Se consolida el nuevo servicio público de atención domiciliaria

En los primeros días del mes pasado, el Municipio de Tandil puso en marcha la Unidad de Internación Domiciliaria del Hospital Ramón Santamarina, compuesta por un equipo de trabajo conformado por médicos, enfermeros, kinesiólogos, terapistas ocupacionales, una trabajadora social, una psicóloga y un nutricionista.

Desde ese momento ya son once los pacientes que se encuentran cumpliendo el plan de rehabilitación o cuidados en su propia casa, quienes a diario reciben la visita de los profesionales a cargo el programa, de acuerdo a las necesidades propias de la patología que padecen. Entre los once hay pacientes oncológicos, diabéticos, otros con problemas propios de su avanzada edad y pacientes que han atravesado una cirugía y pueden realizar la recuperación en su propio hogar.

La internación domiciliaria es una modalidad de atención de la salud, a través de la que se brinda asistencia al paciente y su familia en su propio domicilio. Esa atención es realizada por un equipo multiprofesional e interdisciplinario, preparado especialmente para esta tarea.

La misión del equipo es promover, prevenir, recuperar, rehabilitar y acompañar a los pacientes de acuerdo a su diagnóstico y evolución. Ese acompañamiento se da tanto en el aspecto físico,  como en el psíquico, social y espiritual, manteniendo la calidad, el respeto y la dignidad humana.

Al poner en marcha el programa, el intendente Lunghi resaltó que “esta es una iniciativa muy importante y en la que trabajamos durante mucho tiempo antes de implementarla. Es algo que se realiza en muchos lugares del país y del mundo y su puesta en práctica nos permite tener menos camas ocupadas en el hospital y que el paciente se pueda recuperar en un ámbito más conocido como es su casa, junto a sus familiares y seres queridos y bajo el control y seguimiento de un equipo de profesionales”.

Entre los objetivos principales de este nuevo sistema de salud que adoptó nuestra ciudad está el de evitar la institucionalización del paciente y su familia y alejarlos de algunos de los efectos negativos que puede acarrear una internación tradicional, como el aislamiento psico-físico del paciente, su desestabilización económica y la desintegración familiar o de su entorno.

Esta modalidad permite a su vez acompañar y asistir a los pacientes de acuerdo a su diagnóstico y evolución y facilitar la participación activa de la familia, mediante una capacitación adecuada y aceptada.

Las autoridades del Sistema Integrado de Salud de Tandil confían en que esta iniciativa pueda disminuir el promedio de días de internación por patologías y aumentar la disponibilidad de camas para patologías más complejas, al mismo tiempo que se reducen las posibilidades de infecciones intrahospitalarias.

Luego de evaluar el nuevo programa, el intendente Lunghi destacó la importancia de seguir avanzado en el desarrollo y consolidación de un Sistema de Salud Pública de primer nivel, que es un orgullo para todos los tandilenses y que ofrece un servicio de excelencia y calidad de forma igualitaria.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario