Tironeos por el aumento de fondos que generará la reforma impositiva bonaerense

Aunque en ese proyecto se prevé mejorar el caudal de recursos que se reparten entre los municipios -además del incremento que recibirán por la mayor recaudación que generará la reforma- hay intendentes que se preparan para dar pelea por la obtención de una mayor tajada para las comunas, según informa hoy el diario El Día.
El proyecto de reforma impositiva -elevado el jueves pasado a la Legislatura por el Ejecutivo- establece que pasarán a pagar un uno por ciento de su facturación, en concepto del impuesto a los Ingresos Brutos, unas mil grandes industrias radicadas en la Provincia, hasta ahora exentas de ese gravamen. Aumenta, asimismo, del 1,5 al 3 por ciento la tributación de las industrias radicadas en el resto del país por sus ventas en territorio bonaerense.
La iniciativa también prevé elevar del 3,9 al 4,5 por ciento la alícuota de Ingresos Brutos que se aplica a los grandes establecimientos comerciales. Esas y otras medidas previstas en el proyecto de reforma implicarían un aumento anual del orden de los 2.200 millones de pesos en la recaudación impositiva global de la Provincia.
De ese monto, en virtud del índice vigente de coparticipación de estos fondos a los municipios, éstos recibirían en su conjunto unos 355 millones de pesos más al año que en la actualidad. Pero además de ese aumento de la coparticipación inherente a la medida en sí misma, el proyecto de reforma enviado a la Legislatura propicia que las comunas dejen de cobrar la tasa de abasto y la de publicidad en el interior de los comercios, y propone, a cambio, la creación de un fondo destinado a compensar las anulaciones de esos tributos municipales. Desde el gobierno se ha dejado saber también que, en aproximadamente un mes, se enviará otro proyecto a la Legislatura, disponiendo la creación de un “fondo de ayuda social”.
El fondo compensador de las tasas que se eliminen no está cuantificado en el proyecto de reforma, pero en la Gobernación dicen que rondará los 250 millones de pesos anuales y se repartirá entre todos los municipios, anulen o no el canon de abasto y publicidad. Se indica también que el fondo de ayuda social será de unos 200 millones, que se repartirán entre todas las comunas pero en base al índice de “necesidades básicas insatisfechas”, de modo que las del Conurbano resultarán más beneficiadas.
Frente a este paquete de decisiones, algunas ya impulsadas y otras prometidas, no hay una posición unificada entre los intendentes. Pero algunos no están conformes y, sobre todo, quieren “mayores seguridades” sobre los recursos extras que recibirán. Los planteos fueron elevados recientemente al ministro de Economía, Rafael Perelemiter, por dos intendentes oficialistas, Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Baldomero Alvarez (Avellaneda), quienes dijeron representar las inquietudes de los jefes comunales de las dos secciones electorales del Conurbano, la Primera y la Tercera, según pudo saber este diario por fuentes calificadas.
En esa reunión, los intendentes pidieron que el fondo compensador de las tasas se calcule mediante un porcentaje de los mayores ingresos que implique la reforma impositiva. “Que sea un monto fijo, como está previsto, es una trampa, porque se devalúa en poco tiempo, por la inflación”, sostuvieron. Sobre el fondo de ayuda social que se crearía en algunas semanas, no ocultaron su desconfianza.
“¿Por qué no lo incluyen ahora, en el proyecto de reforma impositiva que ya se mandó a la Legislatura?”, plantean. En suma, los jefes comunales propusieron una “solución”, bajo el formato de interrogante. “¿Por qué, en vez de crear dos fondos distintos, y en distintos momentos, no toman una única medida, aumentando directamente el porcentaje de recaudación que se distribuye entre los municipios?”, preguntaron al ministro, según fuentes municipales.
En la administración provincial, sin embargo, dicen que el diseño del reparto de fondos elaborado “es para hacer una distribución más justa y más adecuada a las distintas necesidades de las comunas”. Sostienen, concretamente, que un aumento directo del porcentaje de fondos que se coparticipan “beneficiaría a los distritos del interior, que actualmente reciben el 60% del total, cuando los del Conurbano son los que afrontan los problemas socioeconómicos más graves”. Señalan también en el Ejecutivo que con estas medidas “se apunta a una verdadera solución”, aunque reconocen que será necesario “un acuerdo político” para evitar la puja de intereses particulares de cada comuna que desata la reforma impositiva y la mayor recaudación que implicará.
A su vez niegan que el fondo compensador de la anulación de tasas vaya a ser determinado mediante un monto fijo. “Será un porcentaje de la recaudación”, afirman, “pero en una primera instancia habrá que ver a cuánto alcanzará realmente”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario