Triple crimen: Salerno sigue prófugo pero se entregaría hoy, dijo su abogado

El abogado del empresario, Hermann Schumascher, dijo a Télam que su asistido está “ansioso” por presentarse ante la Justicia y que “la idea es entregarse entre este domingo y el lunes prestar declaración indagatoria ante el juez” federal de Campana Federico Faggionato Márquez.
El letrado explicó que por lo que pudo leer del expediente “no hay pruebas suficientes” que ameriten una orden de detención contra su cliente, pero que los delitos que le imputan “no son excarcelables”.
En las últimas horas, personal de la División Tráfico de Drogas Ilícitas de la Policía bonaerense allanó la casa que el empresario tiene en el country Boca Ratón, de Pilar, y la droguería Farma Group, aunque no pudieron encontrarlo.
Salerno, quien figura como testigo en el expediente del triple crimen de General Rodríguez, fue numerosas veces señalado como sospechoso de la instigación de ese hecho por la querella que representa a las viudas de Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Ferrón, éste último su socio.
Al enterarse del pedido de detención de Salerno, Miguel Angel Pierri, abogado de las viudas, sostuvo que “si bien está con pedido de captura por la ruta de la efedrina, llegado el momento, no descartamos acusarlo como instigador (del triple crimen)”.
La orden de captura del empresario farmacéutico fue librada el jueves por el juez Faggionatto Márquez, quien investiga a los narcos que elaboraban metanfetamina en el laboratorio de Ingeniero Maschwitz.
Uno de los elementos que tomó en cuenta el juez para solicitar el arresto fue la declaración testimonial del cirujano Gustavo Ricchiuto, quien dijo que Salerno también era socio del asesinado Forza.
Ricchiuto contó que Salerno, Forza y Ferrón se reunieron el 25 de julio pasado -una semana antes de la desaparición de las víctimas- en Pilar con un mexicano de nombre “Rodrigo”, quien se cree es Rodrigo Iturbe, detenido esta semana también en la causa por la “ruta de la efedrina”.
El testigo explicó que en esa reunión, que se realizó para acordar la venta de un cargamento de esa sustancia, “surgió que Bina era quien sacaba la efedrina del país” y que trabajaba para el mexicano, de quien “cobraba 17 mil pesos por mes”.
También dijo que Salerno conocía a otro empresario del rubro, Ibar Esteban Pérez Corradi, ahora detenido por una causa iniciada en los Estados Unidos por tráfico de medicamentos.
Según Ricchiuto, fue Salerno quien le contó que Pérez Corradi estaba enojado con Forza porque se había quedado con el negocio de la efedrina y que había pagado 100.000 pesos para que lo mataran.
Además, siempre según el cirujano, cuando las tres víctimas desaparecieron el 7 de agosto pasado, Salerno le dijo: “Estos tres boludos van a aparecer tirados en un zanjón de Moreno”, a sólo 12 kilómetros de donde se hallaron los cadáveres acribillados a balazos el 13 de ese mismo mes.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario