Tras permanecer 14 años prófugo de la Justicia, cayó el quinto acusado por el doble crimen de los custodios

Se trata de Ricardo Javier Polich, de 47 años, quien durante 14 años permaneció prófugo de la Justicia, en tanto que el resto de la gavilla sindicada por el homicidio de José Luis Mastronardi y Héctor Montenegro, fue oportunamente condenada en un juicio llevado adelante en el Tribunal criminal 1 de la ciudad.

Los custodios fueron baleados en una maniobra rápida y alevosamente planificada, concretada ante numerosos testigos, muchos de los cuales debieron refugiarse en los más insospechados lugares y que aún siguen padeciendo las secuelas del terrible momento vivido.

La detención se produjo en Capital Federal en la noche de la antevíspera, y la captura la efectuó personal de la Policía Federal en el parque temático Tierra Santa.

Según trascendió, el procedimiento se concretó cuando en un rutinario operativo de identificación se toparon con que el tandilense tenía su documento de identidad adulterado, para posteriormente constatar que se trataba de uno de los hombres más buscados de la última década, por el cual su imagen se expuso en la página web del Ministerio de Seguridad de la Provincia. Además, en dicha publicación se mencionaba que existía una recompensa de entre 10 mil y 100 mil pesos para quien aporte datos que posibiliten dar con el criminal.

Dentro de la curiosidad de la detención, se confió que por el hecho que era buscado, la causa prescribía el mes próximo, por lo que ahora no podrá zafar de ser juzgado como oportunamente ocurrió con los otros cuatro hombres que protagonizaron uno de los hechos policiales más sangrientos y conmovedores que recuerde la historia policial vernácula.

 

El caso Polich

 

Cabe reseñar que Ricardo Polich era buscado por haber asesinado a dos custodios de una empresa transportadora de caudales. Más precisamente la orden de captura dictada aludía: “por haber participado en forma activa en el hecho delictivo acaecido el 25 de julio de 2000, cerca de las 13, al integrar el grupo de personas que con armas de fuego se hicieron presentes en la estación de servicio ‘Don Rodolfo’, sita en la intersección de las avenidas Monseñor De Andrea y Presidente Perón, con el plan de asaltar el camión de caudales de la empresa Juncadella”.

Los integrantes de la gavilla extrajeron sus armas y dispararon contra José Luis Mastronardi y Héctor Montenegro para consumar el apoderamiento del dinero y asegurarse el resultado de la acción que iban a emprender.

Vale consignar que el resto de los oportunamente condenados tras purgar varios años en prisión recibieron el beneficio de las salidas transitorias, primero, y la libertad condicional luego.

Se trató de Jorge Agustín Fente, Mauricio Binasco y Jorge Miguel Balsas, quienes a pesar de haber sido condenados a reclusión perpetua, el Tribunal de Casación platense la transformó en “prisión perpetua”.

Posteriormente fue también juzgado Luciano Adolfo Davos Laffite, quien tras recibir aquel mismo beneficio, había violado sus salidas transitorias y fue recapturado.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario