Tandil compitió por la mejor cerveza artesanal de América Latina

Tandil estuvo presente en la tercera edición de la Copa Latinoamericana de Cervezas Artesanales, realizada en Perú entre el 27 de febrero y el 5 de marzo, entre los casi cien argentinos que llevaron sus productos y conformaron casi el 25% de la competencia. Un representante de la microcervecería Tandilia voló hasta Cuzco, llevó la bandera de la bebida elaborada en nuestra ciudad y compartió su chopp con los productores más destacados del continente que asistieron.

La planta fundada por Matias Yanuzzio, Riki Camgros y Emilio Pardo en marzo del 2016 comenzó con la elaboración cinco variedades de cerveza artesanal, aunque la demanda y la motivación por renovarse los ha llevado a contar con diez el día de hoy.

copa de cerveza

La idea de asistir a un concurso de estas características se gestó desde el primer vaso, con el objetivo de tener una devolución de un jurado con trayectoria y comenzar a perfeccionar el producto. Cuando la Cámara Argentina de Productores de Cerveza Artesanal envió la invitación, la decisión fue instantánea. En esta ocasión, el certamen incluyó un congreso donde los disertantes, referentes del sector a Nivel Mundial, transmitieron sus conocimientos para hacer crecer el arte de la elaboración de la bebida. Entre los más destacados se encontraban John Palmer de Estados Unidos junto a su especialidad en Agua para Cerveza, y Boris de Mesones, de España, especialista y asesor en armado de Microcervecerías. La Copa Latinoamericana fue una oportunidad para que participantes de Chile, Uruguay, Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, México, Ecuador y Paraguay, se reunieran en un mismo lugar y compartieran experiencias.

Emilio Pardo junto a John Palmer, autor del libro 'How to brew', pilar de la cerveza artesanal

Emilio Pardo junto a John Palmer, autor del libro ‘How to brew’, pilar de la cerveza artesanal

“El ganador es…”

Además de las conferencias, la competencia es uno de los momentos más intensos. Por supuesto, no es tarea fácil determinar cuál será la variedad con la que se decida representar a la marca, ya que la instancia se define según las características organolépticas propias de cada estilo y cómo la escogida se ajusta a ellas y las respeta. El aroma puede ser a malta o cereales; a lúpulo; a esteres; a alcohol e identificar componentes no deseables. En la degustación se perciben los sabores básicos: dulce, salado, ácido, amargo, metálico y umami o agridulce, aunque también se pueden distinguir sensaciones de calor, irritación o presión. Mientras que la vista permite apreciar el color y establecer cuál de los cientos de tonos de ámbar existentes es el que contiene; la consistencia de la espuma (apariencia, persistencia, color y encaje de Bruselas); el brillo; y la presencia de gas o vivacidad.

En esta oportunidad, la variedad presentada fue “Old Ale”, un estilo que pertenece a la categoría Strong British Ale. “Es una cerveza que venimos haciendo desde que arrancamos con Tandilia. Siempre pensamos que las cervezas pueden seguir mejorando y en esa evolución veíamos a la Old Ale, que estaba muy cerca de los parámetros del Estilo”, explicó Emilio, el afortunado que viajó hasta Perú en representación de sus compañeros. Y añadió: “Además de una medalla, también es muy importante la devolución que hace el jurado vía mail a todas las cervezas que participaron. Ahí está el verdadero premio, para saber dónde estás parado”.

La participación en estos eventos permite a quienes hace poco se inician en el sector poder adquirir secretos y detalles que sólo se descubren con el tiempo. A sólo un año de su nacimiento, poder estar presente es un galardón en sí mismo, ya que la devolución de los jueces es muy detallada y posibilitará la corrección de diferentes aspectos. En esta dirección, Emilio resaltó: “Hay que tener en cuenta que, de cuatrocientas cervezas, Argentina sólo ganó cinco medallas, de las cuales tres se llevó la Berlina. Era un concurso muy exigente y en el jurado estaban evaluando los mejores del rubro. Pero en la experiencia sumó mucho para el equipo de Tandilia”.

Además, la presencia en otro país en un certamen de estas características permitió que el tandilense visitara fábricas de colegas, con el fin de comparar métodos y procesos, lo cual adiciona mucho valor a la elaboración. “Suma mucho porque afianzás lo que está bien y corregís lo que estás haciendo mal. Son experiencias que suman muchos conocimientos”, consideró.

cerveza

De Tandil al mundo y del mundo a Tandil

Por el momento se encuentran ansiosos por la llegada del mes de mayo para hacerse una escapada a Mar del Plata y participar en la South Beer Cup, conocida como La Copa Libertadores de Cerveza, la competencia más importante de las cervezas artesanales de América del Sur.

Estas experiencias siempre dejan recuerdos inolvidables, aunque también dan lugar a anécdotas que de ninguna otra forma hubiera sido posible adquirir para rememorar por muchos años: “Cuando nos inscribimos, la página del evento publicó nuestro logo y fue visto en muchos países. Fue así como un tandilense que también participó en la Copa con su cerveza Arteza y que vive en México, se comunicó con nosotros y nos visitó hace poco en la fábrica, en Tandil. Estas cosas nos ponen muy contentos porque el nombre ‘Tandilia’ se asocia rápidamente con el de la ciudad y para nosotros es un orgullo representar el lugar donde vivimos”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario