Se estrena la obra “Maté a un tipo”

¿Quien, alguna vez, no ha querido dejar salir su instinto más bajo y convertirse en un asesino? Los motivos poco importan. Claro, que las convenciones sociales, las normas y hasta la ley nos frenan. Más allá de todo, la posibilidad de dar rienda suelta a esos instintos y convertirse en un loco suelto hacen de “Maté a un tipo” de Daniel Dalmaroni en una pieza de humor negro donde la ingenuidad de sus personajes puede esconder el horror.
 
Los protagonistas
 
-Llega el estreno de “Maté a un tipo”.
Gustavo Lazarte: -Estrenamos hoy este proyecto del que Adrián consiguió el texto. Luego la convocamos a Yanina y luego a Florencia y a Iván. Así se formó el equipo. Estamos muy contentos con todo el proceso que realizamos, listos para largar.
-En un espacio recuperado como es el de la Biblioteca Rivadavia. 
Gustavo Lazarte: -Sí, un espacio emblemático de la cultura tandilense que se ha podido recuperar, gracias a la iniciativa de Marcelo Jaureguiberry, que después nos propuso trabajar ahí. Es un lugar muy bueno.
-¿Qué nos pueden adelantar de esta obra?
Yanina López: -Es la historia de una familia de clase media-alta. Hay un matrimonio con una hija. Es una comedia dramática, donde hay humor.
-Una persona común y corriente mata a alguien. 
Yanina López: -Ernesto, un día como cualquier otro, al salir del trabajo, le comenta a su esposa que mató a un tipo porque hubo algo que no le gustó. Ante esta situación empieza a desarrollarse la historia y todo lo que hacen frente a este hecho.
Adrián Polich: -Es una obra que, para mí, es muy cómica y muy dramática a la vez. Es una línea muy sutil. Fue un trabajo más interesante y ahora estamos esperando encontrarnos con el público para ver qué sucede ahí.
 
La creación
 
-¿Cómo fueron desarrollando sus personajes?
Yanina López: -Yo hago de la esposa, Marta, que es un personaje bien distinto a lo que venía haciendo. La idea es no repetirse, crear algo que tenga que ver con esta historia. 
Iván Navarro: -Yo hago del psicólogo porque el matrimonio hace una consulta terapéutica por este tema. Ellos son de clase media alta y contratan a este psicólogo para que vaya a la casa y ellos puedan hacer terapia.
Mi presencia en la obra es pausada. Es complicado mezclar el realismo o una cierta densidad dramática, dentro de algo que es muy cómico. Es complejo encontrar desde qué lugar se mete en eso de modo serio.
Florencia Erviti: -Mi personaje es Julieta, la hija de Ernesto y Marta. Es el personaje más realista. El proceso fue muy interesante, el equipo trabajó genial.
-¿Cómo fue el proceso de dirección?
 Gustavo Lazarte: -Hubo mucho trabajo para marcar el camino de la obra. La misma me llevó a lugares que, como director, está bueno transitar, pero quizá tengo la tendencia a irme hacia el drama y la obra tiene de las dos cosas, entonces hay que encontrar el equilibrio. No hay que hacer humor por humor, ni todo gags, porque la obra no es eso. Creo que el autor pensó en lo que estamos haciendo nosotros. Los cuatro actores propusieron muchísimo, fue un placer.
-¿A quiénes invitan a presenciar esta obra?
Adrián Polich: -Es una obra muy original, desde que la leímos y todo lo que surgió en base a la puesta. Maneja un espacio muy llamativo en la actuación, lo que es el público y la puesta en escena. Es una obra donde todo el tiempo ocurren cosas, se pasa rapidísimo por el tipo de escenas y secuencias que tiene, además está muy bien escrita. Son secuencias de acción que están todo el tiempo y eso es muy entretenido. La obra es todo el tiempo cómica, aunque el tema es muy fuerte, eso lo hace atractivo.
 
Ficha técnica
 
Asistente de Dirección: Cristal Carrasco.
Diseño Escenográfico y diseño de Iluminación: Marcelo Jaureguiberry.
Vestuario y montaje escenográfico: Julieta Candia.
Realización de Espacio escénico: Nicolás Ciganda.
Diseño gráfico e imagen: Agustín Medina.
Fotografía: Adrián Botella.
Prensa y difusión: Inés Ceballos.
 
Entradas en venta, anticipadas y con descuento, en El Eco Multimedios.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario