagar para ver qué estaban utilizando”, contextualizó.

Una primera acción

Como una medida para frenar la seguidilla de casos González optó por realizar una publicación a través de su cuenta de Facebook a modo de advertencia sobre el accionar que se cobró la vida de unos quince animales.
“Están envenenando perros en una parte del pueblo. Si no me equivoco van como cuatro o cinco en la cuadra. La persona que está haciendo esto no tiene conciencia de que puede envenenar un chico”, planteó, y expuso que “corresponde una denuncia” para avanzar, “entre todos” en una solución.
Rápidamente el posteo -acompañado de varias fotos- comenzó a cosechar mensajes de indignación y a circular por la red social para alcanzar a más usuarios. “Era necesario que se enteraran porque no estamos hablando de algo común sino que estamos ante la presencia de un veneno que es peligroso para una persona”, insistió la frentista.

__res_Perros

Control de la muestra

También se comunicó con la Dirección de Bromatología para pedir asesoramiento sobre cómo actuar en estos casos. “Y ahora estamos esperando que vengan a buscar un pedazo de carne que encontró un vecino para que sea analizada” y les permita establecer el veneno utilizado, puntualizó.
Si bien admitió que desde entonces no se registraron nuevos episodios de este tipo, aseguró que “es la primera vez” que suceden este tipo de casos y planteó que “entiendo que hay muchos perros en la calle porque muchos vienen y los tiran acá, pero no es la forma”.

Una posible muestra

Mientras aumentaba la preocupación, este jueves un vecino de la zona halló, en la esquina de 13 y 6, una bolsa blanca con un pedazo de carne y el modo en que estaba le llamó la atención.
El alimento se encontraba envuelto con bandas elásticas y en su interior contenía un polvo blanco, situación que lo puso en alerta.
Para evitar mayores inconvenientes lo recolectó y llevó a un veterinario, que lo examinó y sugirió que se contacte con el delegado municipal para ponerlo al tanto de la situación e interceda para solicitar la intervención de la Dirección de Bromatología para analizar la muestra y determinar su procedencia.
Luego supo de un caso de un perro muerto al parecer por envenenamiento y en seguida se contactó con González para contarle el hallazgo.
“Dimos aviso para que todos sepan lo que está pasando”, contó a este Diario Martín Cobrana, quien advirtió sobre el peligro de esta sustancia para los chicos y para los grandes también.
A su vez, tras mencionar los productos que podrían haberse utilizado, apuntó que “esto no se vende en cualquier lado”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario