?Si hay un fiscal o alguien que lo larga, hay algo que está funcionando mal?

El comerciante asaltado, Carlos Alberto Villar, contó la odisea que le tocó vivir poco después de las 21: ?Estaba atendiendo al público, haciendo fotocopias en mi negocio, estaba con un cliente ocasional y entran estos dos personajes, armados los dos, con gorra de visera y anteojos oscuros. Los dos con arma en mano; uno de ellos me dijo ?dame la plata, dame todo?, carga el arma adelante mío, me la pone en la cabeza y me piden la plata?, describió.
En ese momento, lo corrieron a un costado y ?al otro muchacho lo dejan ahí parado, apuntándole también. Ingresan muy violentamente atrás del mostrador, arrancan la caja, sacan la plata, y una computadora, que la arrancaron con cable y todo. No se conformaban con eso y querían más plata, querían el celular, querían billetera. Les mostré que no teníamos más plata, que era todo lo que estaba en la caja, les mostré dónde están las monedas?, pero seguían insistiendo.
Así, comenzaron a agarrar cigarrillos y golosinas, ?me pidieron una bolsa  y empezaron a juntar todo lo que podían para llevarse. Uno de ellos se va primero, el que tenía la computadora, y otro, con muy mala intención para no decir otras palabras, me pega un culatazo en la cabeza con el arma y me dice que le dé más plata, pero le digo que no tengo más?.
Al no poder persuadirlo, el propietario accedió a darle el celular que lo tenía en el sector del fondo del local y otras cosas que tomó a la pasada, ?ya sale corriendo. Había un oficial de policía afuera esperándolo que le da la voz de alto y salió corriendo. Se escuchan un par de disparos y a 100 ó 150 metros, lo bajan?.
-¿Quién le avisó a la policía?
-Un vecino que vio todo el movimiento, que esta persona me apuntaba a mí, así que agarró el celular y avisó.
-Qué rápida reacción ante un hecho así?
-Sí. Aparte hay que destacar a la policía que reaccionó muy rápido.
-¿Es la primera vez que sufren un hecho de inseguridad como éste?
-Sí, de sensación de inseguridad como le dicen ahora, sí.
-¿El barrio es tranquilo?
-El barrio es realmente fantástico. Esta gente no es del barrio. El barrio es bárbaro, acá tenemos un trato muy cordial con todos los vecinos, gente de bien, nada del otro mundo. Pero te aparecen estos personajes, que realmente no te los esperás.

Con premeditación

Carlos Villar estimó que los jóvenes podrían haber vigilado los movimientos del comercio. ?No creo que me hayan elegido al boleo, deben haber pasado algún día, habrán mirado cómo es e incluso habrán ingresado a comprar alguna vez. No creo que hayan elegido, parado y entrado, me parece que no?, manifestó.
Sobre el botín, señaló que ?en realidad no había mucho en la caja. Sinceramente no sabemos bien porque también le sacaron la plata de la billetera a mi socio, algo que teníamos en el fondo guardado. En la caja habría 400 ó 500 pesos, pero todo lo que pudieron manotearon y se lo llevaron?.
Con respecto a las agresiones, comentó que ?la policía me llevó al Hospital para revisarme porque me sangró la cabeza y me pusieron una gotita para que no sangrara. Me dijeron que me pusiera hielo?.
-¿Sintió temor, que en algún momento podrían llegar a disparar?
-Sin duda. En la forma en que estaba el muchacho, seguro, porque carga el arma adelante mío y me la pone en la cabeza, y en el estado que estaba tan alterado no era nada raro que pudiera hacerlo. Habiendo incluso un cliente adentro, estando mi socio atrás, una situación muy confusa, muy rara que realmente lo podría haber hecho tranquilamente.
Lo que quiero destacar es que cuando estuve en la comisaría tuve que hacer el reconocimiento de las cosas que habían robado y estaba el arma de esta persona, que es con la misma que me apuntó a mí. Y quiero aclarar que todas las balas tenían la punta hueca y me explicaron que la punta hueca es gravísimo. Si te pegan un tiro, te hace un desastre.
Después de todas estas cuestiones, estas referencias, si hay un fiscal o alguien que lo larga, creo que hay algo que está funcionando mal.
-¿Qué piensa sobre la inseguridad?
-Me preocupa sobremanera que uno ponga un negocio, tenga que poner rejas y yo estar del lado de adentro de las rejas mientras los otros están afuera. Me parece extraño que los larguen tan fácilmente, creo que a esto hay que ponerle un punto, una solución de fondo tiene que tener, no creo que las soluciones sean tan mágicas ni tan raras, me parece que esto funciona con sentido común: Un tipo que está sacado, que sale con balas huecas, que tiene un montón de antecedentes, qué están esperando, que mate a alguno para después justificar que fue un robo calificado con asesinato. Está funcionando mal. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario