Problemas en la zona norte: calles rotas y aguas servidas por conexiones clandestinas

Tras una reunión con el secretario de Planeamiento y Obras Públicas Mario Civalleri y la empresa CONIPER S.A., inspectores del Ente Nacional de Obras Hídricas y de Saneamiento reconocieron que la existencia de ?aguas servidas?, además de ?calles y veredas rotas?, son dos de los problemas que afrontan en el tramo final de la obra de cloacas que estaría culminada para diciembre próximo.
Ya hay una línea telefónica habilitada (446824) que de 8 a 12  y de 14 a 18 horas estará ?recibiendo los reclamos de los mismos vecinos, porque pretendemos que nos ayuden con la detección de estos problemas? coincidieron, tras el encuentro con Civalleri.
Cabe señalar que con las lluvias las zonas por dónde pasa la nueva red calles y veredas se han visto deterioradas, aunque ayer cada parte aclaró la intención de cumplir con ?todo lo establecido en el pliego?.
La empresa se comprometió a reparar en paralelo a los avances y recuperar aquellas arterias que se encuentran afectadas, mientras que los inspectores del ENOHSA reiteraron que ?no se firmará el certificado final? hasta tanto no se revierta la situación. ?Las calles y veredas tienen que quedar igual o mejor que como estaban? sintetizó uno de los ingenieros a cargo de la inspección, y agregó que ?ese es el compromiso conjunto que queríamos anunciar?.
Ayer, desde el Municipio se excusaron al argumentar que la Dirección de Vialidad está con los equipos ?justos o escasos? para reparar los daños de una extensión de redes que atraviesa uno de los sectores más amplios de la ciudad, dónde abundan calles sin asfaltar.
Los trastornos en la zona fueron reconocidos en noviembre pasado por la secretaría de Planeamiento y Obras Públicas que conduce Mario Civalleri. Desde ese momento recomendó a peatones y automovilistas que tomen las debidas precauciones para circular por ese sector, debido a las intensas labores que se desarrollan sobre diversas calles de Villa Aguirre y barrios aledaños.
Además, recordó a los frentistas que está prohibido realizar conexiones clandestinas a las cañerías troncales, ya que el sistema de desagües sólo estará en funcionamiento una vez concluida la obra integral y cuando la nueva planta depuradora esté en marcha.
La obra de infraestructura que beneficiará a casi 20.000 vecinos y mejorará el servicio en toda la ciudad se desarrolla a partir de los acuerdos alcanzados entre el Municipio y el Estado Nacional, en el marco de los convenios suscriptos entre el Presidente Néstor Kirchner y el intendente Miguel Lunghi, en el año 2005.
La ejecución de los trabajos está a cargo de la empresa Coniper SA y bajo la supervisión del Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento. La extensión del servicio de cloacas abarca a toda la zona delimitada por el arroyo Langueyú, Reforma Universitaria, ruta nacional 226 y Chapaleofú.
 
Las labores incluyen la colocación de 87.700 metros de cañerías de PVC de 160, 200 y 250 milímetros, y 5.000 metros de cañerías troncales. El total representa unos 96 kilómetros de cañerías que recibirán unas 6.000 conexiones domiciliarias.
Los líquidos cloacales del sector noroeste de la ciudad serán tratados en la nueva planta depuradora que se levanta en un predio de siete hectáreas. Su capacidad permitirá el procesamiento de los efluentes de una población estimada de 25.000 habitantes, existiendo en el mismo predio espacio suficiente para futuras expansiones.
Por su parte, la ampliación de la única planta actualmente en funcionamiento posibilitará una mejora sustancial con impacto en toda la ciudad. Su capacidad se incrementará en un 60%, pudiendo soportar el tratamiento de efluentes cloacales de una población de más de 100.000 habitantes.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario