Se inaugura una muestra de Sara Facio

La exposición ha sido organizada en conjunto por el Museo de Bellas Artes y la Unicén en el marco de “Universo en las artes y las letras”, un programa anual de la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, destinado a dimensionar las figuras de autores nacionales fomentando el interés y la investigación sobre su vida y obra.

En este ciclo 2013 de Universo, la figura convocante de Jorge Luis Borges, ha permitido integrar actividades conjuntamente entre Unicén y el Mumbat a través de su fotogalería. Este proyecto surge a partir de la idea de ofrecerle al público la colección de fotografías originales de Jorge Luis Borges realizadas por la fotógrafa, editora y curadora Sara Facio, las cuales fueron luego editadas por La Azotea editorial, junto a textos y reflexiones de ambos autores en el libro “Jorge Luis Borges en Buenos Aires”. El título de este libro define también a esta colección de fotografías únicas del gran escritor argentino.

Gracias a la buena predisposición de la autora también se presenta “Por Amor al Arte” donde ha registrado con su cámara momentos únicos en espacios culturales relevantes del mundo como museos, conciertos, ferias, entre los años 1960 y 2005.

 

La propuesta

 

Martín González, responsable del espacio de la fotogalería del Museo de Bellas Artes dio detalles de lo que será esta muestra.

-El Museo tiene el honor de recibir la muestra de Sara Facio.

Martín González: -Sí, así es. Entre Unicén y Mumbat surgió la idea de hacer esta muestra de fotos de Sara Facio a partir de que la Unicén, con el programa Universo, está dedicando este ciclo a Jorge Luis Borges. Así surgió la idea de invitar a la autora. Lo que sucedió, en paralelo, fue que como ya la invitación estaba hecha, era oportuno ampliar la propuesta con algo más de su trabajo, por eso se incorporó “Por amor al arte”.

-¿Qué fotografías se están exponiendo?

-Primero, una serie de fotografías que tomó a Borges en tres momentos distintos. Al principio hizo una serie en la Biblioteca Nacional, luego en la casa de la calle Maipú y finalmente, una última serie, en color, de 1980, también en su casa. Esas son 20 imágenes.

-¿Qué podés contarnos de “Por amor al arte”?

-Es una serie de fotografías que ella fue tomando a lo largo de una serie de años bastante largo, en espacios de cultura como museos, ferias, conciertos. Fue capturando momentos particulares dentro de esos lugares. Después de muchos años recopiló esta serie y la presenta como una obra.

Es una propuesta atípica dentro del trabajo de Sara Facio. Si uno revisa su obra, se ve un hilo conductor. Hoy es una persona de 82 años y tiene una trayectoria muy extensa. Ella desarrolla una estética, una forma narrativa. En este trabajo, particularmente, de alguna manera se corrió de su eje. Hay imágenes con movimiento, no tan frecuentes en ella,  imágenes color. Dentro de esa serie hay algunos destellos de humor, algo que también es muy particular.

 

El reconocimiento

 

-Sara Facio es una fotógrafa muy reconocida y respetada en todo el mundo, pero particularmente en Argentina. ¿Qué provoca esta mística alrededor de su trabajo y figura?

-Es un pilar en la fotografía argentina. Si uno lee su currículum, cuesta creer que todo eso entra en una vida. Es una hacedora, una persona que ha desarrollado actividades como fotógrafa, curadora, editora. Fue fundadora de La Azotea, una editorial dedicada a producir libros de fotografía, con una producción enorme.

Es co fundadora del Consejo Argentino de Fotografía, fundadora de la fotogalería del teatro San Martín que dirigió durante muchísimos años; también creó la colección de fotografías del Museo Nacional de Bellas Artes y las secciones en fotografía en Clarín, Nación.

-¿Qué significa para la fotogalería del museo traer esta muestra?

-Dentro de los objetivos, desde que se creó la fotogalería, teníamos pensado traer estos íconos de la fotografía argentina. Sara Facio estaba en esa lista. Es un orgullo muy grande. Es una muestra totalmente valiosa desde lo fotográfico y también es un homenaje a una persona que ha hecho muchísimo por la fotografía.

Desde las fotografías de Borges que empezó a tomar en 1960, hasta las últimas de “Por amor al arte”, de 2005, se va a poder ver la flexibilidad que ha tenido Sara Facio para gestar obra. Uno mira las fotos de 1960 y las de 2005 y cuesta creer que sean de la misma  persona, y eso es una particularidad de muy pocos artistas.

Pocos tienen el coraje de correrse de su propio eje estético, temático, narrativo, para aventurarse a hacer algo distinto. Es una actitud bastante especial de las personas muy talentosas como Sara Facio.

 

 

Sobre Sara Facio

 

Es profesora Nacional de Bellas Artes (1953). Recibió una beca del gobierno de Francia (1955/56). Residió en París donde estudió artes visuales. Hizo viaje de estudios a Inglaterra, Italia, Alemania, Suiza y Austria.

Entre 1957/60 hizo aprendizaje fotográfico en talleres de profesionales de la Argentina, Francia e Italia; en 1960 y 61  fue asistente de Annemarie Heinrich. Hizo cursos de foto color en Kodak-Rochester, Estados Univod (1960) y Agfa-Gevaert (1965).

En 1960 abrió un estudio en sociedad con Alicia D'Amico con quien colaboró hasta 1985. Se especializa en retratos, ensayos sociales y periodismo gráfico y escrito, colaborando en diarios y revistas de la Argentina, América y Europa hasta la actualidad. 

Creó secciones especializadas en fotografía en los diarios Clarín, La Nación (1964-1974) y en las revistas Autoclub, Vigencia, Cultura, Fotomundo (1970-1998).

En 1973 fundó con María Cristina Orive La Azotea, editorial fotográfica que aún dirige, destinada exclusivamente a la publicación de fotografías.

Fue miembro fundadora del Consejo Argentino de Fotografía.

En 1985 creó la fotogalería del Teatro San Martín que dirigió hasta 1998 y donde presentó más de 160 exposiciones con sus catálogos.

Entre 1995-1999 fue asesora en fotografía de la Secretaría del Cultura de la Nación y del Museo Nacional de Bellas Artes. 

En 1998 creó y presentó  la primera colección fotográfica de patrimonio nacional, en base a donaciones privadas.

Es curadora independiente desde 1961 y del Museo Nacional de Bellas Artes desde 1995,

Fue invitada y participó en congresos, encuentros y festivales internacionales.

Participó en muestras colectivas en la Kunthaus de Zurich, Centro Pompidou de París, Palacio de Bellas Artes de México, Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, Casa de la Cultura de Kassel en Alemania, The Saatchi Gallery de Londres, Museo del Barrio en Nueva York, Shadai Gallery, Tokio, Museo de la Fotografía de Charleroi, Bélgica, Museo de Berlín y principales museos de la Argentina. También expuso en San Pablo, Brasilia, San Salvador, Brasil. 

Hizo una retrospectiva en Rosario, estuvo en Eslovenia,(2006); en el Senado de la Nación (2005); en el Centro Cultural Recoleta; en la Fundación Klemm (2004); en el Centro Pompidou de París (1993); y en numerosas galerías privadas.

A su primer libro de 1968 “Buenos Aires Buenos Aires” junto a Alicia D´Amico, con textos de Julio Cortázar, le siguieron muchos otros.

Ha obtenido premios y distinciones como fotógrafa, autora de libros, periodista y editora en la Argentina, Alemania, Austria, Brasil, Rumania, Japón, Francia, Venezuela, México, siendo los últimos la Medalla de los XXII Encuentros Internacionales de Arles, Francia, 1991.

Recibió el premio al mejor libro de 1992 (Witcomb, nuestro ayer) otorgado por la Cámara Argentina de Publicaciones; el premio Konex de Platino 1992 a la personalidad fotográfica de la década 1980/1990; el Pirámide de Plata a la trayectoria del FCBA, 1996; el pirámide de Plata a la Trayectoria por la Academia de Artes Visuales, 2000, el premio trayectoria otorgado por la Asociación Argentina de Críticos de Arte, 2004, entre otros.

El Correo Argentino ha utilizado sus fotografías en estampillas desde 1965, siendo la última la conmemoración de los 100 años del nacimiento de Jorge Luis Borges.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario