Remo Bianchedi y Gustavo Madueño donaron obras a la Colección de Arte Contemporáneo

En estas últimas semanas, el Mumbat ha recibido dos destacadas donaciones que siguen acrecentando su importante Colección de Arte Contemporáneo.
A las 40 obras iniciales de la colección, en estos últimos 6 años se le sumaron 40, que incluyen firmas de grandes personalidades de la contemporaneidad del arte argentino.
Así, recientemente expuesto en sala, Víctor Gustavo Madueño, artista, docente, crítico de arte y jurado de prestigiosos salones, ha contribuido a dicho acervo con la obra ?Conventillo?.
Comentó últimamente la directora del Mumbat, Indiana Gnocchini, sobre su obra: ?Las ciudades siempre han sido el escenario de las transformaciones, en los años 50 y 60 crecieron al amparo de las políticas estatales de industrialización. A mediados de  los años 60, de la mano de la globalización y de la caída de los estados-nación, se acentuó la fragmentación. Sin embargo, en los últimos tiempos se han convertido en la sede de nuevas formas colectivas de acción y discusión de los problemas públicos. Esas mismas ciudades son las que le dieron cobijo e inspiración a la obra de Víctor Gustavo Madueño. Sus secuencias exploran un sendero ambiguo y sorprendente, que no sólo transita su ciudad porteña, sino otros espacios. En la trama urbana, una textura cromática atrapa el tiempo, no ya en el instante congelado, sino en una serie sin principio ni fin. Es la ciudad poblada de signos, atravesada por caseríos, surcada por nuestras propias sombras y presencias?ausencias de sus habitantes estilizados, apenas insinuados, que la pueblan.
Así, estas secuencias pretenden aportar una mirada diferente al lenguaje, y ser a la vez representaciones de nuestro tiempo.
Sus propuestas han transitado por otras tantas temáticas, sin embargo esta experiencia racional hace que nos involucremos en sus espacios, donde la  descomposición de la luz propone fragmentos de enigmático acento visual.
Sus casi 20 años de dedicación exclusiva con la pintura, se nos revelan en esta serie ?Mosaico constructivo?, (?) hoy nos cautiva con el honesto rigor de sus obras, donde sus pinturas nos inducen a la construcción de mundos metafísicos que reflejan acabadamente su universo simbólico??

Concepto latinoamericano

Por otra parte, el destacado artista Remo Bianchedi, referente del conceptualismo latinoamericano, que en su obra deja aflorar filones de medios expresivos diversos: Abstracción y figuración, dibujo y pintura, espacio perspectiva y reducción a la bidimensión de la tela, incluye rasgos provenientes del expresionismo y el conceptualismo, confirmó su donación de una obra ?Con Max Max?, de 1 por 1,70 metros de técnica mixta.
Este artista nació en Buenos Aires en 1950. Autodidacta, se radicó en San Salvador de Jujuy en 1969. En 1976 obtuvo la beca ?Albrecht Durer? y vivió en Alemania Federal hasta 1981, cuando se trasladó a Madrid, trabajando como litógrafo en la galería Grupo 15. En 1982 se radicó nuevamente en Buenos Aires.
Esta magnifica obra, recientemente donada, se encuentra en sala en el marco de la muestra patrimonial ?Blanco y negro? para ser apreciada hasta fines de noviembre.

En sala

Además se pueden valorar dos salas de la Colección de Arte Contemporáneo, que incluyen donaciones de los últimos años (esculturas, fotografía digital, pinturas, cerámicas), que constituyen un orgullo para el Mumbat.
Comenta al respecto Indiana Gnocchini: ?Cuando los nuevos contextos culturales cambiaron y las fronteras se vieron desdibujadas con la globalización, la mirada identitaria se asumió pluricultural, pero con una variante significativa, la autonomía en relación a lo extranjero, el debate se replegó hacia lo autorreferencial, lo distintivo y particular en el campo del arte.
Si bien los lenguajes plásticos tienden a homologarse y volverse universales, el espíritu de esta Colección de Arte Contemporáneo, en formación, continúa respetando su interés inicial, investigando a los artistas argentinos que están presentes con su identidad local y nacional, que no siempre tienen la misma visibilidad por distintas razones, así como los emergentes independientes de su edad. Todos estos talentos son recortes dispersos de una integridad no del todo formada, en la que los estudios de conjunto aún no han otorgado la necesaria unión conceptual; sin embargo esta selección que crece en relación a su conjunto naciente, encuentra en el Mumbat una sede que da permanencia a una comunidad cultural y estética que asume sus vínculos y reivindica su origen semejante.
En estos últimos 6 años el Museo ha recibido donaciones permanentes, y sin pausa, de reconocidos artistas, gestionadas todas ellas por la dirección, que han pasado por diferentes improntas: desde la estética cercana al muralismo mexicano de Ricardo Carpani, hasta la propuesta que va más allá del arte concreto de Enio Iommi, que en las nuevas generaciones de seguidores encuentra una búsqueda constante por la síntesis lineal y el fin de la masa palpable, como ocurre con la obra de Taty Rybak y Ana Amor. Abstracción y figuración, dibujo y pintura se conjugan en los rasgos provenientes del expresionismo y del conceptualismo latinoamericano de Remo Bianchedi. Figuras como Víctor Chab revelan una palpable aproximación  a la estructura poética del surrealismo, también abrazada por Juan Carlos Liberti y Néstor Villar Errecart, con una impresión cósmica y metafísica, que puede bien encontrarse en la idea de Ana Tarsia.
Nuevas formas de figuración oscilan entre las cerámicas de Carlota Petrolini, las pinturas de Roberto del Villano o el grabado lúdico-plástico de María Inés Tapia Vera. Los caminos de la abstracción se potencian en las obras de López Osornio, Jorge Rossano o Marco Otero.
Informan por su parte de una vasta geografía americanista  los paisajes de Eugenia Cincioni y Carlos Gómez Centurión, quien incorpora el paisaje, el suelo, las particularidades locales en el convencimiento que sustentan los hechos que organizan la cultura en mundos mágicos.
Estas 40 últimas donaciones, que responden a las últimas décadas, no están ligadas a ataduras, el mundo individual, los sentimientos, las estéticas, las influencias son la verdadera fortaleza y su única misión es rememorar la creación artística y su aporte a la lectura plástica, asegurando la presencia y consolidando la existencia del arte argentino, como dice Homi Bhabha: ?Comprometerse con la cultura como una producción desigual e incompleta de sentido y de valor, a menudo compuesta de demandas, producida en el acto de supervivencia social?.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario