Santamarina se desinfló y estuvo lejos de lo esperado

Santamarina no tuvo el debut esperado. Rivadavia de Lincoln, con algunos argumentos futbolísticos y varias actitudes ajenas a lo reglamentario, lo superó por 2-0 para conseguir los primeros puntos de la temporada 2009/2010 del torneo Argentino A.
El equipo dirigido por Duilio Botella se encontró abajo en el marcador durante la primera etapa, quedó 0-2 en un contraataque y buscó sin claridad en el resto del partido, resignándose a una inesperada derrota.
Los tandilenses entregaron menos de lo esperado, aunque el crédito sigue abierto al tratarse del primer partido de una extensa y exigente temporada en la tercera categoría del fútbol nacional.
De entrada, Santamarina se encontró con un Rivadavia que le cerró los caminos hacia su área. Con gran despliegue de sus mediocampistas, entre los cuales se lució Zuñiga, el visitante llevó el juego rumbo al terreno más conveniente para sus pretensiones. La ofensiva local se limitó a algunos envíos largos hacia el área, careciendo de sorpresa y topándose con una retaguardia donde Schiavi expuso su habitual solvencia.
Para colmo, los de Lincoln llegaron al gol en la primera situación clara de riesgo, sobre 25 minutos. Colman ganó por izquierda y volcó la pelota al área, Gho la bajó con un cabezazo y Sepúlveda superó la estirada de Bertoya con un zurdazo alto y potente.
Santamarina ensayó una reacción, y de inmediato Bucci llegó al fondo ubicando la cabeza de Telechea, cuyo frentazo encontró bien parado a Beltramella. Además, Giménez asistió en profundidad la llegada por derecha de Jorge, pero el ex Juventud de Pergamino se encontró con una notable tapada del arquero.
La plena eficacia visitante alcanzó su máxima expresión en 38?. Tras una serie de rebotes en su propia área, el cuadro albirrojo sacó un rápido contraataque por intermedio de Sepúlveda. El enganche bahiense corrió varios metros con la pelota antes de asistir la llegada de Vázquez, que resolvió enviando la pelota por encima de Bertoya.
Para la segunda etapa, Botella mandó a la cancha a Pringles por el contracturado Barth, y a poco del comienzo el descuento estuvo muy cerca. En una acción preparada, Giménez buscó a Santos, el de Gardey devolvió el balón al medio para Beratz y el cabezazo del zaguero encontró una volada de Beltramella hacia su derecha para despejar con lo justo. El arquero volvió a aparecer en un envío cerrado de Jorge y en un remate de Harguindeguy que encontró un desvío en el camino.
Los ingresos simultáneos de Farías y Mc Coubrey, por Jorge y Valverde respectivamente, parecieron ser el revulsivo para consolidar la remontada. ?Sugus? se mostró seguido por derecha, pero ni el delantero pudo con los defensores rivales ni Telechea tuvo respuestas para moverse en su nueva función de enganche.
Además, aparecieron en escena las actitudes extra reglamentarias de Rivadavia, amparadas por un permisivo árbitro Nasier. Los jugadores visitantes demoraron todo el tiempo posible, en muchos casos fingiendo inexistentes lesiones.
Cuando se dedicó a jugar, el albirrojo mostró que está capacitado para hacerlo, sobre todo guiado por Sepúlveda. El zurdo bahiense generó dos contraataques que Vázquez no supo resolver. Además, el ingresado Manzoco se abrió hacia su izquierda ante la salida de Bertoya y terminó con un tiro elevado que hizo dar la pelota en el travesaño.
Del otro lado, las últimas ilusiones se esfumaron en una pifia de Barrios Suárez desde buena posición tras un pase de Santos, a los 43?. En definitiva, los intentos fueron vanos y los gestos de preocupación dominaron la escena. Para Santamarina, será cuestión de levantar cabeza y tener certezas de contar con material para mejorar su imagen en el corto plazo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario