Programan para diciembre la entrega de las casas del plan Tandil Construye Oportunidades

Las familias beneficiaras del programa Tandil Construye Oportunidades están cada vez más cerca de cumplir con el anhelado sueño de la casa propia. El barrio de 52 viviendas que se levanta sobre el final de la transitada avenida Actis, en el predio comprendido por las calles Los Talas, Los Robles y Palacios, avanza a buen ritmo y los responsables de la obra realizarán los esfuerzos necesarios para poder finalizar con las tareas en diciembre.

Si bien desde el Ejecutivo consideraron que resulta imprudente establecer una fecha para iniciar el proceso de entrega, aseguraron que “estamos trabajando fuertemente junto a un equipo de gente todos los días para lograr el objetivo”.

Más allá de aquellas cuestiones formales y de algún detalle de terminación, lo cierto es que las unidades habitacionales previstas en el proyecto ya están levantadas en su totalidad, y desde lejos se las puede apreciar, con sus líneas rectas y colorido, en medio de un entorno natural único.

 

Detalles de la obra

 

Frente a la inminente conclusión del proyecto, El Eco de Tandil dialogó con el secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Mario Civalleri, quien trazó un panorama alentador respecto al avance de obra y confirmó la fecha estimativa para comenzar con la entrega a los beneficiarios.

“La obra viene bien. Todas las viviendas están levantadas y se está trabajando en las terminaciones”, adelantó el funcionario que supervisó el proyecto de construcción a lo largo de los meses.

En cuanto a los servicios, se concluyó la red de agua y cloacas para abastecer a los vecinos del lugar, mientras avanzan los trabajos del cordón cuneta. En paralelo se espera la autorización por parte de Camuzzi Gas Pampeana para comenzar con el tendido de la red de gas. Las casas se entregarán “con todos los servicios”, garantizó.

“Están muy avanzadas. Suponemos que vamos a estar entregando en diciembre”, adelantó. En ese sentido, defendió los plazos al indicar que la obra comenzó en febrero, y que si bien estaba prevista su terminación en siete meses, reconoció que “hay un exceso por cuestiones ajenas a la empresa (Juan Carlos García De Lillo), como problemas con la importación de insumos”.

“Creemos que una obra de esa magnitud el plazo es razonable”, enfatizó Mario Civalleri, quien ciertamente minimizó la demora y comparó que existen “otras cuestiones que hacen a la entrega que son más importantes”.

Las unidades habitacionales se encuentran “casi listas”. Sin embargo, al no contar con el gas no son aptas para su ocupación. La obra “está contratada”, dijo, y agregó que esperan acelerar los tiempos para llegar a diciembre.

“Los problemas se han ido superando y hoy las viviendas están todas levantadas; en algunas está pendiente la terminación exterior, que es rápida, e interior”, graficó el secretario.

 

Planificación de la entrega

 

En otro pasaje de la entrevista, Mario Civalleri se refirió a la planificación de la entrega de las unidades y reconoció que deberían concretarse “en simultáneo”, aunque no descartó que se pueda realizar alguna una entrega parcial fundamentada en casos particulares.

“Las viviendas se entregan semi terminadas. Hay algunas cuestiones de terminación que quedan a cargo de los adjudicatarios como por ejemplo la pintura interior”, explicó. Y agregó que “hay varias empresas que están trabajado para llegar cada una a terminar la parte que le toca. Nosotros estamos abocados a la tarea de coordinar para que todo salga bien y se termine todo en tiempo y forma”.

Sucede que el objetivo es lograr que las familias que resultaron beneficiadas ocupen rápidamente las casas “para que puedan probarlas en cuanto a sus instalaciones y que si hay algún inconveniente se da, pueda ser solucionado”. 

 

Una experiencia “muy positiva”

Las 52 viviendas representan la primera experiencia de desarrollo habitacional impulsada por el Ejecutivo. En este caso, el plan se concretó a partir de la obtención de un crédito de 9 millones de pesos ante el Banco de la Provincia de Buenos Aires.

Por su parte, los beneficiarios, asignados por sorteo público a fines de noviembre de 2012, abonaron en dos pagos un adelanto de 17 mil pesos para las viviendas de dos habitaciones, y de 22 mil para las de tres dormitorios. Las cuotas, en tanto, serán de 1.700 y 2.200 pesos respectivamente y comenzarán a cobrarse al momento de ocupar la casa.

A la hora de los balances, Mario Civalleri reconoció que la experiencia fue “muy positiva” y subrayó que se trató de un proceso de obra de construcción de 52 viviendas con un plazo de ejecución “muy rápido, con una calidad de terminación muy buena y a bajo costo”.

“Hay que pensar que la contratación global fue de 8 millones de pesos, el Municipio invirtió otro millón en infraestructura, estamos hablando de 200 mil pesos por vivienda con lo cual realmente es un precio sumamente competitivo sobre todo por la calidad y tipo de vivienda”, destacó el secretario para finalizar. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario