Raly Barrionuevo cerrará el Festival de la Sierra

Raúl Eduardo Barrionuevo, más conocido como Raly Barrionuevo, nació en Frías, provincia de Santiago del Estero. Es cantante y compositor de música folclórica y uno de los representantes del denominado folclore joven.

-Cerrás la noche de gala del Festival; sin embargo, no es tu único compromiso ya que te hemos visto prácticamente todas las veladas de enero donde se realizan fiestas folclóricas.
-Los veranos vienen siendo así, es un momento muy especial del año que generalmente cierra en marzo. Es como cierre del verano para los que andamos tocando los festivales. En marzo, nosotros nos replanteamos el año como la mayoría de la gente lo hace en diciembre.
-Los que te seguimos sabemos que estuviste en Juárez tocando con Lisandro Aristimuño (Hermano Hormiga) y te fuiste con él a Uruguay y llenaron la sala dos días seguidos.
-Sí como Lisandro no toca en los festivales me propuso que hagamos un show en una sala de Uruguay donde solía tocar y ahora retomó con la banda y nos quedan varios conciertos hasta marzo.
-Y te tomás vacaciones.
-Sí, para mí las vacaciones son estar en la casa y grabar y esas cosas.
-En 1991 te invitó Jacinto Piedra a tocar con él, pero eras muy chico ¿cómo fue?
-Sí, es cierto, apenas llegué a Córdoba, Jacinto había comenzado su carrera solista y fui su fan. Tenía mucha curiosidad y ansiedad de conocerlo. Estaban los Manceros, Don Sixto Palavecino y yo descaradamente me arrimé, esas cosas de chico, y le pedí si me podía hacer un lugar para cantar y habló con la gente de la organización y me dejaron cantar dos canciones. Me encantó conocerlo, no he sido su amigo y murió a los 36 años, fue una pena grande.

Ya pasado los cuarenta años, Raly cuenta lo que en una oportunidad le dijo Liliana Herrero sobre la edad:

“Preparate que ahora viene la mejor parte”. Y la verdad que es cierto porque uno adquirió una experiencia valiosa y sigue siendo joven y es el momento en que se cruzan los caminos de la experiencia y juventud. Y la juventud para mí pasa por una cuestión de actitud, mantenerse vigente, crear, parir canciones nuevas. Es una de las enseñanzas que me han quedado de Jacinto, de León Gieco, que me marcaba muy fuerte y a quien considero como mi padre artístico.

-¿Trata de transmitir ese mensaje a las nuevas generaciones?
-Sí, transmitir las enseñanzas a los más chicos de que hay que hacer cosas nuevas, porque el mundo se innova y necesita de las buenas propuestas. Y hay que pasar por todo y a uno le tiene que ir mal, más o menos, bien… pero no hay que desalentarse, seguir creyendo y brindar una mirada nueva.
-¿Cuál es tu mirada respecto a Abel Pintos que dice que es un músico folclórico no conservador? Sos más tradicionalista, tus chacareras, gatos, tienen unas melodías bellísimas.
-En general cuando hago chacareras no las realizo con el presente de uno sino con la raíz. Antes de cantar bailaba y tocaba el bombo y esa es la fuente. No reniego de eso para nada, creo en la música de raíz folclórica. La otra es hacer otra cosa y en muchos artistas pasa, pero es un gusto personal. En el caso de Abel -que es un cantorazo- la música de hoy tiene que ver más con el pop porque tal vez no tiene una historia con la chacarera, no es tan el pilar de su vida. Está bien que busque propuestas por donde lo sienta.
Por otro lado no creo en ninguna renovación que no tenga como raíz lo tradicional. Y el ejemplo es Piazzolla, que fue un innovador pero teniendo en cuenta sus raíces, porque no se puede construir sin cimientos.
-¿Por dónde va a andar el show en Tandil?
-Será de una hora y media con mis canciones, bailarines de folclore. No haré canciones nuevas, pero eso será para otro año.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario