Tras ruidosa marcha, los municipales endurecieron la postura y seguirán de paro

En la primera jornada del paro general anunciado por el Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil (STMT), unos trescientos trabajadores marcharon hasta la Municipalidad. Con bombos, cánticos y banderas, reclamaron al Ejecutivo una bonificación especial de 4 mil pesos, que les habían otorgado durante los últimos años en el tercer trimestre.

Si bien el sector de recolección picó en punta e inició la medida de fuerza el martes, el resto de las áreas se plegó ayer y mantendrán la huelga hasta el sábado inclusive. Sin embargo, en el fervor de la manifestación, los trabajadores de servicios anunciaron que la decisión de no levantar la basura se extenderá por tiempo indeterminado.

Hoy a las 8, la conducción del gremio y funcionarios del Departamento Ejecutivo están citados a una audiencia en la delegación del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires. El motivo del encuentro es la denuncia interpuesta por el Municipio a partir de la ilegalidad de la huelga de recolección por no notificar con 48 horas de antelación.

 

El ruido no pudo forzar el diálogo

 

Por la mañana, decenas de municipales que se desempeñan en distintas dependencias se presentaron en la sede del gremio y optaron por marchar hasta la Municipalidad para darle visibilidad al reclamo. Minutos después de las 11, una extensa columna partió de Yrigoyen, por Garibaldi hasta Rodríguez; cruzó el centro hacia Belgrano e ingresó a la casa del gobierno local.

Encabezaron los trabajadores de recolección con sus atuendos en naranja y más atrás venían las banderas del sindicato y del Juzgado de Faltas. También caminaron enfermeros, trabajadores del Hospital y de Atención Primaria de la Salud, personal de Inspección General y Control Urbano Vehicular, docentes de jardines maternales y administrativos.

Al llegar a la comuna, prendieron dos gomas e ingresaron con los bombos a la planta baja. Enseguida, los llenaron los pasillos y el ruido paralizó las actividades dentro del edificio público. Mientras tanto, el Intendente se encontraba en la apertura de un evento del sector privado y ninguno de sus colaboradores se dejó ver por el hall principal.

 

Los recolectores siguen de huelga

 

El delegado de recolección Omar López anunció que continuarán de paro hoy y advirtió que “no vamos a empezar a trabajar hasta que no nos paguen”. En cuanto a las bolsas que quedarán en las casas de los vecinos o en calles, dijo que “si la basura se acumula, que la levanten los que ganan buenos sueldos que están acá”.

Enojado, cuestionó que “ellos ganan 80, 70, 40 mil pesos; no 6 mil pesos como gana un recolector que tiene que laburar como un enano, y hace 2 años que se olvidaron que les estamos levantando la basura con 4 ó 5 camiones”.

Agustín De Rosa, delegado de los choferes, manifestó que no tienen temor a un descuento o a que se declare ilegal el paro. “Ya arrancamos con esto y los compañeros nos están apoyando, así que vamos a seguir hasta las últimas instancias”, afirmó. Enseguida, recalcó que “no es una locura lo que pedimos y estamos esperando una oferta”.

Por otro lado, López salió al cruce de “esas personas que dijeron que ganábamos buen sueldo. Quiero que vengan a correr por 6 mil pesos. A nosotros qué nos puede importar estar tres días más sin plata, si vivimos sin plata, debiéndole al panadero, al carnicero, pagando tarjetas, sacando chequeras. Qué nos puede importar una semana más o un mes más”.

 

Salud, en pie de guerra

 

En la manifestación hubo gran presencia de trabajadores de Atención Primaria y del Hospital, tanto de los enfermeros de guardia como personal de mantenimiento, administración, rayos, laboratorio, patología, facturación, quirófano, farmacias, mucamas y cocina.

“Al municipal se la dio durante cuatro años seguidos, entonces la gente ya estaba acostumbrada a este bono que Lunghi nos venía dando a cada sector. Además, en el acta acuerdo (de paritarias 2015) hay  una negociación que quedaba abierta para noviembre. Es un derecho adquirido. Estamos acostumbrados y el compañero municipal contaba con esa plata”, expresó el delegado de Mantenimiento David Ibarra.

Consideró que el no pagar la bonificación por el Día del Trabajador Municipal “fue una jugada sucia, porque directamente nos podrían haber dicho que no había plata antes de las elecciones. Se corría (el rumor) que se iba a dar. A nuestro secretario general le dijeron que después de las elecciones se iba a negociar. Nosotros esperábamos una respuesta positiva o una negociación, pero nos fueron peloteando y después de las elecciones nos dicen que hay cero plata”.

Por su parte, la delegada del Hospital Silvana Cejas describió que “estamos muy cansados. Tenemos mucho trabajo. Los sueldos son bajos. De hecho, hay gente que está renunciando porque gana 6 mil pesos que es nada”.

En ese sentido, manifestó que los trabajadores “estamos bancando el crecimiento de la ciudadanía que se atiende hoy por hoy en el Hospital público” y aseguró que la demanda es mayor porque “las obras sociales no pueden soportar”.

Ante esta situación, reiteró que “estamos muy cansados. Nos están exigiendo el mismo trabajo, con menos agentes, no nos quieren pagar las extras y, en realidad, los que estamos bancando somos nosotros, porque no hay nadie de la gente que está dirigiendo hoy que se ponga esto el hombro, en todos los sectores”.

Agregaron que la ciudad creció en todo sentido, lo que implica más tareas para los empleados comunales, pero además se ha vuelto más cara a partir de la actividad turística y su pujanza. “Nuestros sueldos han quedado muy bajos”, resumió Ibarra.

Desde Atención Primaria, Mónica Sánchez coincidió con sus compañeros y explicó que “la demanda en los barrios ha crecido muchísimo” ya que todos los vecinos deben pasar por allí antes de una derivación al Hospital.

Aseguró que los enfermeros de los centros de salud ganan 6.500 pesos por 48 horas semanales, pero no tienen otros beneficios como horas extras o turnos rotativos. En tanto, los mensualizados no  llegan a los 6 mil pesos.

Por eso, resaltó que Miguel Lunghi, en el debate de candidatos a intendente, difundió que un médico full time cobra 40 mil pesos, lo que implica una enorme diferencia con los enfermeros por la misma jornada. “Esos compañeros hoy no están acá”, señaló, y aclaró que se encontraban atendiendo, en una muestra de falta de solidaridad. “Nos duele y divide, como hace este gobierno”, lamentó.

Por último, aseveró que “queremos esta bonificación porque es un precedente y si no luchamos ahora, la vamos a perder para siempre. Esto también es un termómetro para las futuras negociaciones. Si nos ven débiles en ésta, 2016 va a ser muy duro porque ya están diciendo que no tienen plata. Sin embargo, los puestos políticos van a seguir porque a todos los que trabajaron para que sacara el 57 por ciento en las elecciones los van a retribuir”.

 

Lunghi dijo que “está fuera de razonabilidad”

 

En diálogo con “Dulce y amargo” (Tandil FM 104.1 de El Eco Multimedios), el intendente Miguel Lunghi expresó que “estamos abiertos a todo tipo de diálogo, pero indudablemente lo que piden está fuera de razonabilidad. No tenemos ese dinero nosotros. Tenemos que juntar alrededor de 120 millones de pesos de aquí a fin de año para pagar los sueldos de noviembre y diciembre, y el aguinaldo”.

Evaluó que la bonificación de 4 mil pesos significa otros 10 millones de pesos para la comuna y defendió que este año se otorgó el 37,5 por ciento de incremento en dos veces. “Puede no alcanzarles pero el pueblo de Tandil, a través nuestro que administramos, ha hecho un esfuerzo. Uno de los más altos aumentos municipales ha sido el nuestro y la inflación no está pasando el 24 ó 25 por ciento. Este pedido no lo podemos cumplir, tenemos que cumplir lo pactado que nos cuesta bastante”, afirmó.

Les pidió a los trabajadores que “sigamos charlando y levanten la huelga”. También anticipó que una vez que paguen los sueldos y a proveedores, “si tuviéramos la posibilidad de entregar algún peso más en diciembre para que terminen mejor el año los municipales, no va a haber ningún inconveniente”.

Por último, le solicitó a los vecinos que lo acompañen y que no saquen la basura porque la comunidad quiere una ciudad limpia.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario