Se acrecienta la incertidumbre por el paradero de Barbero

Sin embargo, las fuentes consultadas pretendieron mostrarse cautas y afirmar que si bien nadie se ha presentado con información concreta, se trabaja sobre “un amplio abanico de posibilidades”, entre las que -evidentemente- no se descarta un triste final.
El transcurso de las horas y la carencia de datos potencian la preocupación e incertidumbre de los familiares y amigos del hombre de 77 años y con domicilio en un departamento de Sarmiento al 500.
En fuentes judiciales y policiales se trabaja con hermetismo y simplemente se informó que existe una causa abierta por “Averiguación de paradero”.
Ayer, tanto en la mañana como por la tarde, efectivos del Cuartel Central de Bomberos trabajaron en el Lago del Fuerte ante la posibilidad de una trágica decisión de Barbero.
Sin embargo, la labor -realizada tanto desde el murallón como en los sectores en los que en otras oportunidades se hallaron cuerpos sin vida- no arrojó novedades.

Impulso particular
 
Paralelamente, trascendió que en las últimas horas familiares de Barbero habrían solicitado asesoramiento al estudio jurídico Sivo-Marañón, por lo que no se descartaba que el lunes se formalice una presentación como particulares damnificados, con la intención de impulsar la búsqueda.
En tanto, en la fiscalía actuante se barajarían las diversas posibilidades, aunque por el momento no existen indicios sobre delito alguno.
Fuentes generalmente confiables señalaron que en estos días se habrían librado solicitudes a empresas de telefonía, tanto fijas como celulares, a los efectos de conocer detalles de las llamadas telefónicas registradas en las jornadas previas y -eventualmente- posteriores a la desaparición.
 
El caso
 
Como se informara oportunamente, la investigación del caso comenzó con la presentación del nieto de Barbero, Hernán Ariel Alonso, ante la falta de noticias sobre su abuelo.
La causa por “Averiguación de paradero” es llevada adelante por la Unidad Funcional de Instrucción 21, a cargo del fiscal Marcelo Fernández.
El jueves se realizó un pedido oficial de información sobre el paradero de Barbero, solicitud que reforzó al formulado por la familia a través de redes sociales.
El parte policial definió a Barbero como “comerciante” y añadió que “mide 1,67 metros de altura, es robusto, canoso, con bigotes y ojos celestes (el derecho es de vidrio)”.
Podría estar vestido con pantalón de vestir, camisa y camiseta.
Se acotó que es “paciente neurológico” y que días atrás falleció un familiar, por lo que “se encontraba mal anímicamente”.
En relación a su actividad comercial, la policía informó que “se dedicaba a la compra venta de autos y a prestar dinero de manera particular, aunque se ignora por el momento la clientela y las sumas que se manejarían”.
Todo dato sobre su paradero debe comunicarse al 101 o a los teléfonos de la comisaría Primera, 442-5210 / 442-6662, o a la sede de la DDI local al 442-5230.
 
En las redes sociales
 
Facebook fue uno de los caminos elegidos por Hernán Ariel Barbero para difundir la solicitud de información sobre su abuelo.
La ausencia despertó conmoción y acompañamiento para la familia, además de la solidaridad demostrada con el hecho de publicar y compartir el requerimiento.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario