Se estrena la obra ?La noche que no fue?

 

La obra consiste en tres trabajos diferentes: dos monólogos y una obra breve. En estos tres actúan juntos y separados Andrés López y Romina Cúccaro.
Andrés interpreta un monólogo basado en un cuento de Abelardo Castillo –con adaptación de Pascual Pina- llamado “El Marica” que trata sobre la amistad en la pubertad y la relación con el sexo en la adolescencia. En ella, la barra de amigos decide “hacer debutar al Cesar”.
Romina Cúccaro interpreta un monólogo titulado “Maquillaje” que pertenece a la escritora María Mombrú y trata de una mujer aferrada con uñas y dientes a la juventud que está perdiendo. Tiene alrededor de 45 años, está sola y los celos le llevan a un final inesperado.
La obra conjunta, en la que actúan Romina y Andrés bajo la dirección de Pascual Pina, se titula “La foto” y pertenece a Eduardo Rovner. Tiene algo de absurdo o grotesco, donde conviven la violencia, el desagrado y la desvalorización de la mujer. 
Ambos intentan fotografiar a su bebé y en esta tarea surgen varias situaciones con un final desconcertante.
 
Componer los personajes
Los personajes fueron compuestos poco a poco, a través de charlas previas, investigación de los autores, estudio del contexto de los textos y su interpretación. Todo entre los tres integrantes del elenco.
Según Pina, la experiencia de los ensayos “ha sido totalmente cordial. Como todos los elencos locales, buscando espacios para los ensayos y acondicionar los horarios. A pesar de ser pocos integrantes, no es fácil ya que los compromisos laborales no entienden mucho de teatro”.
El deseo de los actores y su director para este estreno es “que el público nos acompañe porque estamos seguros de que más allá de la actuación y la puesta, podemos transmitir un teatro para la reflexión, el debate y, sobre todo, para disfrutar plenamente, actores y público, de algo tan maravilloso como este género”.
 
Algunos datos
-¿Cómo eligieron los textos de Abelardo Castillo, María Mombrú y Eduardo Rovner?
Pascual Pina: -La elección de los textos -tanto para Romina Cúccaro como para Andrés López- surgió de una charla informal cuando ellos me pidieron que los dirigiera. Es cuando comencé junto a ellos a buscar textos que se adaptaran a lo que realmente queríamos poner en escena. Por lo tanto, lo que hemos elegido apunta al género dramático. Los autores que seleccionamos para los dos monólogos y la obra breve cumplen perfectamente con esa idea, además de ser argentinos con ardua trayectoria en el género y, por lo tanto, conocedores de nuestra realidad.
-¿La obra permite la reflexión y el debate?
Pascual Pina: -Los tandilenses hemos perdido el ejercicio del debate. En nuestra ciudad, y en los últimos años, se ha dado con éxito el teatro de humor, la comedia reidera. Hemos oído muchas veces decir “para ir al teatro a sufrir me quedo en mi casa” o “si voy al teatro es para que me haga reír”. Nosotros consideramos que está bien, pero existe el otro género, el que más nos gusta a nosotros, el de las cosas serias, porque entendemos que la vida es una cosa seria así como, por supuesto, el humor sobre el escenario también lo es.
En cuanto al debate sobre textos teatrales, aprovecho para dejar la inquietud de la realización del ejercicio del teatro leído para debate. Esto no es nada nuevo para quienes alguna vez lo hemos hecho; sería muy provechoso reeditarlo.
-¿Cómo resolvieron la puesta en escena?
Pascual Pina: -Dadas las circunstancias y habiendo seleccionado dos monólogos y una obra breve, nos manejamos con los elementos más sucintos posibles que nos permitieran realizar los cambios de escenas con la mayor brevedad posible y, por supuesto, dejando a la imaginación del espectador poner el resto.
Habrá música seleccionada con la intención de crear un clima propicio: el que cada una de las puestas requiere.
-¿Cómo se sienten de actuar en La Confraternidad?
Pascual Pina: -Hemos elegido el Teatro de la Confraternidad una vez más, estimando que para los espectáculos teatrales a nivel local, se adapta a todas las necesidades.
La impresionante demanda que tiene esta sala hace que los ensayos sean muy acotados, donde el personal municipal (técnicos y administrativos) se ven en serias dificultades para conformar a todos los elencos. No obstante ello, los espectáculos, en general, suben a escena felizmente con el incondicional apoyo logístico de todo el personal de planta de ese teatro, que va mucho más allá de los horarios a cumplir.
En nuestro caso, observando la mencionada demanda, y por el respeto que nos merecen los otros elencos, hemos solicitado sólo dos funciones por aquello de “un poquito a cada uno no le hace mal a ninguno”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario