San Lorenzo: un oficial de la Policía mató a su hijo de dos años y se suicidó

El cruento episodio fue descubierto ayer a la madrugada por la Policía local, en el interior de un departamento situado en la calle Gurel al 800, del barrio Bouchard.
En ese lugar fueron encontrados los cuerpos del oficial inspector Matías Micecchi, de 25 años, y su hijito de dos años, ambos muertos de un disparo en la cabeza. La Policía había llegado al lugar tras un llamado hecho por el padre del oficial, que a su vez había sido alertado por la madre del pequeño, una joven de 20 años.
La muchacha había llegado al departamento en el que residía el policía desde que la pareja se había separado, con el niño que era hijo de ambos, tras recibir una señal alarmante. Micecchi no había contestado un mensaje en el que la joven le señalaba: “Se puede arreglar”, luego de una violenta discusión que habían protagonizado en la tarde del sábado último, originada porque ella no quería acceder a recomponer la relación, tal cual procuraba el policía.
Cuando la joven ingresó al departamento del oficial, situado en los fondos de la casa de su abuelo, no obtuvo respuesta al llamado de la puerta, pero pudo ver que en el interior de la vivienda había luz, por lo que pidió ayuda a su ex suegro.
El hombre aseguró que no sabía lo que había pasado, pero de inmediato llamó a la Unidad Regional local, donde se desempeñaba su hijo. Al ingresar al departamento, los efectivos encontraron el cuerpo de Micecchi en el piso, con un balazo en la cabeza y a su pequeño hijo muerto de la misma forma, acostado en una cuna.
Para los investigadores del caso, el chico fue asesinado mientras dormía con la pistola calibre 9 milímetros reglamentaria, la misma que utilizó el policía para quitarse la vida.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario