Según Morrone, ?no era el momento para volver?

Sin embargo, se supo que sorpresivamente el proyecto quedó anulado y nadie mejor que él para explicar porqué.
-Después de hablar e involucrar a varias personas sorprende hoy su decisión de correrse.
-Bueno, en realidad si bien sorprende, no hubo nada raro ni significa que me vaya a desentender del club. Todos saben el amor que siento por Independiente y que no me postule ahora, tampoco significa que esté enojado ni ofendido. Podría decirse que entendí que no era el momento de volver.
-Pero ya decían que hasta tenía los nombres y las ideas.
-Sí. Es verdad. Quizás pequé de iluso. Hablé con gente, elaboramos un proyecto que sin dudas iba a hacer crecer al club, hasta teníamos las personas que considerábamos más idóneas para cada cargo… pero bueno, después hubo algo que me hizo recapacitar.
-Recapacitar y dar marcha atrás.
-Sí. Ocurre que cuando uno tiene todo bien armado, o al menos cree que lo va a conseguir y le plantean otra cosa, lo mejor es correrse.
-¿Y qué fue lo que le plantearon?
-Hace unos días, cuando todo hacía presumir que íbamos a ir con una lista única (y eso quiero aclararlo muy bien ya que jamás provocaría un enfrentamiento en el seno de la institución porque todos los que me conocen saben que no es mi estilo) vinieron a mi oficina Mario Cabitto y Richard Saracca para decirme que sería una lástima interrumpir este proceso, pero que si me interesaba encabezarlo lo ideal sería que el actual presidente quedara como vice. Y la verdad es que para producir cambios y tomar decisiones considero que eso no es lo aconsejable.
Es como si yo hubiese quedado de vice después de ser presidente. Uno queda con autoridad, con ascendencia sobre los demás, y algo que es una cuestión lógica puede llegar a complicar el camino. Pero ojo que no hablo de mala voluntad de Osvaldo (Dadiego). Lejos de mí pensarlo. Sólo me refiero a que a mi me gusta decidir, tomar decisiones, no dilatar, y por ahí el hecho de mantenerlo a Osvaldo en un cargo tan importante hubiese sido contraproducente. Reitero, no por él, sino por lo que representa un ex presidente. Que no se malinterprete.
-¿Usted siempre tuvo buena relación con los dirigentes que mencionó?
-Por supuesto que sí. Incluso ahora también me dieron la opción de ser vice, pero no acepté. Hay de mi parte un reconocimiento y compromiso moral tanto con Saracca como con Cabitto, ya que en su momento fueron ellos junto con Gabriel Dadiego quienes me vieron para asumir en 2008 como presidente.
-¿Cuál considera que hubiese sido su aporte en esta instancia?
-La idea en sí era fundamentalmente recuperar la parte social, acercando gente de distintas edades, ex deportistas y allegados al club, brindándoles las comodidades para disfrutarlo.
-Algunos le criticaron a usted su proyecto de grandes cambios en el fútbol.
-Esto también quiero aclararlo, porque alguien inventó una historia que nunca existió. Que yo había hablado con Nosei, que había arreglado con varios ex jugadores para participar en el Argentino C… Nada que ver. No hice un solo movimiento en ese sentido. Y por eso me sorprendió y hasta me molestó que alguien pensara que yo estaba jugando a espaldas incluso de los actuales entrenadores, por quienes siento enorme respeto y cariño porque además los conozco desde hace años.
Yo quería formar una escuela de fútbol con gente que apoye a los actuales técnicos y profesores, sin que nadie se vaya, acercándonos a otras instituciones fuera de Tandil y profundizando las muy buenas que existen con las de acá.
-¿De dónde cree que surgió esa versión?
-No sé, pero me parece que fue una manera de embarrarme la cancha. Sin querer, o queriendo, vaya uno a saber. También puede haber gente que quiera jugar a la política. No es mi caso.
-Todos lo asocian especialmente con el fútbol…
-Y sí, porque saben que me apasiona, la idea como siempre es agrandar la cancha, un sueño compartido con la actual comisión, y ver de qué forma se pueden hacer otras tribunas, vestuarios, dormis…
Pero también creo que debemos aprovechar a los excelentes profesores de tenis que tenemos como Marcelo Gómez, Mario Bravo y Patricia Martignoni, tratar de lograr una más fluida relación con los tenistas que hoy brillan y que salieron del club, reconociendo todo lo realizado desde la época de Duggan Martignoni, con quien tuve el honor de compartir comisión directiva, pasando luego por el Vasco Gómez, Guillermo Bértoli y Osvaldo Dadiego.
-¿Va a seguir Morrone en el club?
-Por supuesto, pero por ahora desde afuera, aunque siempre aportando lo mejor y colaborando. En su momento me ofrecieron hacerme cargo de la subcomisión de fútbol, y fue ahí que me entusiasmé con volver, pero a la presidencia.
-Por último, pese al proyecto abortado… ¿con Dadiego quedó todo bien?
-No hablé con él, pero hay que tener en claro que éstas son cuestiones institucionales que nada tienen que ver con lo personal. Así debe entenderse. Acá uno viene a participar, a dar lo mejor, no a llenarse los bolsillos, sino más bien todo lo contrario. Se le resta tiempo a lo personal, aunque es un gusto hacerlo por el club.
Veremos a fines del 2013 qué pasa. Si aún tengo ganas y los que se habían entusiasmado con mi proyecto siguen firmes, por ahí vuelvo. Pero reitero: que no esté en la comisión, no significa que me borre.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario