Sorprendieron a un hombre mientras dormía, le aplicaron dos golpes con un hacha y le robaron

Los casos de inseguridad no cesan y las denuncias provienen de distintas zonas de la ciudad. Cuando los delitos no resultan llamativos por la magnitud del botín ?no por eso dejan de ser importantes-, hay que lamentar otras características, como la violencia y amenazas.
El sábado cerca de las 14, en su casa de Los Aromos 246, Raúl Armando Galván, de 70 años, fue sorprendido por dos jóvenes mientras dormía la siesta. Interrumpió su descanso un fuerte ruido en la cocina y se levantó para ver qué estaba pasando. Sin mediar palabra, uno de los chicos le aplicó dos golpes fortísimos con un hacha, herramienta que la víctima utiliza en su trabajo cotidiano.
Galván quedó tirado en el piso, sangrando. No recuerda claramente si gritó, pero unos chicos del barrio que circulaban por la cuadra alertaron a una vecina sobre la situación y la mujer llamó a la policía.
El hombre fue trasladado al Hospital Municipal, donde le realizaron las curaciones sobre las heridas cortantes. ?Ando jod… de la vista?, dijo después de que le pegaran los tajos, secuela de los dos golpes aplicados con el hacha.

?Estaba durmiendo y
me agarraron a palos?
 
Alberto Galván vive en una modesta casa, secundado por tres perros. El que permanece afuera torea y muestra los dientes, ante la llegada de cualquier desconocido. Cuando percibe que su amo está por salir, se pega a la puerta. Eso fue exactamente lo que ocurrió cuando un equipo de esta Redacción llegó a la solitaria morada de Los Aromos 246.
Hombre de escasas palabras, Alberto Galván contó que vive en la zona desde hace 8 años, delante de la casa del propietario de las herramientas, con el que trabaja cortando pastos.
Con resignación, la víctima le contó a El Eco de Tandil que lo agredieron sin mediar palabra, con un hacha de su propiedad: ?Cuando quise acordar, me estaban pegando. Estaba durmiendo y me agarraron a palos?.
En cuanto al botín, contó que ?me llevaron el hacha, las manijas de las máquinas, todos los cables, todo? y agregó que son las herramientas que utiliza para trabajar diariamente.
-¿Es frecuente que haya robos en esta zona?
-Sí, acá siempre andan.
-¿Lo han asaltado antes?
-Sí, ya me asaltaron, y ahora otra vez.
-¿Es la primera vez que lo agreden?
-Sí, es la primera vez. Son de Villa Aguirre…
Antes que mostrar preocupación por las heridas, Alberto expresó que no sabe cuánto tiempo estará sin trabajar, ?hasta que no me armen las herramientas otra vez?, supone compungido.

El detenido

La historia sigue en el parte oficial de ayer. Agrega que la denuncia fue radicada a las 15 y Alberto Galván fue examinado por el médico de policía que constató ?lesiones graves?.
Las averiguaciones del personal policial, junto a DDI, apoyadas por testimonios, averiguaciones, pruebas y modus operandi del hecho permitieron establecer que el autor habría sido Diego Armando Ciros, de 25 años, con un menor como cómplice.
El juez de Garantías José Alberto Moragas libró una orden de allanamiento al domicilio y detención para Ciros.
La policía secuestró los elementos que le había robado a Galván y detuvo a Ciros en Fidanza entre Massini y Listow. El joven portaba una cuchilla en la cintura, ?arma que no logró utilizar contra el personal policial debido a la rápida acción de los efectivos?, indicó el parte.
Ciros fue trasladado a la Seccional Primera, donde quedó alojado. Al ingresar, mientras esperaba la revisación por parte del médico de policía, rompió el vidrio de la oficina de un cabezazo. Las causas en las que lo involucran fueron caratuladas ?Robo calificado por el uso de armas? y ?Daño?.
Por otra parte, el menor quedó a la espera de las directivas del Juzgado de Garantías de Menores de Tandil. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario