Scioli buscaría aumentar la coparticipación municipal, algo que Lunghi pidió en IDEA

El bajo nivel de coparticipación de impuestos que el intendente Miguel Lunghi y otros jefes comunales metieron en la agenda, luego de que estallara la crisis entre la Casa Rosada y el sector agropecuario, podría incidir en la reforma tributaria que planifica el gobierno provincial de Daniel Scioli para el presente 2008.
Sucede que la posibilidad de una reforma fiscal es apoyada por los jefes comunales para que, de esta manera, la Provincia logre una mayor recaudación tributaria. Y, como es sabido, ese monto sí es coparticipable, según adelantaron medios de La Plata.
El punto principal pasaría por una iniciativa impulsada directamente por el Ejecutivo bonaerense que dirige Daniel Scioli: la aplicación de Ingresos Brutos al sector industrial, que está exento del pago. De esta manera, el impuesto alcanzaría a aproximadamente 1.500 empresas de un total de 50 mil que están emplazadas en territorio bonaerense.
Este número se debe a que se gravará sólo a aquellas más grandes, que concentran el 70% del total facturado por el sector. Es el mismo porcentaje que representa en la recaudación provincial el impuesto a los Ingresos Brutos.
Sobre ese paso en particular hay reservas, tal cual informara tiempo atrás El Eco de Tandil cuando entrevistó al presidente de Apymet Jorge Porro, quien seguirá integrando la mesa de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (Uipba).
Scioli se reunió con los industriales y se comprometió a no avanzar con reformas tributarias sin consensos sectoriales, aunque mantiene en su agenda los incrementos por el déficit, pero por la reapertura de paritarias salariales docentes ?de las que ayer se informó- a la que se sumará el resto de los estatales bonaerenses.
Los intendentes apoyan este proyecto, pero para eso exigen una suba en el porcentaje del monto coparticipable. Y ahí la cuestión es un tanto más complicada, principalmente por la brecha que separa las ofertas del Ministerio de Economía provincial, que comanda Rafael Perelmiter, y los titulares de los distritos.
La propuesta que saldrá del Palacio de Hacienda será subir de 16 a 18 el porcentaje de coparticipación. Sin embargo, desde las comunas llegarían a solicitar que se eleve hasta el 50%. Una diferencia no menor para entablar las negociaciones.
No obstante, y a pesar de que ambas posturas están diferenciadas por cifras antagónicas, la coincidencia que existe para avanzar con el tributo, puede llegar a servir de nexo para acordar un número lógico y equilibrado, que oscilaría entre el 27 y el 30%.

Un régimen que
rige desde 1987

El régimen de coparticipación municipal rige desde 1987, y fue fijado por la Ley 10.559. La normativa establece que las comunas reciban por ese concepto el 16,14% de lo recaudado por Ingresos Brutos, Patente, Tasa Inmobiliaria, Sellos, Tasas Retributivas de Servicios y Coparticipación Federal. A su vez, el 60% de ese dinero es repartido respecto a la población (62%), la capacidad tributaria per cápita (23%) y la superficie del partido (15%). Asimismo, otro 35% es repartido entre los distritos que poseen hospitales de acuerdo al perfil de complejidad, factor de ocupación y número de camas. Finalmente, el 5% que resta se divide entre los municipios que tienen servicios relacionados con acción social.
El modo implementado para determinar el reparto se basa en un índice: el Coeficiente Unico de Distribución (CUD) que se renueva cada año, de acuerdo con factores tales como la superficie, la población y la atención en salud. El problema radica en que todos los años se producen modificaciones en el CUD, y las variaciones, por extensión, repercuten en las economías locales. Por ejemplo, en localidades donde la población crece sostenidamente los reclamos se basan en que la distribución se decide en base a la población que sale del censo nacional de 2001.

Radicales del interior y
peronistas del conurbano

Con los sindicatos municipales solicitando aumentos hasta dos veces por año, los principales impulsores de la coparticipación de las retenciones son aquellos jefes comunales cuyos partidos aportan una suma importante al tesoro nacional.
Semanas atrás, el intendente de Saladillo, Carlos Gorosito, apoyó esta iniciativa. ?Desde acá salen aproximadamente 300 millones de pesos en concepto de retenciones, y es por eso que creemos justo que sean coparticipables?, afirmó.
En esa línea también se manifestó el intendente Miguel Lunghi. ?La falta de una coparticipación acorde y una autonomía municipal más fuerte es la lucha del presente. Sin ello, la educación, el trabajo, la vida de relación social y el desarrollo personal son afectados?, precisó en la disertación en Rosario, en uno de los paneles del precoloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), del que también formó parte el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner.
La situación marca un terreno con muchas negociaciones en el camino y no se permite lugar para dudas. Por el momento, Scioli se siente respaldado por la plana mayor del conurbano bonaerense, pero de no existir un acuerdo por la coparticipación a los municipios, ese respaldo comenzará a flaquear.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario