Reubicaron a los alumnos de la escuela de Vela

Cabe resaltar que a fines de agosto los chicos se quedaron sin clase debido a que explotó un calefactor en presencia de un docente, quien inmediatamente llamó a Camuzzi Gas Pampeana. La empresa retiró el medidor y clausuró el lugar. Posteriormente, un proveedor hizo prueba de hermeticidad para saber dónde se encontraba la pérdida de gas y encontró una bastante importante, así como también manifestó que hay que hacer un trabajo de cambio de cañerías lo que demorará alrededor de un mes.

Frente al panorama se organizó una reunión con todas las autoridades en la cual se firmó un acuerdo donde los chicos recibirían material didáctico y a las maestras se les asignaría un lugar determinado para corregir el trabajo de los chicos que iban a realizarlo desde sus casas entre el 2 de septiembre y el 2 de octubre. Sin embargo, al día siguiente se llevó a cabo otra reunión donde les informaron a los padres que ya habían asignado nuevos lugares para que los chicos concurran a clase. En un principio, primer grado iba a estar en la guardería; segundo en la escuela de arte; tercero y cuarto en el lugar de guías; quinto y sexto grado en la secundaria.

 

Pedido de traslado

 

Empero, un grupo de madres de tercero y cuarto grado del turno mañana pidió que trasladen a sus hijos a otro espacio ya que el lugar donde los habían destinado era muy precario. Además, las madres aludieron a que en ese espacio no tenían buena instalación eléctrica, por lo que los chicos estaban sin calefacción durante los días que se registraron bajas temperaturas. Otro de los cuestionamientos fue que el lugar contaba con un baño precario que tenían que compartirlo, así como también hay un pozo ciego con muchas botellas; por lo que pensaron que no era un lugar acorde para que los chicos estén de lunes a viernes de 8 a 12.

Frente a esta realidad, les cedieron el salón de los bomberos para que los chicos tuvieran clase allí, por lo que los padres se presentaron en la delegación de Vela y el delegado tuvo toda la buena voluntad de ayudar a trasladar los mobiliarios.

Finalmente, los bomberos dijeron que no se podía porque durante esas semanas tenían el salón ocupado para cumpleaños y las personas que lo alquilan cuentan con el salón desde el miércoles para decorarlo pero con los chicos ahí adentro mañana y tarde, sería imposible.

“Nosotras no quisimos ofender a nadie y estamos muy agradecidas con todos los lugares que se ofrecieron para los chicos; tanto desde los guías como los bomberos, quienes tuvieron toda la buena voluntad, y nos dijeron que si no conseguíamos otro lugar, de alguna manera iban a arreglarse para que los chicos estuvieran ahí. Nosotras lo único que queremos es el bienestar de los chicos”, concluyó el grupo de madres.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario