Preocupados por la salud y el medioambiente, vecinos luchan contra la termoeléctrica en Barker

El viernes por la tarde la asamblea de vecinos autoconvocados por la termoeléctrica en Barker volvió a reunirse, esta vez, en la banquina de la Ruta 80, a metros de la intersección con la Ruta 74, en las inmediaciones al predio donde MSU Energy avanza en la instalación de la planta que optó por descartar Tandil como ciudad para llevar adelante el proyecto.

Vecinos de la zona y de la región se sumaron al encuentro con banderas y entregaron folletos informativos sobre los impactos que la central térmica generaría en la salud y el ambiente.

A su vez se definieron próximas acciones a seguir, entre ellas una caravana y bocinazo bajo la consigna “no a la termoeléctrica”.

El encuentro comenzará hoy a las 18 en la terminal de ómnibus de Villa Cacique y terminará en la plaza central de Barker. Además se inició una campaña de junta de firmas y adhesiones de instituciones locales y regionales, de referentes y especialistas en el tema para hacer masivo este reclamo, a la vez publicarán un informe técnico donde se dé cuenta de los impactos socioambientales que esta planta ocasionaría.

 

La asamblea

En representación del grupo, Verónica Salas repasó ante El Eco de Tandil el estado de situación frente al proyecto que terminó por mudarse a la vecina localidad y ratificó que “le decimos no a la termoeléctrica pero estamos pidiendo que los gobiernos inviertan en energías renovables”.

“Pedimos información sobre lo que se quiere hacer, que se haga una audiencia pública y que se cumplan todas las cuestiones previas y los controles necesarios”, definió.

En primer término valoró los resultados de la convocatoria, que reunió a integrantes de las comunidades de Barker y Villa Cacique, con vecinos de Benito Juárez y Tandil en el acceso al predio donde se proyecta la planta, bajo una misma consigna.

El encuentro comenzó con un repaso sobre las acciones llevadas adelante por el espacio desde el 30 de enero pasado, cuando la vecina localidad fue la elegida para la instalación de la central, y avanzó con una revisión de las consecuencias en la salud de las personas en el mediano y largo plazo, a través de la voz de especialistas.

A propósito de ello, los integrantes del espacio ponen el foco en este último punto ya que, en función del “alto nivel de contaminación”, la población “se está preocupando muchísimo por las consecuencias en la salud”, por ejemplo “se agravarán las enfermedades respiratorias como asma, habrá más casos de cáncer de pulmón, habrá neumonías a repetición, problemas de hígado, intestinales”.

E indicó que la comisión dedicada a salud y ambiente de la asamblea, integrada por médicos, licenciados en gestión ambiental, bioquímicos, enfermeros y estudiantes, realizó un relevamiento y accedió a informes de otros lugares donde funcionan termoeléctricas similares “y ya hay un impacto”.

Algunos de los emprendimientos “hace más de diez años que están instalados y ya hay un conocimiento sobre el impacto en la salud”.

web_4loc1

Impacto ambiental

La inquietud también gira en torno al impacto ambiental que se advierte tendrá la planta, uno de los puntos cuestionados durante el tratamiento en Tandil ya que la firma no presentó un informe serio sobre las consecuencias en el entorno.

En Benito Juárez, según Salas, la empresa elevó un estudio que cosechó cuestionamientos de la asamblea por el plazo en que efectuó (tres días), siendo que, “según tenemos entendido por especialistas en el tema, para que sean serios duran entre cuatro y seis meses para su elaboración”, a la vez que se realizan en el territorio, por lo que consideraron que fue un “copie y pegue” de otros documentos.

Alertó que el estudio aún no fue presentado ante el OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible) “y ya empezaron con las obras” en el predio adquirido.

Dijo que “estuvieron haciendo movimiento de suelo y tres pozos exploratorios de agua, que se extrajo y arrojó a la banquina” y agregó que las tareas comenzaron pese a que “la ordenanza municipal de rezonificación (aprobada días atrás por el Concejo Deliberante de Benito Juárez) no fue puesta en vigencia y no tienen aprobados por los organismos correspondientes el informe de impacto ambiental”.

En definitiva, y ante lo expuesto, la asamblea denunció que MSU Energy “no está respetando las normas establecidas por la Provincia para la instalación de estas plantas”, y eso “también nos preocupa porque hay un permiso para construir pero aún hay pasos previos sin aprobar”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario