Santamarina paseó su fútbol por Entre Ríos

El aurinegro, que ofreció una brillante producción en suelo entrerriano, encontró una prematura diferencia al minuto y medio, cuando Arnaldo González, tras recibir de Monay, escapó entre varios rivales y definió con maestría junto a un palo.
Gimnasia se vio ante la obligación de asumir la iniciativa y en esa búsqueda evidenció sus limitaciones.
Santamarina lo esperó, con una defensa muy firme y la colaboración de los volantes neutralizó cada uno de sus intentos.
En toda la etapa inicial, apenas la visita atravesó zozobra cuando Besel, en inmejorable posición, definió muy mal, y en un derechazo que despachó Ferreyra (luego de que Umpierrez le baje el balón) y fue repelido sin mayores inconvenientes por Bertoya.
Su incapacidad para generar volumen de juego hizo que el local intente algo distinto cambiando de banda a sus carrileros. Así, Ferreyra se fue a la izquierda del mediocampo y Umpiérrez se trasladó a la derecha. La alteración táctica no tuvo demasiada injerencia en el desarrollo, dado que Santamarina continuó ostentando su firmeza.
Incluso, el elenco de Coleoni estuvo cerca de volver a golpear cuando Tellas cabeceó mordido a manos de Orcellet tras el centro de Michel.
Apenas iniciado el complemento, los tandilenses estuvieron a punto de ampliar el margen de su diferencia, con tres situaciones de gol netas en poco más de diez minutos.
Cuando apenas se consumía el primer minuto, Orcellet respondió ante el disparo cruzado de Michel, luego de una mala entrega en la salida local que cayó en los pies de Strada.
Además, Suárez llegó de manera providencial al cruce antes de que Michel defina; y a posteriori el remate de Tellas fue devuelto por uno de los verticales.
Buscando un golpe de timón, Luis Benítez puso en cancha al atacante Iorlano en lugar del lateral Suárez, de floja faena, pasando su equipo a defender con tres hombres.
Las acciones de riesgo sobre la valla local continuaron sucediéndose y por decantación llegó la segunda conquista, a esa altura largamente merecida. Orcellet tapó primero ante Strada y éste posteriormente, a los 32’,  armó una notable jugada, combinando con sus compañeros para que finalmente Bucci asista a Prudencio, quien desde el área chica estableció el 2-0.
Terminó siendo un triunfo sin sobresaltos para el representativo de esta ciudad, que esperó con total tranquilidad el desenlace ante un adversario impotente, que plagó su formación de delanteros pero no encontró cómo dañar a un Santamarina absolutamente superior.


Monay, lesionado
 
Miguel Monay hacía ayer su reaparición en el mediocampo de Santamarina luego de cumplir tres fechas de suspensión tras ver la tarjeta roja ante Alvarado en Mar del Plata. Se perdió los encuentros ante Juventud Unida Universitario de San Luis, Rivadavia de Lincoln y Racing de Olavarría.
Su regreso en Concepción del Uruguay no fue el mejor, dado que a los 31’ debió abandonar el campo de juego dolorido en su rodilla izquierda. Previamente, recibió atención médica y cuando regresó al partido constató que no podría continuar.
 
GIMNASIA 0

(7) Catriel Orcellet
(4) Maximiliano Suárez
(5) Silvio Giovenale
(4) Juan Carlos Tissera
(4) Diego Delmastro
(5) Juan M. Ferreyra
(5) Alberto Martínez Jara
(5) Jhony Aquino
(4) Sergio Umpierrez
(6) Matías Padilla
(5) Conrado Besel
Luis Benítez
 
SANTAMARINA 2
 
Daniel Bertoya (7)
Matías Gogna (6)
Martín Aguirre (7)
Emiliano Capella (7)
Walter Ledesma (7)
Román Strada (8)
Mauricio Scaglia (7)
Miguel Monay (6)
Arnaldo González (7)
Martín Michel (8)
Gabriel Tellas (6)
Gustavo Coleoni
 
Cancha: Gimnasia. Arbitro: Marcos Bocci, de Pergamino (bien). Goles: PT: 1’ González (S). ST: 32’ Prudencio (S). Cambios: En Gimnasia y Esgrima: Leonardo Iorlano (6) por Maximiliano Suárez, Jonathan Noguera por Martínez Jara y Francisco Castro por Aquino. En Ramón Santamarina: Germán Palacio (7) por Monay, Angel Prudencio (7) por Tellas y Diego Bucci por González.
 
La figura
 
Román Strada
 
Tremendo despliegue del carrilero derecho del aurinegro. Muy participativo en los ataques, sobresaliendo en la acción que derivó en la conquista de Prudencio.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario