Robaron en una vivienda en ausencia de sus moradores

Una familia constituida por una trabajadora y tres hijas adolescentes fue víctima de un robo el martes en momentos en que se encontraban en la ciudad de Rauch.
El hecho fue confirmado durante el magazine La Ciudad por la damnificada, Silvia Alcetegaray, quien indicó que los delincuentes ingresaron tras forzar una puerta trasera de la vivienda, ubicada en Labardén 305.
La víctima indicó que “viajé el 24 a Rauch a pasar la Nochebuena con mi familia y cuando regresé, el 25 a la tarde, me encontré con la puerta de atrás casi arrancada”.
La mujer incluyó entre los elementos sustraídos una computadora, un reproductor de DVD y una playstation. “Revolvieron y destrozaron todo; sacaron cosas de la heladera y comieron”, indicó la mujer.
La víctima, una trabajadora, señaló que había dejado su moto encadenada, y que no se la pudieron llevar, pese a lo cual “me sacaron al asiento”.
Silvia Alcetegaray consideró como “algo terrible” al panorama hallado al llegar a su casa.
Los ladrones “rompieron la puerta de atrás de la casa mediante una patada”.
La mujer ya había sufrido otro robo, por lo que había reforzado las medidas de seguridad.
“Vivo sola con tres hijas adolescentes, trabajo 12 horas diarias y no le pido nada a nadie. Esto me supera”, dijo con bronca e indignación.
Durante el diálogo planteó tener “una idea de quienes pudieron haber sido. Es gente que no trabaja y ya sabemos todo cómo viene esto, pero no tiene sentido informarlo a la policía, ya que después es peor para uno, como que se ensañan más”.

Sin paz
 
En cuanto a la situación del barrio, Alcetegaray dijo que “en el barrio ha habido muchos robos en otros momentos y no es la primera vez que me pasa”, tras lo cual indicó que “hace como tres o cuatro meses entraron por la puerta de un comedor. La arreglé y ahora me patearon la puerta de atrás de la cocina”.
La víctima exclamó: “no tengo paz, no sé qué voy a hacer con esta situación. Me duele porque estoy sola con mis hijas, trabajo 12 horas y no le pido nada a nadie”.
Explicó que “entro a las 6 de la mañana a trabajar en una empresa de limpieza. Paró al mediodía y sigo de 14 a 21. No le pido nada a nadie y trato de tener bien la casa, con esfuerzo y sacrificio. Pero ellos (los ladrones), entran por una puerta y salen por la otra y eso me molesta”.
La damnificada dijo que realizó la denuncia, ya que “trabajando y todo tengo seguro, pero no es el caso”.
Finalmente se mostró prudente en cuanto a las identidades de los sospechosos, ya que “si diera nombres tendría que tener muchas pruebas”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario