Renunciaron tres psiquiatras en Salud Mental y en febrero el área podría quedar sin servicio

El planteo fue comunicado a través de una solicitada, en la cual además se hizo hincapié en que las doctoras Claudia Vicente, Florencia Uva y Cecilia Pereyra “no fueron escuchadas” por las autoridades de la repartición que dirige Luciano Grasso y llevaron la discusión a la pérdida que representa la dimisión de tres profesionales.
 
La situación
 
En diálogo con El Eco de Tandil, Garaguso, quien el año pasado se desempeñó como director del área de Salud Mental, amplió los conceptos vertidos en el comunicado y contextualizó que uno de los propósitos que persiguen apunta a “defender el rol del psiquiatra en todas las instituciones”.
En ese marco dijo que en el último tiempo “comenzamos a recibir noticias a través de las asociadas de ciertas dificultades dentro del servicio”, y citó nuevamente la normativa que establece un trabajo interdisciplinario, aunque marcó una objeción.
Si bien se mostró a favor de la propuesta dijo que “creemos que el psiquiatra como médico tiene que defender su lugar y el acto de medicar, internar o dar el alta es un acto médico y esto a veces está un poco desdibujado”.
“Y algo de esto ocurría en el servicio”, observó Garaguso, que ejemplificó que “las doctoras estaban presionadas a tener que firmar determinadas cosas que hacía un psicólogo y ellas se empezaban a oponer” desde el punto de vista “legal”.
Entre otros puntos, el profesional marcó que durante su gestión al frente de la Dirección se designó una jefa de servicio de psiquiatría y salud mental y que después se sumó una jefatura de psicología, lo cual generó otro “inconveniente” ya que por un lado se plantea “la integridad y la interdisciplina” y por otro “hacemos dos jefaturas”.
Luego señaló que pese a que insistió en la incorporación de psiquiatras, puesto que resulta difícil sumar profesionales que sientan vocación por lo hospitalario, la tendencia en el área apuntó hacia sumar psicólogos.
Bajo esta premisa, Garaguso defendió: “Cuando uno logra sumar psiquiatras al servicio, hay que defenderlos y cuidarlos, porque se van”.
El titular de la entidad sostuvo que subyacen “cuestiones internas” y dijo desde su perspectiva que “no cuidaron a los profesionales psiquiatras”, por lo que pidió que “se tome conciencia”.
 
La solicitada
 
Bajo el título “No hay salud mental sin psiquiatría” la entidad que preside Jorge Garaguso expresó su solidaridad con las profesionales y también “preocupación” ante el  hecho “gravísimo” de que una comunidad con un servicio de Salud Mental “quede sin psiquiatras”.
Luego marcó que “ya sea por la organización del servicio o por la actitud de la actual conducción, los profesionales se sintieron no respetados y presionados, no pudiendo realizar libre ejercicio de la práctica pertinente donde defendían el lugar del psiquiatra dentro de la interdisciplina con ética y responsabilidad.
“El trabajo interdisciplinario únicamente puede arribar a objetivos concretos con equipos compuestos por profesionales altamente calificados, comprometidos a llevar un trabajo a largo plazo que posibilite crear un concepto o idioma común”, marcó.
Y en esa línea, la Asociación de Psiquiatras hizo especial hincapié en la nueva Ley de Salud Mental, que crea un equipo interdisciplinario que “elimina peligrosamente los especificidades de cada profesión, con sus respectivos derechos y obligaciones, transformándose en un organismo potencialmente negligente y peligroso para el paciente y terceros”.
 
“No las escucharon”
 
En el comunicado, que también es avalado por la firma de Mauricio Massacanne y Cristina Garófalo, vicepresidente y secretaria respectivamente, la institución lamentó que “las autoridades de salud y/o la Dirección del Hospital no pudieran o no supieran cuidar el lugar de estos psiquiatras. No las escucharon”.
En consecuencia, advirtió que en el país y en la provincia “es un problema conseguir profesionales que tengan una vocación de servicio hospitalaria y aquí cuando se había logrado, no se lo pudo sostener”.
“Los psiquiatras tomamos la interdisciplina como una perspectiva superadora, donde cada quien debería desde su identificación con el rol profesional prestarse al encuentro con los otros sin perder su propia identidad e iniciar su camino de verdadero diálogo e intercambio para el bien del paciente y su comunidad”, finalizó.
 
Soluciones
 
Frente a la situación generada por la renuncia de las tres trabajadoras del área, Garaguso mantuvo previamente una audiencia con el intendente Miguel Lunghi para llevarle su preocupación sobre los hechos.
En conocimiento sobre el tema, el jefe comunal se comprometió a derivar a las autoridades pertinentes el planteo realizado para buscar una solución.
Con lo expuesto, que llevó a la presentación de una solicitada, la Asociación de Psiquiatras cumplió en informar sobre lo que sucede en Salud Mental. Ahora esperan que las autoridades se puedan sentar a negociar y evaluar el escenario para revertir la decisión y evitar la salida de tres profesionales del servicio. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario