Transportistas llevaron al Concejo la preocupación por los ataques sufridos

La comisión presidida por Mercedes Fuente dialogó con los empresarios -encabezados por su presidente Daniel Albanese- y con el director de Prevención Comunitaria del Municipio, José Denisio.
El tema dominante fue la dificultad alegada por los choferes de la línea 502 para prestar el servicio con normalidad en el Barrio Maggiori. 
Explicaron que grupos de jóvenes “se ponen delante de las unidades, zigzagueando en bicicleta o en moto para dificultar el paso; también nos han roto cristales a piedrazos y se han subido en estado de ebriedad para cometer desmanes”.
Atribuyeron tales conductas al consumo excesivo de alcohol y “también hablaron de comerciantes que les venden bebidas alcohólicas y otras sustancias a menores de edad”, comentó la concejal radical.
Los empresarios aclararon que las agresiones no son seguidas por intentos de robo y reclamaron soluciones para evitar una suspensión del servicio.
También se planteó la problemática generada por estudiantes que pintan y rompen los asientos de las unidades y se se habló de la necesidad de articular acciones con las instituciones educativas para sembrar conciencia entre el alumnado con respecto al uso del transporte público de pasajeros y el respeto de las normas.
Asimismo, los ediles informaron a la Cámara de Transporte que promueven reuniones con cada uno de los grupos “de la zona periurbana que están solicitando alargues o vehículos con frecuencias especiales”, indicó Fuente.
Se trata de residentes de Don Bosco, Cerro Leones, zona de Escuela Granja, Villa Italia Norte y La Unión. 
Los pedidos surgen no solo del crecimiento de la población sino también de la necesidad de proveer transporte público al sector de cabañas y servicios turísticos, donde a diario trabajan centenares de personas. 
Asimismo, se discute la necesidad de contemplar el arribo de unidades para que los vecinos puedan llegar más fácilmente al Cristo de las Sierras.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario