Tras más de un año de lucha contra el cáncer, falleció Uma

La historia se conoció en mayo pasado cuando Ignacio Mitidieri, la pareja de su madre, contó en este Diario la historia de la pequeña y pidieron colaboración ya que tenían que permanecer en Buenos Aires para el tratamiento médico. Sin embargo, la lucha terminó el viernes y Uma falleció tras más de un año de tratamiento para su enfermedad.

La niña fue despedida ayer, en Pradera de Paz, con la presencia de las personas que la acompañaron tanto a ella como a su madre, Valeria Giani, en este duro camino. Así fue que en las redes sociales, Valeria dejó expreso que “todos los que han rezado por ella, los que han hecho cadenas, los que se han preocupado, los que aprendieron a quererla y deseen despedirla; lo hagan mañana (por ayer) con un gran aplauso y una sonrisa, como esa luchadora se merece”.

Además, a pesar del dolor, resaltó que “mi totona”, como ella le decía, fue un gran ejemplo ya que llevó su enfermedad siempre con la frente en alto. “Nunca se quejó por nada, soportaba lo que sea, hasta el final no se quejó de dolor para que mamá no sufra. No sé cómo voy hacer para vivir sin ella, hoy siento que me falta el aire, Umi era mi aire mi vida mi todo…”, escribió la madre en las redes sociales.

 

Su historia

 

A Uma Iszcuzk le detectaron cáncer en septiembre del 2012. Luego de dos cirugías, debió realizar un tratamiento de quimioterapia por seis meses en el Hospital Gutiérrez en Buenos Aires.

En su momento, la pareja de la madre, explicó que la enfermedad de Uma comenzó cuando en septiembre del 2012, la niña tenía cambios de ánimo, de humor, se ponía agresiva y se quejaba de que a veces le dolía la cabeza en la escuela.

Luego de algunas idas y venidas, en la guardia del Hospital de Niños de Tandil le realizaron una tomografía y se detectó una mancha en la cabeza; por lo que cuando  la vio el neurólogo la derivó al Hospital Gutiérrez de Buenos Aires. Allí fue que luego de realizarle una resonancia completa, los médicos le informaron a la familia que tenía un tumor en la cabeza con ramificaciones.

A pesar de que el tumor que poseía Uma era un caso atípico, ya que afecta generalmente a personas de la tercera edad en huesos y articulaciones, en este caso estaba alojado en su cabeza. Frente a esta situación, le practicaron una cirugía y posteriormente un tratamiento de radioterapia con el fin de que los rayos eliminaran al tumor. Sin embargo, el tumor creció y luego de distintas intervenciones, comenzaron a probar si la quimioterapia podía limpiar los posibles restos que hubieran quedado en el cuerpo.

Por lo que pudo saber este medio, Uma continuaba en Buenos Aires luchando con su enfermedad en el Hospital Gutiérrez. Ayer Pradera de Paz fue el escenario de una despedida con aplausos y sonrisas tal como esta pequeña luchadora lo habría querido. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario