Se cumplieron 56 años de la muerte Evita, máxima referente femenina del peronismo

Este sábado se realizaron distintos actos en el país recordando a Evita, entre los que se destacaron el que llevó a cabo el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, en el hospital “Presidente Perón” de Avellaneda, donde ella estuvo internada entre el 3 y el 14 de noviembre de 1951.
Scioli recorrió las instalaciones del nosocomio junto al intendente de Avellaneda, Baldomero Álvarez de Olivera, autoridades locales y provinciales, y colocó una ofrenda floral frente a su busto, ubicado en el jardín.
Eva Perón, uno de los más importantes emblemas del peronismo, nació el 7 de mayo de 1919 en la localidad bonaerense de Los Toldos. Casada con el entonces presidente Juan Domingo Perón, Evita, como preferían llamarla los militantes, desarrolló su carrera política luego de ser cantante y actriz radiofónica en sus primeros años de juventud.
Tras acompañar a Perón en la campaña presidencial -algo que no se acostumbraba en esa época-, se convirtió en primera dama el 24 de febrero de 1946, lo que dio el puntapié oficial a su trabajo por la inclusión social y la igualdad de la mujer. Desde la
Fundación Eva Perón, sostenida con donaciones y dinero de Lotería Nacional y otras fuentes, mantuvo un fuerte contacto con los sectores más bajos. A la vez, tres días después de que Perón ganara la Presidencia en los comicios, Evita brindó su primer discurso político para agradecer el apoyo de las mujeres a la campaña de su marido, momento que aprovechó para lanzar una movida tendiente a instaurar en el país el voto femenino, algo que finalmente se hizo realidad en 1951.
Tan querida como odiada, despertó amores y desprecios en todas las clases sociales, aunque nunca logró pasar desapercibida. En 1949 formó el Partido Feminista Peronista, en línea con su idea de promover la igualdad de derechos para ambos sexos, algo que se completó ese mismo año con la equidad jurídica de los cónyuges y la patria potestad compartida. Nominada para la vicepresidencia en la campaña de reelección de Perón, Evita debió resignar sus aspiraciones, luego de que se le descubriera cáncer de útero, enfermedad que terminó con su vida.
Acompañó la reelección de su esposo, el 11 de noviembre de 1951, desde la cama de un hospital, donde se recuperaba de una operación. Tras las reformas políticas, ese día fueron electas 23 diputadas nacionales y 6 senadoras.
Como consecuencia de su enfermedad, falleció a las 20:25 del 26 de julio de 1952, y su funeral, desarrollado en la entonces Secretaría de Trabajo y Previsión, se transformó en el sepelio de mayor magnitud de la historia de la Argentina.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario