River probó los titulares con Ferro

Por eso , Ramón Díaz, puso en campo de juego a Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Eder Alvarez Balanta, Leonel Vangioni; Carlos Carbonero, Cristian Ledesma, Leonardo Ponzio, Manuel Lanzini; Fernando Cavenaghi y Teófilo Gutierrez.  Por el lado de Ferrocarril Sud, que estará comenzando su participación en el Torneo del Interior el 2 de febrero, puso en campo de juego en los primeros 40 minutos a Federico Irureta; Matías Méndez, Gustavo Arozarena, Facundo Franco, Damián Filomeni; Mariano Larragneguy, Lucas Olagaray. Gonzalo Herrea; Esteban Bonarrigo; Martín Pradal y Julio Prezioso. Los dirigidos por Lucas Rodriguez sufrieron la lógica e inevitable superioridad de River, aunque tuvieron oportunidades para mostrar algunas cosas. La seguridad defensiva (con cuatro hombres fijos en el fondo que evitaban penetraciones entre los centrales), el juego aéreo (en cada tiro libre a favor tuvo la oportunidad de ganar arriba) y algunos destellos de Prezioso, quien, cuando se lo proponía, dejaba hombres en el camino desequilibrando por las puntas dando aire a los mediocampistas y generando espacios para la contra. Pero también volvieron a aparecer los déficit que sufrió en la parte final de la Unión Regional Deportiva: la generación de fútbol. Al tener a los dos jugadores más experimentados y de mejor manejo en el fondo (Arozarena como último hombre y Méndez como lateral por derecha) no había un jugador que abasteciera a los delanteros como así también “enfriar” el partido teniéndola entre sus pies. Además, el sistema táctico que Lucas Rodríguez intentó plasmar ayer con un 4-3-1-2, hizo que Mariano Larragneguy pierda su potencial de sorpresa por el lado derecho al tener que “colaborar” permanentemente con la recuperación cual doble cinco. Si bien River Plate jamás se podría tomar como medida, sí se evidencia la falta de un jugador que ponga la pelota en el piso y piense antes de hacer un pase. Luego en la segunda etapa hubo tiempo para probar, y que se dieran el gusto de enfrentar a un equipo de primera división, al resto del plantel que componen la plantilla de Ferro para el torneo que se avecina. Ingresaron Daniel Candia, Luciano Sequeira, Nicolás Auce, Franco Salinas, Emiliano Aranda, Juan Sanchéz, Emanuel Villegas, Guillermo Ruíz, Oscar Ramirez, Carlos Gaudenzi, Lucas Del Carlo y Franco Thomas. Este último se llevará por siempre el recuerdo que en los 10 minutos que participó en el arco de Ferro le atajó un penal al “Rayo” Menseguez.

Quedará para el análisis de los directivos la contratación o no de jugadores como Esteban Bonarrigo (quien le dijo a este Diario que es muy difícil que se quede) para poder sobrepasar lo mejor posible el duro Torneo del Interior más el nuevo torneo doméstico, el cual, al tener la divisional B desde el 2015, será mucho más competitivo.

 

River mostró su potencial basado en Cavenaghi

El equipo que dirige Ramón Díaz pudo desarrollar el juego que pretendió hacer. Con 4 jugadores en el fondo que por momento se hacían tres ante las reiteradas subidas de Vangioni, un doble cinco que recupera permanentemente y juega limpia la pelota, un volante suelto como Lanzini, a quien se aprecia podría llegar a tener un gran año por su potencial físico y futbolístico sumado a Fernando Cavenaghi arriba. El nuevo capitán millonario no sólo genera siempre situaciones claras de gol al moverse con y sin la pelota, sino también que hace jugar a los demás desde sus pies y desde su condición de líder. El equipo con él en campo de juego juega más y mejor. Cavenaghi, con su rol indiscutido de referente, se pone, en ese sentido, el equipo al hombro. Cada indicación que da, como así también la permanente muestra de confianza que le brinda a cada compañero, hace que el equipo no se preocupe de otra cosa más que de jugar al fútbol. Y ayer así se lo notó. Un juego distendido, con variantes tácticas, movimientos permanentes, juego en equipo y hasta tiempo para goles. Fueron 4 los que marcó el millonario. Primero Cavenaghi, tras una habilitación exquisita de Carbonero a través de su pie derecho, de cabeza al palo derecho de Irureta. El segundo una habilitación del capitán “empalando” la pelota por sobre los defensores de Ferro para Vangioni quien definió ante la salida del arquero. El tercero fue el más gritado y aplaudido por los casi 2 mil hinchas que llegaron a Villa Italia: el de Rodrigo Mora. El uruguayo entró en la segunda etapa generando varias situaciones claras de gol. Y una de ellas fue adentro, de cabeza,  tras un centro de Vangioni. La misma jugada, pero con el protagonista final cambiado, tuvo el cuarto y último gol. Fue Menseguez quien se desquitó del penal no convertido para decretar el 4-0 final.  Pablo Latú y Víctor González se encargaron de darle el marco de seriedad a un partido en el que River y Ferro, en sus distintas medidas, aprovecharon para mover sus jugadores con la pelota, en medio de una dura pretemporada física. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario