Recibió el alta la niña de 13 años que permanecía internada en el Hospital de Mar del Plata

Mientras avanza la investigación, la menor de 13 años que en la madrugada del domingo 4 de junio fue atropellada mientras caminaba por la Ruta 226, y a quien luego se le detectó un presunto abuso, recibió ayer el alta médica tras permanecer unos 20 días internada en el Hospital Materno Infantil “Victorio Tetamanti” de Mar del Plata.

En diálogo telefónico con el ciclo televisivo “Tandil despierta” (Eco TV), el director del centro asistencial marplatense, doctor Hugo Casarsa, informó que la niña derivada desde el Hospital de Niños “Dr. Debilio Blanco” se encuentra con “buena evolución” y repasó que ingresó con un “cuadro grave, postraumático”, por lo que se evaluaba su alta médica.

Frente a ese avance indicó que mantuvo una conversación con la directora médica del centro asistencial pediátrico local, Marta Brea, para que la joven paciente pueda continuar su tratamiento en Tandil.

“Esto está hablado con los familiares para que así suceda y Brea en Tandil está ocupándose que tenga todas las especialidades necesarias para que concurra y complete su tratamiento y resuelva la problemática de salud que tiene. Que es por un lado el traumatismo y la parte de salud mental”, resumió el profesional.
Luego insistió en que las especialidades que completarán su tratamiento son “la parte clínica, neurológica y salud mental”.

Si bien aclaró que “no estoy autorizado por el papá de la niña a hablar de la salud, sí de su estado”, Casarsa expuso que “está en una evolución favorable de acuerdo a la gravedad de su cuadro”.

“No puedo dar detalles médicos sin autorización de sus padres. Quedan algunas secuelas postraumáticas que irán resolviéndose con el correr del tiempo”, indicó.

El acompañamiento familiar

Por otro lado el director del Hospital Materno Infantil agregó que “la menor está colaborando, habla con el personal de enfermería y médico y con sus familiares está teniendo una relación casi normal en cuanto al diálogo, la conexión”.

Respecto del acompañamiento familiar y de las distintas instituciones que se hicieron eco de la problemática sostuvo que “concurrieron con un poco de urgencia pero bien”, y consideró que “los familiares de a poco entendieron todo lo que les estaba pasando y acomodaron su rumbo por lo menos en la relación con el hospital y los médicos. Acá las puertas estuvieron abiertas para poder discurrir en sus dudas, no tuvieron ningún inconveniente”.

Oficios judiciales

En función de la causa iniciada a raíz del hecho Casarsa señaló que el centro asistencial recibió “oficios judiciales que se han completado de acuerdo al protocolo que hay en el Hospital y para los pacientes judicializados”.

Y ratificó que la Justicia envió “profesionales de la salud a observar la evolución de la paciente” y si bien explicó que “no tenemos novedades de interrogatorios que se hayan realizado” resaltó que “autorizamos el ingreso de los profesionales que envía para ver la evolución, la historia clínica”.
Para finalizar rechazó las afirmaciones del abogado de la familia, quien había hecho alusión a las expresiones que habría realizado la niña al despertar.

“Eso puedo decir que no es así. Ese día concurrí al servicio porque nos enteramos de eso para hablar con los profesionales que la habían asistido y en ningún momento fue esa la expresión de los que estaban a cargo del cuidado de la menor”, aseguró Casarsa.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario