Proponen pasar del diagnóstico a la efectiva materialización de los derechos de las víctimas de trata

“Quienes asumen responsabilidades institucionales en el Estado deben dar un salto para superar esa etapa de diagnóstico e ingresar al terreno de la efectiva materialización de todos los derechos garantizados a las víctimas de este aberrante delito que es la trata”. Con estas palabras, la Mesa Contra la Trata de Tandil, donde el Ministerio Público Fiscal tiene activa participación, dio la bienvenida a las Jornadas Tandilenses 2016, de capacitación e intercambio para la detección, denuncia, acompañamiento, asistencia y protección a las personas damnificadas por el delito de trata.

A su vez, llamaron a “terminar con la fragmentación del Estado” a la hora de asistir a las víctimas, dado que “redunda en la inasistencia, la soledad y el aumento de la vulnerabilidad que las víctimas de explotación padecen una vez que interviene el Estado, en cualquiera de sus poderes, para rescatarlas de una situación de explotación”. Y allí está la premisa de las Jornadas: “Colocar a la persona damnificada por este delito por encima de las prácticas burocráticas habituales”.

De la apertura, participaron el intendente Miguel Angel Lunghi; el fiscal coordinador del Distrito Mar del Plata, Daniel Adler; el fiscal federal de Tandil y Azul, Pablo Larriera; la decana de la Facultad de Derecho de la Unicén, Laura Giosa, y el presidente de la Asociación de Abogados de Tandil, Gastón Argeri, en representación del titular del Colegio de Abogados de Azul, Sergio Gustavo Volante. Estuvieron presentes también el fiscal federal de Dolores, Juan Pablo Curi, y representantes del MPF de las jurisdicciones de Mar del Plata, Azul, Bahía Blanca y Dolores.

Al hacer uso de la palabra, Adler remarcó que “el enfoque ligado a las víctimas tiene que ser el epicentro de esta cuestión” y añadió: “Es una grave irresponsabilidad no ocuparnos seriamente de las víctimas, no solo porque si no nos ocupamos el delito va a seguir cometiéndose y va a seguir victimizando a las mismas personas. Recuerdo que cuando se realizaba un allanamiento en un prostíbulo, al poco tiempo volvíamos a encontrar a las mismas personas en otro prostíbulo y a veces en el mismo, que la Justicia no clausuraba. Avanzar en la clausura de los prostíbulos fue una larga pelea que el Ministerio Público Fiscal y algunos jueces con mucho compromiso tuvieron que dar”.

“¿Por qué pasa esto de no trabajar seriamente en la realización de las víctimas?”, interrogó el fiscal general.
“Existe por lo general una negación por parte de los autores de los delitos hacia las víctimas. Porque si niego la víctima, niego el delito. Si niego a la víctima de abuso sexual, niego que haya habido abuso sexual. Si niego a la víctima de trata con fines de explotación sexual, niego que soy un prostituyente. Lo mismo con la trata laboral que no se visibiliza lo suficiente, aunque sí los fiscales lo están haciendo”, remarcó.

Sistema de creencias patriarcales

Luego, en el panel de expositores, estuvo presente Malena Derdoy, titular de la Dirección de Orientación y Asistencia a la Víctima (Dovic) del MPF, quien realizó un repaso de lo actuado desde su creación, hace dos años.
Dijo que se trata de una dirección de apoyo a las fiscalías a través del acompañamiento a las víctimas, donde confluyen distintas disciplinas, entendiendo que “las miradas tienen que ser diversas y no solo jurídicas si queremos lograr una Justicia que dé una respuesta integral y reparadora”.

“Hay un MPF activo, que se está repensando sus formas de trabajo”, señaló y marcó como uno de los principales obstáculos que se presentan en el trabajo diario es la credibilidad de las víctimas. “Nosotros trabajamos todos los días rompiendo un sistema de creencias patriarcales: en la violencia de género, por ejemplo, nos resulta muy difícil pensar que una mujer pueda tolerar y vivir 30 años con un marido agresor; nos resulta muy difícil, con este sistema de creencias, pensar que una persona es violada por su propio esposo; es muy difícil pensar que un padre abusa de su hijo de 4 años; es muy difícil pensar que el cura abusó de los cinco chicos que tenía a cargo”.

“Ese sistema de creencias -sostuvo- es con el que nos enfrentamos todo el tiempo. Y ese sistema de creencias se consolida agrediendo a la víctima. Son muy sutiles, pero el relato y la credibilidad de su relato es lo que tiene que perdurar. Es sobre lo que los operadores judiciales tienen que trabajar”.

Cómo siguen las jornadas

Las jornadas tuvieron este viernes su segundo día de trabajo con directivos de escuelas para abordar la prevención. El jueves 1 de septiembre, de 8.30 a 12.30 en el Teatro Almafuerte, habrá una jornada con los equipos de salud mental, profesionales y operadores de los hospitales, para tratar el abordaje interdisciplinario a las víctimas de trata, la vulnerabilidad de las víctimas y la socialización de experiencias en el abordaje.

El 2 de septiembre, en tanto, entre las 8.30 y 12.30, se realizará en el Centro Cultural del Bicentenario la jornada destinada a los operadores territoriales de los centros de Atención Primaria; centros comunitarios; equipos del Servicio Local, Servicio Zonal y centros de Prevención de Adicciones, Comisaría de la Mujer y Equipo de Asistencia a la Víctima. La temática a abordar es la entrevista, el acompañamiento y la asistencia.

El rol de los abogados

Gastón Argeri, presidente de la Asociación de Abogados de Tandil, abordó la defensa de la víctima, planteó las dificultades que enfrentan los profesionales y la necesidad de tomar un rol activo en este sentido. “Hoy nos encontramos con que no hay abogados que defiendan a víctimas de trata en estos procesos”, sostuvo el letrado y se preguntó: “¿Por qué hay daños y perjuicios en accidentes de tránsito en el fuero provincial, donde el abogado directamente se constituye como particular damnificado? Porque es más fácil y todos conocemos. Pero ¿por qué no hay abogados que inicien daños y perjuicios por víctimas de trata, buscando el resarcimiento que la ley establece y los derechos humanos proclaman, y se constituyen como querellantes en los procesos?”. A ello, respondió, por un lado, con la falta de conocimiento. “De hecho, no muchos conocen que hay una fiscalía federal en Tandil, y eso también es una cuestión a trabajar”, apuntó.

“Necesitamos abogados que tengan más responsabilidad, sensibilidad y profesionalismo. No cualquiera puede abordar estos temas como profesional, porque tampoco sabemos adónde ir, ni con quiénes trabajar. Porque si un abogado tiene que recomendarle a alguien que haga una consulta a un psicólogo o un psiquiatra, un médico, no sabemos tampoco quién se dedica a estos temas”, reconoció. U

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario