Se declaró la emergencia apícola y la Nación canaliza ayudas económicas para productores

El presidente de la Cooperativa Apícola de Tandil, Gustavo Morteo, describió el difícil panorama que atraviesa el sector, donde la sequía del último verano y las prácticas agrícolas contribuyeron a un mayor desgaste de la producción.
Frente a la complicada situación, el Ministerio de Asuntos Agrarios de la Nación dispuso una serie de subsidios para los productores que se encuentran en estado de emergencia, que será canalizada por los municipios. En efecto, la Secretaría de Desarrollo Local ya dispone de las planillas que podrán ser completadas hasta el viernes 7 de agosto para que los apicultores que atraviesan una difícil situación puedan acceder a los subsidios.
Si bien Morteo prefirió no lanzar un porcentaje concreto respecto de la baja en la actividad, consideró que, una vez que se tengan datos a partir de la emergencia apícola, la caída en la actividad no será inferior al 50 por ciento.
En esta nota concedida a El Eco de Tandil, el presidente de la cooperativa habló sobre el contexto por el que atraviesa el sector y la importancia de la actividad apícola.

Situación ?límite?

?Está atravesando una situación límite que se agravó este último año por la sequía?, comenzó diciendo Morteo respecto al estado actual de la apicultura. El clima, si bien no es el único factor, ?influyó en un importante porcentaje para agravar más la situación de la apicultura?.
De todas formas, la realidad del sector ?va mucho más allá del clima?. Este complicado momento se remonta años atrás ?con el tipo de trabajo que se realiza en el campo?. La actividad agropecuaria ?ha cambiado mucho?. La siembra intensiva, ?sobre todo de soja, es la que afecta mucho más porque limita la posibilidad de tener floración disponible para recolectar miel y eso tiene una incidencia en la apicultura en general?, describió.
Se habla principalmente de la soja, en primer lugar porque ?no tiene una floración para la colmena?, y en segundo, por el tipo de tratamiento que se aplica al suelo con glifosato y herbicidas que ?eliminan todo tipo de floración silvestre que pueda llegar a incidir en el entorno del sembrado?, explicó Morteo.
En efecto, la colonia de la abeja es ?muy sensible? a los cambios de tipo ?climáticos, de floración, de sensibilidad a los herbicidas?, por eso Morteo consideró que el principal problema de la apicultura ?está pasando por el tipo de trabajo que va desarrollando el campo desde hace 10 años?.
?Son cambios que, tanto directa como indirectamente, influyen en la actividad apícola?, señaló.

La sequía: el
?knock out?

Según el presidente de la Cooperativa Apícola local, la sequía que golpeó a la provincia durante el verano pasado, fue un golpe de ?knock out? para la apicultura porque la falta de agua se dio en una etapa ?donde la floración era escasa?.
Así, Morteo analizó que la apicultura: ?Si no es por una cosa es por otra, fue siendo diezmada. Y la apicultura tiene un rol que por ahí no es muy visto en el sentido de que el efecto que produce la abeja en la floración en su trabajo de polinizar, no es reconocido. Hay muchas plantas que dependen de la abeja para su reproducción?. Entonces, ?si la actividad apícola se cayera o si se extinguiera, quedarían solamente las escasas colmenas silvestres que podría haber y eso no es bueno para el ecosistema de las flores?, advirtió.
Además de la sequía, se sumó el trabajo del agro. ?No quiere decir que estemos en contra del agro, lo que sí se tiene que empezar a buscar equilibrios, alternativas para que nosotros podamos mantener la actividad?.
Y tratar de buscar un equilibrio ante una actividad que produce una buena rentabilidad no suele ser fácil: ?Esa es la parte más complicada que tenemos y que está destruyendo a todos los productores más chiquitos que, generalmente, la sumatoria de este tipo de productores, siempre fue mayor al volumen de los productores grandes. La realidad es que los productores pequeños prácticamente no existen?.

La emergencia apícola

Hace un tiempo, las entidades del sector comenzaron a solicitar que se declare la emergencia apícola de cara a ?una situación que se viene arrastrando hace cuatro o cinco años para atrás desde que se inició el problema con nitrofurano?, recordó.
En definitiva, lo que los distintos representantes del sector plantean es que ?necesitamos un apoyo del Estado para solucionar el problema, buscar equilibrios para que la apicultura sea rentable. Hay que hacer un replanteo de la actividad para que no extinga?, agregó.
A escala local, la Secretaría de Desarrollo Local, hasta el 7 de agosto, entrega y recibe la documentación para que los productores puedan acceder a los subsidios, dispuestos por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación en el marco del Programa de asistencia para la cadena apícola.
?La idea es lograr que todos los productores que estén en actividad se puedan registrar y actualizar su situación y puedan acceder al subsidio?, concluyó Morteo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario