Se presentó “Convergencia Institucional”, con claras intenciones de competir por el rectorado de la Universidad

Como se vino informando en ediciones pasadas desde la sección dominical El Oído agudo, distintos sectores de la Unicén dijeron estar dispuestos a competir por el rectorado que actualmente lidera el contador Roberto Tassara, quien ha manifestado sus intenciones de ir por una nueva reelección.

Precisamente con diferencias a la actual conducción, ayer al mediodía finalmente se concretó un encuentro de miembros de la comunidad universitaria (decanos, docentes, no docentes, graduados y alumnos) en el que realizaron un plenario fundacional de un nuevo espacio político con miras a las elecciones de este año.

Con una declaración de principios, el grupo se reunió con el objetivo de que “hay que marcar un cambio en el futuro de la Universidad”, en clara alusión a las diferencias con la actual gestión del rectorado.

Entre las caras visibles, se puede mencionar que estuvieron presentes Marcelo Spina y Fabián Irazar (Ingeniería), el decano de Ciencias Económicas, Alfredo Rébori, entre otros académicos. Incluso con algunas caras visibles del Gobierno comunal y actual presidente del Comité Radical, Matías Civale.

Este Diario accedió a la citada “declaración de principios”, en la que se marca las diferencias sustanciales con la actual gestión que encarna Tassara, aludiendo a la necesidad de un cambio de rumbo, apuntando a la regionalización y a una convergencia de pensamientos que conviven en la Unicén, no sin dejar de subrayar la demanda de una mayor apertura y transparencia de la administración universitaria, con mayor poder de decisión del Consejo Superior.

A saber, la “Convergencia Institucional” se presentó como un espacio pluralista conformado por docentes, investigadores, estudiantes, graduados y no docentes de la Unicén que promueve una discusión sobre el necesario cambio de rumbo que debe adoptar la Universidad.

“Este debate no se limita a una cuestión de personas, estilos o agendas. Por el contrario, se relaciona con la búsqueda de adecuadas respuestas a los desafíos a la gestión universitaria impulsados por el avance tecnológico, la difusión de la información, la transformación socio–cultural y la complejidad económica”.

Definieron el concepto de “convergencia” como el encuentro de varias líneas de pensamiento en un punto determinado. “Esa es, precisamente, la idea fuerza del espacio `Convergencia Institucional´, potenciar puntos en común y sobre ellos edificar las bases que den nacimiento a un proceso de profundas transformaciones para la Unicén y en su relación con el entorno regional”.

En este contexto, entendieron que sólo desde el diálogo, la aceptación de las diferencias y la búsqueda de consenso se pueden llevar adelante los destinos de una Universidad caracterizada por su diversidad y complejidad, como lo es la Unicén.

En primer lugar, dijeron estar convencidos de que “el fortalecimiento de la institucionalidad es uno de los principales cambios que nuestra Universidad debe afrontar. Proponemos un modelo de gestión universitaria con instituciones sólidas donde se revierta el alto grado de centralización en la toma de decisiones y revitalizando el rol de los Consejos Académicos y el Consejo Superior, impulsando la participación en la toma de decisiones y concentrando la ejecución de las políticas transversales en las Unidades Académicas”.

Transparencia

Un segundo aspecto que señalaron como importante fue la implementación de “políticas efectivas de mucho más acceso a la información y más transparencia para la gestión. Estamos convencidos que la Universidad debe exhibir ante la comunidad que contribuye a su financiamiento tanto sus metas como los resultados obtenidos y los recursos aplicados en sus diferentes funciones”.

Una línea de acción relevante debe ser la recuperación efectiva del carácter regional de la Unicén.

“Entendemos que la respuesta no se encuentra en una estructura burocrática o en la distribución de cargos sino en la descentralización de la gestión y de la propia ejecución de las políticas definidas por el Consejo Superior. Al mismo tiempo, la Unicén debe articular sus acciones con los municipios de su zona para generar ámbitos comunes de transferencia y extensión que contribuyan al desarrollo local y regional. De esta manera, la Unicén recuperará y potenciará su posicionamiento de universidad de referencia en la Provincia de Buenos Aires, en general, y en la región el centro–sudeste, en particular”.

Asimismo, se señaló en la declaración que entienden que “la distribución equitativa del conocimiento constituye la base para el logro de una sociedad más justa e igualitaria. Por ello debemos ser garantes del derecho al acceso a la educación superior, trabajando incansablemente para que esa educación sea de excelencia, con igualdad de oportunidades y posibilidades, y reduciendo los desequilibrios regionales y las inequidades sociales en el ingreso, permanencia y egreso de los estudiantes en las diferentes carreras de las sedes de nuestra Universidad”.

Se añadió al respecto que “la equidad en el acceso a la educación y al conocimiento constituyen la base para una sociedad más justa. La equidad requiere que la Unicén desarrolle y ejecute un plan orientado a mejorar tanto la tasa de graduación universitaria como la captación y retención de aquellas personas con vocación para su superación. En tal sentido, la integración con la escuela media de la región resulta clave. Así, la Unicén debería brindar, entre otros aspectos, capacitación constante en las áreas críticas del conocimiento, generar material didáctico sistematizado y fortalecer las habilidades básicas de los futuros universitarios trabajando en conjunto con el sistema educativo. Dicha estrategia no debe agotarse en el apoyo a quienes han accedido a la universidad sino ampliarse a aquellos potenciales estudiantes que presentan dificultades para el acceso a la educación universitaria”.

También se habló de profundizar el desarrollo de actividades científicas-tecnológicas-artísticas de calidad que “permitan la adquisición de los nuevos conocimientos y habilidades que sean pertinentes al desarrollo de los recursos humanos de la universidad, las región y el país, y que contribuyan a la mejora de la calidad de vida de la población”.

Autonomía de
los gobiernos
de turno

Siguiendo con la declaración ventilada por este grupo de universitarios, dijeron defender la construcción de una Universidad acorde con el mundo moderno pero sin olvidar los principios de la Reforma de 1918, “seguros de avanzar en la consolidación de una Universidad de carácter pública, gratuita, autárquica y laica. Que recupere su real autonomía respecto de los gobiernos de turno, pero que nunca pierda su innegable compromiso con el territorio, como una institución del Estado. En este sentido, la Extensión se vuelve un eje primordial que debemos fortalecer y jerarquizar”.

En otro párrafo, se constituyeron como espacio político-universitario, que “respalda la perspectiva de género en el desarrollo de políticas específicas en el ámbito social, así como en el abordaje investigativo y curricular”.

Acotaron que quieren “una Universidad democrática e inclusiva que apunte a profundizar la vinculación entre el conocimiento académico, científico y los distintos saberes, con el desarrollo social, económico, cultural y ambiental de la región. Que protagonice, de esta manera, la construcción de una región socialmente inclusiva, potenciando su carácter regional, e implementando políticas equitativas para sus sedes”.

Con estos principios rectores, el grupo invitó a todos los integrantes de la Universidad a la construcción de una propuesta de gobierno que permita el crecimiento, la ampliación de nuestro impacto académico-científico, el crecimiento de la extensión y la transferencia en el territorio, y la mejora de la calidad de la vida de nuestra región”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario