Siguen sin reconocer al que disparó contra el joven

Cabe consignar que si bien hay un sospechoso al que se le imputa la agresión, ninguno de los testigos que lo reconoció en la rueda de reconocimiento lo sindican como el que disparó, ni siquiera que portaba el arma que hirió gravemente a Ezequiel Acuña Báez, de 24 años.

Precisamente el joven herido ya fue dado de alta y ha sido convocado a prestar declaración, la cual, según trascendió de la sede judicial, poco y nada se acuerda de lo ocurrido. Una postura similar al resto de los testigos oportunamente prestados a declarar en el expediente.

Si bien fue una testimonial corta (en las próximas horas sería nuevamente convocado a declarar) a priori la víctima dijo no recordar nada, lo que dificulta y mucho a los investigadores a la hora de poder definir la situación procesal del joven sospechado.

También se confió que la pesquisa se vio complicada a partir de testimonios que podrían haber estado “contaminados”, siendo que en una primera consulta dijeron algo y luego ahondaron y precisaron detalles específicos contra el señalado.

Sí también hay un testigo “neutral” que efectivamente observó la discusión entre dos jóvenes, pero tampoco sería capaz de identificar al que ejecutó el disparo que casi mató a Báez que, a estas alturas, confían los investigadores, no estaría muy interesado en que se esclarezca lo ocurrido.

Igualmente se aguardan por peritajes de dermotest como así también aguardan por informes de llamadas telefónicas por aquellas horas realizadas, en pos de allanar algún hilo conductor que lleve a dar con las pruebas suficientes como para resolver la situación procesal del único hasta aquí sospechado.

Sobre el suceso, vale reseñar que alrededor de las 5.20 ocurrió la agresión en la zona del Dique. Se inició una gresca entre Ezequiel Acuña Báez, de 24 años, y un grupo de personas, que culminó cuando uno de ellos le disparó con un arma de fuego en el tórax.

Un amigo lo trasladó al Hospital Santamarina donde debieron intervenirlo quirúrgicamente con el fin de extraer la bala. Acuña Báez permaneció internado en el servicio de terapia intensiva en grave estado, con asistencia respiratoria mecánica y pronóstico reservado, pero con el paso de los días su estado mejoró sensiblemente, recuperándose al punto de recibir el alta médico.

La causa quedó caratulada como “Tentativa de Homicidio”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario