Smata sostuvo que ?la medida tuvo fuerza porque los trabajadores no están conformes?

El Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) llevó a cabo ayer un paro de actividades por 24 horas a nivel nacional, que tuvo un altísimo acatamiento en Tandil ?porque los trabajadores no están conformes?, según expresó el secretario general del gremio de esta ciudad, César Trapote.
La cúpula del sector y los representantes de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara) mantuvieron ayer por la tarde una nueva reunión en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación, en pos de hallarle una salida a este prolongado conflicto.
Cabe recordar que la semana pasada, previo a otra medida de fuerza, el ex concejal Trapote y otros cinco representantes del gremio a nivel local fueron demorados por la policía por realizar pintadas en el frente de una concesionaria de automóviles.

 

El paro
Los trabajadores de Smata de todo el país hicieron ayer un paro total de actividades, por 24 horas, en concesionarias, fábricas y terminales automotrices, en reclamo de un aumento salarial cercano al 50 por ciento.
En otra oportunidad, Trapote explicó que ?no hay que fijarse en el porcentaje, sino en que el salario de bolsillo de los obreros, que es de mil pesos, no les alcanza para llegar a fin de mes?.
Luego del encuentro que Smata y Acara mantuvieron en la víspera, el ex concejal contó que ?se restableció el diálogo con algunas reuniones, pero todavía no se llegó a un acuerdo?.
Sobre el destino del conflicto, Trapote informó que existiría la posibilidad de que mañana haya un nuevo acercamiento entre las partes en el Ministerio de Trabajo, esta vez pedido por Smata, en tanto que esta tarde se desarrollará un plenario de secretarios generales del interior del país para evaluar los pormenores del conflicto y el nivel de acatamiento.
El gremio representa a 80 mil afiliados en todo el territorio nacional, mientras que en Tandil los trabajadores del sector son cerca de 400.

?La mayoría de las
empresas cerró?

Al ser consultado sobre el nivel de acatamiento, Trapote respondió: ?La mayoría de las empresas cerró. La medida se concretó con fuerza, para demostrar que tenemos argumentos y que los trabajadores no están conformes?.
?Estamos presionando en las fábricas terminales, que es de donde se proveen los autos a las concesionarias?, agregó el sindicalista y aventuró que ?cuando se resienta la producción, las mismas terminales van a tener que interceder ante sus trabajadores, porque son muy grandes las diferencias de salario en desmedro de los empleados de concesionaria, de las más grandes históricamente en nuestro sindicato?.
En diálogo con el programa ?Disculpe las molestias?, en la 104.1 Tandil FM, Trapote aclaró que ?sólo en Thaun SA no se llevó a cabo la medida de fuerza, porque es una empresa que no se ha dado cuenta que tiene que encuadrar a sus empleados en Smata?.
?No entiende que somos un gremio y que tiene que convivir con nosotros, que tenemos el derecho de elegir a nuestros representantes. Tiene a sus trabajadores en el Sindicato de Empleados de Comercio. Pero este problema no es sólo de Tandil, es la más dura de todo el país. Tenemos que ver cuáles son las acciones de las empresas para seguir vendiendo más?, dijo.
En el final, el gremialista auguró por una salida del conflicto que beneficie a los trabajadores y reflexionó sobre el impacto de la medida de fuerza: ?Es una tarea difícil la que tenemos que hacer, pero es la que nos toca?, concluyó. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario