Raspanti, después de su mejor labor en Hawaii

-¿Cómo fue tu actuación?
-Fue la mejor que tuve desde que voy a Hawaii, con 9 horas 49 minutos para recorrer los 4 kilómetros de natación, 180 de ciclismo y los 42 de maratón.
Salió todo de acuerdo a lo planificado. Desde la última vez que había ido, en 2009, de alguna manera había estado preparándome para esto. Me tocó volver ahora y quedé muy conforme.
-¿Qué diferencia hay entre la competencia de Hawaii y la clasificación que obtuviste en Brasil?
-La diferencia principal es que en Hawaii hay mucho más viento y una temperatura más alta, de casi 40 grados contra 20-25 que puede haber en Brasil. Sobre todo se nota en la parte de ciclismo, por el viento, algo a lo que de todos modos estoy acostumbrado por entrenarme en Tandil.
Otra diferencia es que en Hawaii no se permite el traje de neopren, lo que hace más dura la parte de natación.
En maratón se nota la temperatura, aunque yo repetí el tiempo de Brasil, de 3 horas 18 minutos. Eso me demostró que mi rendimiento evolucionó.
-¿Cómo quedaste en las clasificaciones?
-Fui 59no. en la categoría de 35 a 39 años, y en la general quedé 248vo., entre los dos mil participantes. De Argentina fuimos veinte corredores y yo terminé segundo.
-Viendo el desarrollo de la carrera, fuiste de menor a mayor.
-Sí, porque salí del agua en la posición 811 de la general. Y terminé mejorando casi cien puestos con respecto a mi anterior participación. De alguna manera, esta carrera fue el punto culminante para mí, en varios aspectos.
-¿Siempre armás tus propios programas de entrenamiento?
-Sí, desde hace muchos años. Tengo la posibilidad de haber aprendido a manejar las cargas de entrenamiento, debido a la dedicación que le di a este deporte. No sólo para dárselas a otras personas sino para mí mismo. Sé hasta donde puedo exigir mi cuerpo para alcanzar el mejor rendimiento. Eso también lo vuelco a los atletas que entreno, porque más allá de saberlo por los libros, lo he probado en la práctica.

“Es como Wimbledon o como jugar en la NBA”
 
El esfuerzo que requiere el triatlón, hace que varios deportistas tandilenses tomen a Christian Raspanti como un espejo y un modelo a seguir. En palabras, el profesor de educación física explica todo lo que representa la cantidad de horas quitadas a otro tipo de actividades.
-¿Es difícil encontrar atletas que hagan distancias como las del Ironman?
-Sí, porque se necesita estar convencido, más allá del tiempo que se disponga para entrenarse. Es como meterse a correr maratón, es necesario tener el objetivo fijo.
-Siempre en Tandil se te vinculó con Hawaii. ¿Qué representa para vos?
-Es la culminación de todo el esfuerzo, en varios aspectos. Ya tengo 39 años y puedo tener poco tiempo más de desarrollo. Sentí que era el momento ideal para hacer esta carrera. De alguna manera se le va quitando tiempo a otras cosas, aunque uno lo haga por gusto y por pasión.
Mi primera participación allá fue en 1995, con 22 años. Eso me sirvió como motor de motivación para volver. Después fui en 1997, 2004, 2005, 2009 y ésta.
Para el que se dedica al triatlón, Hawaii es como Wimbledon para un tenista o como jugar en la NBA para un basquetbolista.
-¿Qué viene ahora, después de todo el esfuerzo y una participación como la que tuviste?
-La prioridad ahora es mi familia. Quiero bajar el ritmo que vengo teniendo y ver más a mi hijo. Me iba a entrenar a las 7 de la tarde y volvía a las 12 de la noche. Por el momento, el único objetivo pasa por disfrutar otro tipo de cosas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario