Tras la fuerte tormenta, se espera un fin de semana sin lluvias en la Ciudad

La temperatura mínima está prevista en 15 grados, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).
Para el domingo el SMN pronostica cielo algo nublado, con vientos leves del sector este.
La temperatura mínima está estimada en 14 grados y la máxima en los 25.
Y para el lunes se estima una temperatura mínima de 15 grados y una máxima de 28.
El tiempo se mantendrá inestable y los vientos soplarán del sector norte.
Ayer, gran parte de la ciudad de Buenos Aires resultó afectada por una fuerte tormenta que anegó calles hasta superar el metro de altura, ingresó en comercios y edificios, dejó numerosos automóviles inutilizados y obligó a la gente a utilizar cuerdas para cruzar algunas arterias.
La tormenta hizo paralizar los servicios de subterráneo, del ramal ferroviario Mitre y de energía eléctrica, además de dejar semáforos apagador y generar derrumbes, entre ellos un andamio que aplastó ocho automóviles, aunque no hubo víctimas personales.
Pasadas las 16, el cielo se oscureció y una fuerte tormenta, con abundante caída de agua, generó todo tipo de destrozos en los barrios de Palermo, Villa Crespo, La Boca, La Paternal, Montserrat, Belgrano, Mataderos, Liniers y Villa Lugano, informaron fuentes de Defensa Civil porteña.
La cantidad de agua caida en una hora llegó a los 57 milímetros en la zona de Puente Pacífico y a lo largo de la avenida Juan B. Justo hasta Donato Alvarez, mientras que también se anegaron Humboldt y avenida del Libertador al 2000.
En Villa Lugano, el agua caída llegó a los 41 milímetros, en Vicente López 39, y en los alrededores de la avenida Boedo, 24, según mediciones propias de Defensa Civil.
La fuerte tormenta anegó también vías del subte en diversos puntos de las líneas A y B, que debieron cortar sus servicios momentáneamente, para reanudarlo después con un recorrido acotado, hasta que pasadas las 19 ya funcionaba todo el sisetma en forma correcta, con la salvedad de la estación Scalabrini Ortiz, de la línea D, donde no se detenían las formaciones.
El ferrocarril Mitre tenía demoras y servicios cancelados en sus ramales José León Suárez y Mitre y el Sarmiento circuló con un servicio corto entre Moreno y Haedo, por vías anegadas en diversos puntos de su traza.
En el barrio de Monserrat, cayó un andamio ubicado en Independencia 1696, a metros de la calle Solís, y afectó a ocho autos que circulaban por el lugar y a otros que estaban estacionados.
En el barrio de La Boca, otro derrumbe afectó la zona de Pedro de Mendoza y California, en donde trabajó una dotación de bomberos y un equipo de emergencias de la ciudad.
En el barrio de Almagro, una camioneta quedó atrapada por el agua en el cruce bajo nivel de Yatay y las vías del ferrocarril Sarmiento, totalmente anegado por la fuerte lluvia.
Numerosos automóviles estaban sobre las veredas y esparcidos en distintas posiciones sobre las calles de Palermo y Villa Crespo a raíz de habr quedado flotando y habe ringresado agua en su interior durante el pico mayor de la tormenta.
En tanto, los dueños de comercios intentaban sacar el agua de sus locales, mientras los porteros colocaron vallas de madera para evitar que ingresara a los edificios, aunque muchos inmuebles sufrieron la inundación de sus sótanos.
En La Paternal, una escuela situada en Magariños Cervantes resultó anegada y los estudiantes tuvieron que salir presurosos de las aulas, mientras que en la avenida General Paz, la lluvia soprendió a numerosos automovilistas que intentaban escapar del atolladero que se había convertido el tránsito.
Sobre avenida Idependencia al 3600, los vecinos anudaron una cuerda a ambos extremos de la calle para intentar escapar de la crecida del agua, que había invadido sus casas.
El gobierno porteño destacó grupos especiales de rescate, buzos y gomones, para evitar víctimas, mientras que unos 70 vehículos comenzaron a destapar los sumideros obstruidos pasadas las 18, que superaban los 70 en toda la ciudad, según una fuente de Defensa Civil.
La tormenta no estuvo acompañada por granizo ni de fuertes vientos, como lo preveían los alertas meteorológicos previos, sino por una abundante caída de agua que llegó hasta los 60 milíemtros entre las 16 y las 17, cuando la ciudad esta preparada para soportar hasta 30 milímetros en una hora.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario