Santamarina se acordó de cómo ganar

Santamarina retomó la senda del triunfo luego de cinco fechas, superando ayer a Villa Mitre de Bahía Blanca por 3-1 en el estadio San Martín y por la duodécima jornada de la zona 1 del torneo Argentino A de fútbol.
Una noche por momentos adversa para el dueño de casa comenzó a simplificarse con las expulsiones de Vera y Apud, acaecidas en el complemento y con apenas un minuto de separación.
Hasta ese momento, los bahienses se imponían por la mínima diferencia, aprovechando al máximo un error defensivo aurinegro.
La acción de la apertura se produjo apenas pasada la media hora de la etapa inicial. Ante el tiro de esquina enviado por Carrillo, Bertoya salió en vano y quedó a mitad de camino, lo que fue aprovechado por Leguizamón Arce, quien apareció libre de marcas para clavar, de cabeza, el 1-0.
Hasta ese momento, el desarrollo presentó cierta paridad, siendo el local el más profundo a la hora de transitar el área rival.
Como en el cabezazo apenas alto de García a la salida de un tiro de esquina y la triple chance en la que Elizondo no tuvo ángulo para definir, Ischia encontró un rival que bloqueó su zurdazo y Harguindeguy disparó un fortísimo derechazo que se escapó alto por muy poco.
El gol de Leguizamón Arce llegó segundos después de que Bertoya ensayara una notable atajada ante Carrillo, siendo esas las únicas dos llegadas de consideración de los bahienses en los primeros 45?.
Hasta el descanso, la búsqueda aurinegra no encontró mayor claridad. Schumacher y Cardoso se fueron asentando en la zona media, Apud supo contrarrestar las escaladas de un tibio Farías y por el otro costado Ischia, una vez más se vio sumido en la intrascendencia. Y González jugó el mejor de sus últimos partidos, pero sin mayor gravitación en los metros finales.
El score no volvería a alterarse en la primera mitad del complemento, pero en ese lapso comenzaría a establecerse la tendencia.
Santamarina tuvo un arranque impetuoso y en un cuarto de hora generó mucho más que en toda la etapa inicial.
Abalos ingresó para trabajar como enlace, y González se fue a la banda derecha del mediocampo, ocupando el puesto dejado por el reemplazado Farías.
El primero de ellos, aunque luego se terminaría desdibujando, dejó su sello en ese primer tramo del segundo tiempo, aportando movilidad y sendos derechazos que hicieron tambalear a Cabral, de buena respuesta en ambos.
Además, Elizondo quedó de cara al golero pero su remate de cara interna fue devuelto por el vertical izquierdo.
Villa Mitre se veía asediado y su panorama comenzó a oscurecerse con las expulsiones de Vera y Apud, acciones determinantes en el desenlace.
En tamaña superioridad numérica, el elenco de Botella no demoró demasiado en hacerse de la igualdad. La consiguió Cuello, tocando bajo sobre el palo izquierdo, como corolario de una pared entablada con Ischia.
A sabiendas de que, por su actualidad y las características del partido, la igualdad tendría sabor a derrota, Santamarina se abalanzó por más, asumiendo riesgos que casi le permiten a los bahienses irse otra vez arriba en el score, de no ser por la acertada intervención de Bertoya en sendos intentos de Agudiak.
Cuando el tiempo se consumía y parecía que la visita aguantaría, Cuello terminó de erigirse en el héroe de la jornada, volviendo a sacudir la red que da a calle Pueyrredón en 42?, esta vez con un soberbio cabezazo tras un tiro de esquina de Calabrese.
Allí se instaló por primera vez el apuro de Villa Mitre, que colocó todo su personal en campo antagónico, postura que terminaría costándole un nuevo sacudón.
Esta vez, de parte de Barrios Suárez, que con el arco vacío y aprovechando la cesión de Harguindeguy estableció desde fuera del área el 3-1 definitivo.
Así, Santamarina se sacó de encima la pesada mochila de cinco encuentros sin conocer el triunfo, encontrando uno que lo devuelve a la zona de clasificación y alimenta sus expectativas de cara a sus dos próximas presentaciones fuera de la ciudad.

 

La figura
Julio Cuello
Fue determinante anotando los dos goles que sirvieron para dar vuelta el marcador. Mostró máxima efectividad, primero definiendo por bajo y a posteriori ganando en el juego aéreo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario